Astorga, la capital de la Maragatería

Catedral y Palacio Gaudí
La Maragatería es una comarca de la provincia de León que reúne varias subcomarcas y dentro de éstas está la vieja zona de la Somoza. Su verdadero nombre es País de los Maragatos, nombre parece que derivado de la expresión latina mauri capti (moros capturados, cautivos), haciendo referencia a un supuesto origen bereber. ¿Quizás en homenaje al rey Mauregato? El profesor Laureano Rubio sostiene que en realidad el nombre maragato procede de los tiempos de la arriería, cuando los somozanos se hicieron célebres como comerciantes de productos pesqueros salados desde Galicia (el Mar) a Madrid (los Gatos). Así, el nombre significaría del mar a los gatos.



El territorio de la Maragatería está poblado desde tiempos remotos. La página de Wikipedia nos recuerda los recientes descubrimientos de petroglifos megalíticos, por cierto aprovechados en seguida para vender todo tipo de souvenirs entre los turistas. Muchos turistas gallegos camino de León y viceversa. Estos hallazgos están datados por expertos en más de cinco mil años, y están permitiendo conocer mejor las culturas prehistóricas de la región de Astorga y la Maragatería. El primer pueblo que habitó estas tierras del que conocemos su nombre fueron los astures, los llamados amacos, vinculados al monte sagrado del Teleno, que durante el dominio romano recibió culto como Mars Tilenus, y que hoy da nombre a un vino excelente de la comarca cercana de El Bierzo.

Productos de la tierra donde destaca la cecina como en toda León
El famoso cocido maragato presente en todos los restaurantes de Astorga
La Maragatería se convirtió después en el centro del Conventus Asturum debido a la fundación de Asturica Augusta, la futura Astorga, creada a partir de un antiguo campamento militar romano de la Legio X Gemina a finales del siglo I a. C. y que se convirtió en la capital conventual. Hoy es la capital económica de este ir de la mar al gato. Astorga (Estorga en leonés) es un municipio en el tránsito entre el Páramo y los montes de León. Asturica Augusta fue un importante nudo de comunicaciones en el noroeste peninsular y gozó de cierta prosperidad en los primeros siglos de nuestra era gracias a la cercanía de varias explotaciones mineras, entre ellas Las Médulas. Hay un resurgir de Astorga en el siglo XI con el impulso del Camino de Santiago que supuso la revitalización del núcleo urbano. Durante la Guerra de la Independencia, Astorga soportó el asedio de las tropas francesas, de hecho su nombre consta en el Arco del Triunfo de París. El sitio se prolongó durante más de treinta días. Durante el período napoleónico, la ciudad fue propuesta como capital de uno de los departamentos en los que quedaría dividida la España de la época. 

El monumento de Santocildes conmemora la resistencia de la ciudad a los franceses.
Es obra del escultor Enrique Marín Higuero (1876-1951).

El entorno de la Plaza Mayor de Astorga

Su patrimonio histórico y monumental tiene la suerte de quedar muy bien situado como cruce de la Vía de la Plata y el Camino de Santiago, hoy día tan bien comunicado con las autovias que le acercan a Galicia, Madrid, Extremadura o Portugal. Tienen unos carnavales curiosos, además como en toda Castilla León es famosa su Semana Santa y hay unas fiestas de astures y romanos. Entre sus monumentos más representativos se encuentran la Catedral, el Palacio Episcopal, el Ayuntamiento y la Ergástula romana, todos ellos declarados Bien de Interés Cultural.

Ayuntamiento de Astorga

El Palacio Episcopal de Astorga es uno de los edificios más visitados de Astorga, fue proyectado por el arquitecto catalán Antoni Gaudí, es una de las tres únicas construcciones realizadas por el famoso creador modernista fuera de su tierra (junto a la Casa Botines en León y a El Capricho de Comillas). La construcción se llevó a cabo entre 1889 y 1915, el motivo era que años antes se había producido un incendio en el palacio episcopal, que lo dejó totalmente destruido. El obispo Joan Baptista Grau i Vallespinós, por el apellido se intuye catalán, vamos de Reus, era además amigo de Gaudí. Cuando Gaudí recibió el encargo de construir el palacio episcopal estaba ocupado en diversos proyectos, como el Palacio Güell, los Pabellones Güell, el Colegio de las Teresianas y la Sagrada Familia, por lo que no podía desplazarse a Astorga para estudiar el terreno y el entorno del nuevo edificio. Para no retrasar el proyecto le pidió al obispo que le enviase fotografías, dibujos y demás información del lugar, que le permitiesen comenzar a proyectar el palacio de manera que armonizase con las edificaciones de su entorno. Una vez hubo estudiado todo el material recibido, Gaudí preparó los planos del proyecto y los envió a Astorga. 

El estilo peculiar de Gaudí en una de sus pocas obras fuera de Cataluña

Gaudí decidió emplear en la obra obreros y albañiles catalanes que ya habían trabajado para él, a fin de que durante sus ausencias la obra continuase de forma precisa según sus ideas. El Palacio Episcopal de Astorga es un edificio que tiene un aire medieval, a una especie de estilo neogótico. La piedra en la que está construido es granito gris del Bierzo. Destacan los detalles gaudianos como los arcos o las grandes chimeneas. Se remata con un almenado de estilo mudéjar. En 1893, tras la muerte del obispo Grau, Gaudí dimitió por desavenencias con el Cabildo, estando las obras paradas durante varios años, hasta que finalmente, fue terminado entre 1907 y 1915 por el arquitecto Ricardo García Guereta.

El Palacio Episcopal tuvo también su pasado negro, cuando durante la Guerra Civil sirvió de cuartel de la Falange, desde donde se mandaban a fusilar a todos los represaliados por su procedencia política. Ya en 1956, el obispo Julià Castelltort inició la restauración para convertir el edificio en residencia del obispo, la función inicial que nunca llegó a consumarse, fallecido al poco tiempo, el nuevo obispo, Marcelo González Martín, renunció finalmente a la función episcopal y promovió la conversión a un museo, el Museo de los Caminos, dedicado al Camino de Santiago. Total que el palacio episcopal nunca fue episcopal, pero da igual. Hasta la próxima.


Marta y Paqui frente a la Catedral y el Palacio de Gaudí






7 comentarios:

Davestraits dijo...

Entradas como ésta me recuerdan la cantidad de lugares que desconozco en España, por si se me había olvidado. El Palacio Episcopal me parece impresionante. Un saludo.

Caliope dijo...

Yo también tengo pendiente mil destinos nacionales, Astorga y su comarca ocupan un lugar preferente. Estupenda entrada. Un saludo.

Fran dijo...

Solo por el cocido maragato ya visitaba Astorga.... Saludos

Paco Piniella dijo...

y por la cecina, ummmm

MTTJ dijo...

Creo que el Palacio Episcopal de Astorga es la única obra de Gaudí que no conozco. No tenía ni idea que el obispo que le encargó el proyecto era de Reus, paisano mio.

Un abrazo

VagaMundos dijo...

Impressionante a Catedral e o Palacio Gaudi. Ora aqui está uma cidade para se descobrir numa proxima ida à provincia de Leon.
Saludos

www.thewotme.com (The world thru my eyes) dijo...

A mi personalmente, Astorga me parece un lugar de cuento, ... único y con una arquitectura envidiable ... pero no está turísticamente explotado ...
No obstante, por historia y monumentos le valen más de una visita ... obviamente por gastronomía otra más :)

Un saludo.

Buzón de sugerencias