Périgord [1] - la región

Mapa del Perigord
Comenzaremos los posts prometidos sobre nuestro viaje de este verano, centrado en una visita a la zona del Périgord. Sabíamos de este lugar por nuestros amigos. Sabíamos que se comía bien, muy bien, podemos corroborarlo: buenos vinos y exquisitos productos como el foie, las nueces,... Teníamos una vaga idea de lo que era, pero hubo que empaparse de la zona con las respectivas guías y la información en la red. En principio, Francia es un país muy centralista, como todos sabemos, pero tiene una división administrativa en regiones y departamentos. Pues bien, el Périgord no es hoy día ni una región ni un departamento, es una denominación antigua de lo que fue una provincia del SW, situada al noreste de Aquitania, entre Quercy y Charente. Su territorio se reparte entre los departamentos de Dordoña y Lot y Garona, y sus habitantes se llaman Périgourdins.

Aparte de la separación en departamentos, la comarca también se puede dividir en: Périgord Alto, con capital en Périgueux y Périgord Bajo, con capital en Sarlat-la-Canéda. Otra manera de dividirla, quizá la manera más turística, es en subcomarcas:
  • Périgord verde. Situado al norte de la comarca, próximo a Nontron. Este nombre viene de los bosques de robles que se pueden encontrar, la región se compone en su mayoría de tierras húmedas y de verdes prados.
  • Périgord blanco. Situado en el centro de la comarca, alrededor de Périgueux. El nombre deriva del suelo calcáreo característico de la zona.
  • Périgord negro. Situado al sureste de la comarca, cerca de Sarlat-la-Canéda. Esta región es, históricamente, la más antigua de las cuatro. Se le puso este nombre por los oscuros bosques que pueblan el lugar, así como por el color de las trufas.
  • Périgord púrpura. Situado al suroeste de la comarca, próximo a Bergerac. Esta región es la más reciente (1970), y se debe a la expansión del turismo. Se llama así porque el color púrpura recuerda al color del vino. 
El río Dordogna es la columna vertebral del Périgord, en la foto a su paso por Bergerac
Dice Wikipedia que su clima es particularmente templado aunque nosotros hemos festejado que el calor de Agosto no fuera el horror de muchas zonas interiores de España. Su relieve está caracterizado por altiplanos erosionados por los ríos, los grandes protagonistas de los valles del Périgord. Estos valles han dado lugar, demostrado por los restos arqueológicos, al nacimiento del Cromagnon, nombre del lugar donde aquí se encontraron los primeros vestigios de vida cotidiana de estos antepasados, y que tienen la capital en Les Eyzies de Tayac, una pequeña ciudad al borde de la Vézère, que ha sido nombrada capital mundial de la prehistoria. Habitada inicialmente por el pueblo galo de los petrocorii, y sometido por los romanos, la región se organizó como condado por los merovingios. Más tarde, sigo leyendo de la misma fuente, con el feudalismo, dependió, en repetidas ocasiones, de los duques de Aquitania, de los de Angulema y de los de la Marca. Su dinastía condal desciende del conde de la Marca. Esta posesión se limitaba a algunos castillos y no pudo desplegarse porque se encontraba entre los territorios que cobijaba el rey de Inglaterra. Como país de frontera, fue saqueado en repetidas ocasiones durante la Guerra de los cien años, hasta el 1453. Los últimos condes de la dinastía local fueron desposeídos por el rey Carlos VI (1398), y el Périgord pasó sucesivamente a las casas de Orleans (1400), de Penthièvre (1437), y de Albret (1481). Enrique IV lo fusionó definitivamente con el dominio real.

Pero pasemos a los práctico, empezando por algunos consejos útiles en este primer post del Périgord. En primer lugar hay que buscar una forma de llegar. Hay que pensar en que, como ocurre en la Toscana, has de tener un medio privado para moverte entre los pequeños pueblos de los valles del Périgord. El transporte público es lento y no es práctico para ir pegando saltos de una ciudad a otra. El coche puede ser, obviamente, el tuyo o uno de alquiler. Todo depende desde donde te muevas y para todo hay cosas a favor y en contra. El llevarte tu coche te permite cargar el equipaje de ida y de vuelta que te de la gana, y esto teniendo en cuenta las limitaciones de las aerolíneas es muy a tener en cuenta, por ejemplo si te quieres bajar "delicatessen" de la región y algunas botellas de vino. Ahora existe la posibilidad del vuelo, por ejemplo a Burdeos y el coche de alquiler en el mismo aeropuerto, pero olvídate en ese caso de los vinos.

