Ámsterdam, una ciudad para las bicicletas

El canal es el símbolo de Amsterdam




Ámsterdam es una ciudad para y por, las bicicletas. Ejemplo de ciudad donde se ha desterrado el vehículo propio para pequeños recorridos. De hecho es una ciudad donde no es posible utilizar libremente el vehículo privado, incluso esta mal visto que lo utilices para distancias cortas donde no es justificable. Todas las edades, con todo tipo de "raras" bicicletas, con situaciones como ir con un paraguas y una bicicleta, o un perro corriendo al lado de su dueño en bicicleta, incluso un carrito de niño chico adaptado a la bicicleta de la madre o del padre. Es una ciudad muy avanzada en movilidad sostenible, no solo por las bicicletas sino por el uso de los transportes colectivos en general, con aparcamientos disuasorios para los que llegan a la ciudad, con trenes, tranvías, transbordadores, y por supuesto el tranvía y el metro, este último pensado más para los suburbios de Ámsterdam que para lo que es el centro turístico e histórico.
El problema quizás sea ahora el peatón, que a veces se encuentra un poco "acongojado" de no saber qué hacer, por dónde coger, de hecho te puedes ver atropellado en un plis-plás porque desgraciadamente no siempre la bicicleta cumple las normas de tráfico y suelen saltarse los semáforos y en ocasiones confunden el carril bici con la acera por la que tú tranquilamente estas pasando. En total según algunas fuentes consultadas hay unos 700.000 ciclistas, más de 7 millones de bicicletas y 750.000 habitantes. Cada año, alrededor de 80.000 son robadas y 25.000 acaban en los canales de la ciudad, como puede apreciar claramente el turista.




Pero Ámsterdam (Amsterdám: la pronunciación neerlandesa del topónimo es aguda), es una ciudad encantadora. Una ciudad muy especial por su configuración de canales, la "Venecia del Norte". Ha tenido la suerte, en comparación con otras ciudades cercanas como Hamburgo, de que apenas fue afectada patrimonialmente por la Segunda Guerra Mundial. Sus edificios se conservan en perfecto estado con el consiguiente deterioro por el medio acuático en el que se encuentran. Aunque en teoría es la capital oficial, nunca ha sido la sede de la justicia, el gobierno o el parlamento holandés, ya que todos estos órganos se encuentran en la ciudad de La Haya.

La ciudad está situada a las orillas del río Amstel, nombre de la famosa cerveza holandesa junto con la conocida Heineken. Ámsterdam fue fundada en el siglo XII como un pequeño pueblo pesquero, aunque hoy es un gran centro financiero y cultural a un nivel internacional. Tiene una población de unos 750.000 habitantes, y en su área metropolitana residen aproximadamente 1,5 millones. El centro histórico, verdadero corazón de la ciudad y como hemos dicho anteriormente el centro donde se desenvuelve el turista, fue construido en gran parte en el siglo XVII, y es hoy en día uno de los centros históricos más grandes de Europa. En aquella época se construyeron una serie de canales semicirculares alrededor del casco antiguo ya existente de la ciudad. Después se edificaron las nuevas calles que ahora habían sido creadas con casas y almacenes en un estilo típico holandés que es una de las imágenes más famosas de Ámsterdam y del país. A Ámsterdam es fácil ir para un "finde" o mejor en uno de nuestros puentes porque realmente con dos o tres días tenemos de sobra para darnos un primer baño de Ámsterdam: el museo Van Gogh, el Rijkmuseum (algo como nuestro Museo del Prado), unos largos paseos por los canales, algún coffee-shop, un poquito de voyeurismo por los escaparates del barrio rojo, una cervecita en un pub y para comer,... bueno para comer mejor que pasemos de holandeses y nos vayamos a un argentino a comer un buen asado con una buena botella de vino (yo como siempre, si puede ser un Mendoza de uva shiraz, que el éxito esta garantizado). Y nada más, hasta la próxima, os dejo con más bicicletas... que hasta me canso...

6 comentarios:

Maria Ines dijo...

Gracias por tu post, me ha traído muy buenos recuerdos. Estuve en Amsterdam hace poco, es una de mis ciudades favoritas, sobretodo cuando llueve y después de a poco sale el sol. Estuve tres días y creo que fue muy poco! así que está anotado en la lista de lugares para volver.
Saludos desde Chile

Aledys Ver dijo...

Uy también has visitado mi segunda patria, aunque Amsterdam no es mi ciudad.
Me ha hecho gracia lo de pasar de la comida holandesa y que mejor te ibas a un argentino! Ni hablar del tema! :o)
Incluiré un link de tu blog, que está buenísimo, en el mío.
Saludos.

Muchosol dijo...

Genial el post, hace poco estuve en Amsterdam y la verdad es que es un lugar genial. Y en el tema de la movilidad sostenible.. de sobresaliente!!

Miguel A. Arjona dijo...

No conozco Ámsterdam, pero sí Brujas (Bélgica) y se parecen en muchas cosas, ¡¡Sobre todo en los canales y las bicicletas!!

Antonio Ruiz dijo...

Gracias PAco por mostrarnos esta entrada. Me animará a conocer Amsterdam. HEbíamos pensado viajar esta primavera. Si así lo hacemos en parte se deberá a tí. Esas fotos animan a subir al pais naranja.

Por cierto aprovecho para comentarte que cuando subes un nuevo post no me entra en mi directorio de blogs. No sé que puede pasar.

Saludos.

Carmen Miranda dijo...

Hola Paco,
El año pasado estuve con unos amigos en Amsterdan y me encanto, la verdad es que disfrutamos mucho, tanto de Amsterdam como de otras ciudades como Rotterdam, utrech y pueblos como Edam etc. Muy recomendable para hacer una escapada y aunque hacia frio cuando fuimos (noviembre) tuvimos suerte y no llovio ningun día.

Buzón de sugerencias