La Toscana y el cine (y 5): Una habitación con vistas

Firenze!
A Room with a View es una peli británica del año 1985, dirigida por el famoso James Ivory y protagonizada por actrices y actores como Maggie Smith, Helena Bonham Carter, Julian Sands y Daniel Day-Lewis. Esta película se basa en la novela homónima, de Edward Morgan Forster. En castellano tuvo varios títulos: Una habitación con vistas (España); Un amor en Florencia (Argentina); y Un romance indiscreto (México). En su tiempo fue galardonada con varios premios cinematográficos a ambas orillas del Atlántico. La música especialmente adaptada a los paisajes es de Richard Robbins. Una habitación con vistas es ante todo la historia de una joven que despierta al mundo y que termina por asumir sus propios anhelos más íntimos, tras engañarse tanto a sí misma como a la sociedad que la rodea. Para nuestro post lo más destacable de la película es la ciudad capital de la Toscana, Florencia. Florencia es una mezcla de todos los sentidos y es quizás el mejor de los decorados de cualquier película de amor. Hay una serie de planos en la película de las estatuas de la Piazza della Signoria, son espectaculares y marcan una transposición de los sentimientos de Lucy en lo que le va pasando en ese momento, como la pelea que le hace desfallecer en medio de la gente...



La música juega un papel decisivo, como hemos dicho, en la película, caso del aria O mio babbino caro (Puccini) donde se contraponen los sentimientos de Lucy y la tradición de pedir permiso a su querido "papaíto" para poderse casar. Algo que, en su fuero interno, Lucy no puede aceptar y que le hará experimentar un proceso hacia la madurez obligándose a tomar sus propias decisiones vitales. Hay muchos planos de campo, de amapolas, de la campiña toscana donde los personajes alcanzan la felicidad más plena: el beso primero de Lucy y George; George y el hermano de Lucy, Freddy, juegan desnudos en un lago de manera jovial. Realmente la película es un ejemplo del típico viaje iniciático, de un viajero, una viajera, que comienza la búsqueda de un cambio interior. La señorita Honeychurch no sabía qué iba a descubrir en la ciudad de los Uffizi, hasta que se abren las ventanas de la pensión Bertolini. La película refleja muy bien la Toscana más ardiente: pasión, placer y drama. También hay escenas donde corre la buena comida y por todos lados hay arte, un arte igualmente ardiente y sensual. Y de Florencia qué decir, quizás tan solo hoy nos tocaría ver unas fotos, unas preciosas fotos que resumen un poco la ciudad o que introducen al viajero en los recuerdos de su estancia en esta bella capital de la Toscana.

© Por cierto, todas las fotos de este post son de mi amiga Cristina Aguilar, gracias.


Río Arno, presente en varias escenas de la película




Trailer de la película en castellano

5 comentarios:

Aledys Ver dijo...

Leí el libro y vi la peli y esta transposición de la que hablas, entre las situaciones y emociones de los personajes y las imágenes o la música está genial. Me dieron ganas de verla de nuevo!

el viajero impresionista dijo...

Hola Paco. Vi la película en su estreno y leyéndote me apetece conseguirla y revisarla. Un saludo.

Fran dijo...

Sólo por las fotos y tus palabras me voy a ver esa película!! muchas gracias

El Guisante Verde Project dijo...

La tenía bastante olvidada, más allá del recorrido florentino que nos propone, que si recuerdo; ¡como olvidar Florencia!. Reconozco que me despierta el gusanillo de volver a verla.

Saludos!
Roberto

Marie dijo...

Estaba buscandola ayer en youtube ,yo he visto la pelicula y es mi favorita ,me encantaron las fotografias ,te transporta el romanticismo en ella ..Me gustaria volver a verla y creo que lo haré ,-


Saludos

Buzón de sugerencias