Perros pastores guían a los grupos de ocas, que luego harán sus delicias con el foie
El siguiente problema a solucionar es el de la estancia, el alojamiento. Yo recomendaría a lo sumo dos lugares, e incluso mejor sería un solo centro de operaciones, ya que con el coche las distancias raramente superan las dos horas, en el peor de los casos. Hay una oferta muy amplia, pero para mí la experiencia de una casa rural (gîtes de France) ha sido muy positiva, claro que te puede tocar de todo, pero las facilidades de estos particulares "bed and breakfast" a lo perigordiano, suelen ser de muy buena relacion precio/calidad. Yo encontré un email en una relación de Turismo del Périgord y a partir de ahí y con los datos de su web entramos en contacto, sin tener que adelantar ni un euro de la reserva. El trato fue muy amable y correcto, casi cariñoso. Eso si, evite hablar inglés, los franceses siguen odiando hablar en la lengua de Shakespeare y prefieren en todo caso intentar chapurrear en español, siempre hay un antiguo emigrante español a mano que sirve de traductor. En los restaurantes familiares y con encanto, no hay carta en inglés, en algunos casos tampoco en francés, solo una pizarra con una letra difícil de distinguir.

Web (http://www.fermedelacroix.com/) de la casa donde nos alojamos
Esta es la casa en la que alquilamos una habitación familiar, la buhardilla más cercana de la foto
... nuestra vecina
La casa de los Boucher servía un desayuno francés tradicional con pan abundante, ¡largas baguettes, claro! con todo tipo de confiture y una especie de yogour/requesón casero que estaba delicioso con miel de acacia. Pagábamos los cuatro 80€ con el desayuno incluído, y creo que no estaba nada mal. Para las comidas aprovechábamos o bien el almuerzo o la cena hacerlo en plan bocadillos con los embutidos y quesos de la tierra y el pan que aquí es sagrado, en las panaderías hay todo tipo de panes y bien elaborados. Junto a los ríos suele haber merenderos con mesas de madera para un agradable picnik. Luego una comida la hacíamos en la calle y realmente no es tan caro Francia en ese aspecto, especialmente porque los menús del día son proporcionados y puedes en algunos casos limitarlos, excluyendo el postre o el entrante. En todos los restaurantes te ponen de antemano agua del grifo fresquita que la renuevan a lo largo de la sesión y además el vino de la casa es vino bueno y barato, medio litro por 5€ en algunos casos. Solo la cerveza es considerablemente cara en comparación con el vino. Llama la atención que puedes meter a la mascota, nuestra perrita Luna en este caso, dentro de los salones del restaurante, no solo en las terracitas sino en el interior, además enseguida le ponen agua para que beba, un tratamiento tan diferente a lo que ocurre en España. En el Périgord hay delicias gastronómicas, ya reservaremos un post a la gastronomía de la zona y a los mercados de los pueblos, centro de reunión de la comarca y donde se venden productos ecológicos de buena calidad.

A lo largo de este mes, en principio, vamos a dejar algunos post de los pueblos más importantes del Périgord:

También dedicaremos alguna entrada más al Valle del Vézère y sus cuevas prehistóricas, así como a otras ciudades y rincones que sin ser tan conocidos nos han impresionado como La Roque Gageac o Beynac. Sigan la pista, hasta la próxima...

En cualquier rincón del Périgord te encuentras un castillo

4 comentarios:

Helena dijo...

Una genial introducción del viaje que habeis hecho, completada con unos consejos muy útiles...
Me ha hecho gracia la foto del perro pastor de ocas. Mi perra no dejaría "oca con cabeza", jejeje.
A ver qué nos cuentas de la zona, que seguro es preciosa.
Saludos

MTTJ dijo...

Soy una enamorada de Francia donde hemos viajado en varias ocasiones. Del Périgord sólo conocemos el negro y nos quedamos con ganas de más.
Impaciente por leer tus relatos.
Saludos

cincuentones dijo...

Esperamos tus útiles relatos. Con lo que cuentas nos dan ganas de dar una vuelta por esta región.
Saludos y hasta la próxima.

M.C. dijo...

Estoy deseando leer el resto de entradas porque estaba mirando dónde ir 4-5 días y creo que el Perigord podría ser una buena opción a juzgar por lo que cuentas. Y el sitio donde os alojastéis pinta muy bien! Y además, qué buen precio!
Saludos

Buzón de sugerencias