El navío de Castilla: Peñafiel

Castillo de Peñafiel desde la Plaza del Coso de toros
No es un castillo cualquiera,  el castillo de Peñafiel ubicado en la localidad vallisoletana del mismo nombre, se alza en una loma estrecha y larga que le proporciona la característica forma de una nave. Fue declarado Monumento Nacional ya en 1917. Su dueño es el Ayuntamiento de Peñafiel. Para subir al mismo tienes que dejar el vehículo en un parking abajo en el pueblo y un autobus te sube hasta la entrada al castillo. Parece que estos autobuses se programan al menos cuando hay mucha afluencia de turistas. Dice la leyenda que cuando fue reconquistada por el conde castellano Sancho García cambio del primitivo nombre de Peña Falcón por el de Peñafiel (en latín Penna Fidele); al pronunciar este la célebre frase "desde hoy en adelante esta será la peña más fiel de Castilla". 


El origen de la fortaleza, dice la sabionda Wikipedia, se remonta al siglo X, quedando constancia documental de su existencia en 943, cuando era rey de León Ramiro II. Más tarde se apoderó de ella Almanzor, hasta que fue reconquistada, como hemos dicho al principio, por el conde castellano Sancho García. Las desavenencias matrimoniales entre Urraca de Castilla y Alfonso I el Batallador dieron lugar a que éste se viera sitiado en el castillo de Peñafiel en 1112 por las tropas de su esposa y, en otra ocasión, por las de su suegro Alfonso VI. Por entonces había sido alcaide de la fortaleza el burgalés Álvar Fáñez, primo hermano de Rodrigo Díaz de Vivar y personaje celebrado también en el Cantar de mio Cid. 


Fernando III el Santo instituyó el señorío de Peñafiel para su hijo Alfonso X el Sabio, el cual lo transfirió a su sobrino, y nieto del rey santo, el infante don Juan Manuel. Éste fue quien se ocupó de la reedificación del castillo y del recinto amurallado en la primera mitad del siglo XIV. Algo después, siendo rey de Castilla Pedro I el Cruel, se suprimió el señorío y pasaron sus bienes a propiedad regia. De Juan I pasó el castillo a manos de Fernando de Antequera, y de las de éste a su hijo Juan II de Aragón. Siendo Juan todavía infante residió en el castillo durante algún tiempo, de forma que en él nació (1421) su primer hijo, Carlos, príncipe de Viana. En él también protagonizó una revuelta contra Juan II de Castilla, quien lo tomó en 1451 y ordenó su demolición. No obstante, en 1456 concedió a don Pedro Téllez Girón, Maestre de la Orden de Calatrava, los derechos sobre los restos del castillo, incluido el de su reedificación.

La proa del navío...
Pero lo más característico del Castillo de Peñafiel es su forma tan estrecha y alargada (unos treinta y cinco metros de anchura frente a doscientos diez metros de longitud). El conjunto está defendido por una primera muralla exterior de lienzos lisos que puede datar del siglo XI y ser, por tanto, la parte más antigua de la construcción. En su lado oriental se abre una única puerta de acceso flanqueada por sendos torreones circulares y coronada por un matacán del que sólo quedan los modillones. Una segunda formación de murallas delimita el recinto interior. Está constituida por veintiocho cubos almenados que se intercalan equidistantemente en el prolongado cerramiento definiendo una sucesión de cortinas también almenadas y transitables en su cumbre a través de un adarve. En el centro aproximado de este espacio se levanta la torre del homenaje, prisma rectangular de unos 34 m de altura que alberga tres plantas abovedadas. El resto queda dividido por ella en dos zonas cuyos primitivos forjados han desaparecido; servirían de alojamiento para la tropa y acogerían los almacenes y áreas de servicio. Sus terrazas harían función de patios elevados. En una de esas alas, la sur, se encuentra ahora el Museo Provincial del Vino.

Museo Provincial del Vino
Bodegas Protos que se ven desde lo alto del Castillo
El Museo Provincial del Vino es uno de los más visitados de la comunidad de Castilla y León, aunque se debe más a las visitas al propio castillo que al Museo en sí. El Museo Provincial del Vino se instaló en el Castillo de Peñafiel en el año 1.999 y desde ese momento recibe una media de cien mil visitas al año. El Museo Provincial del Vino te acerca a las técnicas de producción y elaboración de alguno de los caldos más afamados del mundo. En la sala de catas es posible realizar una degustación guiada de diversos vinos de la Denominación de Origen Ribera del Duero, así como asistir a cursos y catas profesionales. 

El buen comer, con amigos
gaditanos en Peñafiel.
Unas chuletitas de cordero
y un Ribera del Duero excepcional.




Las visitas son, tanto en verano como en invierno, todos los días excepto los lunes cerrados además de los típicos 24, 25 y 31 diciembre y el 1 y 6 enero. Abre a las 11h o 11h30, para al mediodía y luego abre de 16h a 19h. Además de visitar el Castillo, el pueblo de Peñafiel tiene algunas iglesias interesantes y sobre todo unos asadores desde donde no te puedes ir sin comerte un buen lechazo o unas chuletitas a la brasa de sarmientos, todo regado con un buen vino de la zona. De hecho para llegar aquí desde Valladolid pasas nada más y nada menos que por las vides de Vega Sicilia, entre otras. Hay un coso cuadrado al tipo del que existe en otros pueblos, formado por las casas de los propios vecinos. Esta curioso aunque a mi me gusta más el de Chinchón, del que ya hablamos en este Cuaderno de Viaje. Bueno, abajo tenéis más fotos del pueblo de Peñafiel. Hasta la próxima.



7 comentarios:

Dylan dijo...

Poderoso!
Em Portugal também existe uma localidade com o mesmo nome: Penafiel, mas que não tem castelo.

Babyboom dijo...

Estuve allí hace unos años y me encantó el lugar, el castillo es una preciosidad!!! ;-)

MTTJ dijo...

Impresionante castillo y plaza preciosa.

Tendré que organizarme un viajecito por las Castillas, porqué entre Chinchón que nos enseñaste hace unos días y ahora Peñafiel, ummmm habrá que ir!

Un saludo

Fran dijo...

Vaya maravilla de castillo. Curioso como pocos y un lugar que dejo anotado. Y para colmo buen comer y buen vino.Muchas cosas buenas juntas...
Saludos

M.C. dijo...

Sí señor, muy guapo el sitio! Y es que hay tantos sitios de la geografía española que merecen ser vistos... Me recuerda mucho a dos ciudades en que estuve no hace mucho: Ávila y Cuenca. Las fotos están muy chulas. Un saludo.

Varsovializate dijo...

Nosotros viajando fuera de la frontera española, con la de pueblos interesantes que inundan nuestra geografía.

Muchas gracias por compartir todo esto con nosotros, nos sirve para valorar, mejor de lo que lo hacen los mercados, el pais del que venimos.

Un saludo!

alfonso dijo...

La verdad que he pasado alguna vez pero ... no he parado ... en fin, no tengo perdón!

Gracias por compartirlo.
Alfonso (thewotme.com)

Buzón de sugerencias