Confeitaria Colombo, el café de Río


Visité el Cafe Colombo en el año 2003, desgraciadamente no guardo fotografías de aquellos momentos, estas fotos son todas de la web de la cafetería. Un lugar excepcional, centenario, donde se respira el olor del café y sobre todo el olor por el tiempo suspendido, relajado con una buena tarde de conversaciones y risas. Está en la zona centro de Río, en la zona oeste de la Avenida Río Branco, concretamente en el número 32 de la Rua Gonçalves. Y me parecía que tenía que estar en esta recopilación de mis cafeterías con más sabor y con más recuerdos, quizás por su estilo neofrancés art decó, por el olor de las maderas de jacaranda. Es un lugar para café, para te, pero también para comer, como su deliciosa coxinha, la croqueta de pollo que te ponen muy típica en este lugar. Fue un viaje a Brasil muy interesante donde uno aprende sobre todo a cambiar el ritmo de Europa por otro más relajado, quizás por el clima, quizás por el carácter de la gente, no solo en un café sino incluso en las aulas de la Universidad.

Fue en el año 1894 donde se abrió este gran café, en el Río de Janeiro de Dom Pedro II, donde las calles son estrechas y donde los tranvías apenas podían moverse. Quienes asistieron a las elegantes calles del centro eran hombres de negocios, "donas e donihhas galantes", grupos de músicos callejeros,... En el Café Colombo, homenaje al descubridor genovés, había a diario un despliegue de la elegancia y el lujo criollo, la materia prima era de primera, como sigue siendo hoy día. Se abrió en el mes de septiembre, sus dueños fueron Lebrão y su socio Meirelles y dieron a la ciudad uno de los locales más elegantes, incluso del país, no faltó detalle de lujo y riqueza en la decoración como se ven en estas fotos, sólo comparable a las pastelerías de París o Londres.







Desde su inauguración en 1894 hasta el día de hoy, la Confitería Colombo conserva intacta su esencia misma, la de la calidad de sus productos y servicios, preservando al mismo tiempo su propia historia centenaria. Fue considerado Patrimonio artístico de Brasil. Aquí tomaban café los intelectuales más famosos de Brasil: Olavo Bilac, Rui Barbosa, Chiquinha Gonzaga, Villa Lobos, Virginia Lane, o Getúlio Vargas. En la época de la belle époque tuvo un cambio de diseño que le llevó a decorar el café con las vidrieras que algunas todavía hoy se conservan: espejos belgas o mármoles traídos de Italia. Y poco más puedo deciros que veáis las imágenes de este Café "con encanto", vendrán más...



Confeitaria Colombo, Rue Gonçalves Dias, 32 - Río de Janeiro, Brasil




3 comentarios:

Él y ella viajeros dijo...

Me encanta la idea de recorrer los "cafés con encanto", porque son lugares que invitan a la conversación pausada, a la tertulia, al encuentro entre amigos o por qué no, simplemente a estar en ellos leyendo el periódico, observando, dejando que el tiempo fluya... este café brasileño tan impresionante es casi un escenario de película y un viaje en el tiempo... Saludos viajeros.

Muñekita Cat dijo...

Hola!
Tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs de Turismo y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

me respondes a munekitacate@gmail.com

besoss!
Emilia

Daniel Casares Román dijo...

El escenario es fantástico para hacer buenas fotos!!

Buzón de sugerencias