Balcones de Lima

Balcón original del siglo XVI en la calle Conde de Superunda en el centro histórico de Lima.
Del par de veces que he estado en Lima, siempre me llamó la atención los balcones de sus edificios históricos. Es verdad que estos balcones son comunes en muchas partes de América pero quizás en Lima tienen un grado más. Incluso Wikipedia le dedica un capítulo, del que he sacado muchos de los datos que aquí expongo, aderezado con algunas de las fotos que hice en el año 2003. Aunque hay muchos balcones restaurados todavía pueden verse auténticas joyas de la arquitectura colonial en su estado más auténtico como los de la foto de arriba, del siglo XVI y que no ha necesitado de ayuda para seguir manteniéndose vivo.



Los balcones de Lima son elementos esenciales del patrimonio arquitectónico que queda de la herencia española en América, cuando esta zona era un Virreinato de importancia vital para el comercio con Europa de metales preciosos. También en la época de la independencia se siguió con el sistema de balcones volados hasta hace apenas un siglo. Conjuntamente con los monumentos de esta parte de Lima, los balcones de Lima fueron declarados por la UNESCO como patrimonio de la humanidad.

Según la fuente que hemos consultado anteriormente, que cita al historiador Antonio San Cristóbal, el gran experto en estos balcones limeños que incluso hizo un registro con la fecha de la edificación, existen dos períodos en la construcción de los balcones:
  • Primer período: construidos en las fachadas de las casas limeñas del siglo XVI y principios del siglo XVII se diferencian por ser balcones llanos abiertos y las galerías abiertas y alargadas por toda la fachada de la calle.
  • Segundo período: construidos a principios del siglo XVII, son balcones cerrados de cajón imponiéndose su predominio desde la década de 1620 en adelante y desplazando gradualmente a los balcones abiertos llanos.


Balcones del edificio de la Municipalidad Metropolitana de Lima remodelados en 1944

Independientemente del periodo histórico existen catalogados cuatro tipos de balcones:
  • Balcones abiertos: sólo contaban con el antepecho sobre la plataforma pero carecían del cerramiento alzado entre el antepecho y la cubierta. Su altura era de una vara y cuarta, su anchura como para que quepa una silla dentro y en algunos de ellos se alzaba un guarda polvos de madera para protección de la lluvia.
  • Balcones rasos: no sobresalen del muro de la fachada, el vano del muro se rasga hasta el suelo de la habitación pero no existe la plataforma exterior volada. El antepecho cierra la parte baja del vano sin sobresalir en un volumen antepuesto a la fachada.
  • Balcones de cajón: surge como una derivación externa de los corredores volados de madera alzados en los patios limeños, variando el modo de cerramiento en todo el frente visible mas no en la estructura del piso, la cubierta y la de los soportes. Se le atribuía la misma anchura que los corredores volados o bien un ancho de una vara y cuarta.
  • Balcones largos de cajón: inicialmente como galerías corridas abiertas, la introducción de los vidrios los transformó diferenciándolos en dos tipos, como balcones abiertos en las casas de múltiples usuarios y balcones de cajón corrido en las casas de un solo vecino.

A lo largo de la calle Conde de Superunda destacan los de la Casa de Osambela

En 1996 el Ayuntamiento de Lima (la Municipalidad Metropolitana) promovió un singular programa, dentro del Plan de Recuperación del Centro histórico de Lima, para recuperar y devolver a su estado original estos valiosos componentes de la escena urbana. Este programa consistió en invitar a diversas instituciones públicas y privadas a "adoptar" un balcón, de modo que asumieran la inversión que significaba su restauración. El monto global de la inversión llegó en dicho período a los 800.000 dólares, pero solo duró dos años. Y nada más espero os gusten las fotos tomadas.


3 comentarios:

Helena dijo...

Muy curioso lo de adoptar un balcón...
Cuando estuve por allí, a mi hermana le llamaron muchísimo la atención, pero no sólo los de Lima, sino los de Cuzco también...
Muy curiosa esta entrada con interesantes anotaciones.
Un saludo

el viajero impresionista dijo...

Hola Paco, utilizo tu entrada como complemento de la mía: http://elviajeroimpresionista.blogspot.com/2009/10/padriname-un-balcon.html

Entre las empresas que apadrinaron los balcones hay varias españolas. Un saludo

Paco Piniella dijo...

Añado tu post al final y nos complementamos, gracias.

Buzón de sugerencias