Praça del Rossio (Dom Pedro IV)

Teatro Nacional Doña María II
La Plaza del Rossio en verdad no existe con ese nombre, oficialmente es la Plaza Don Pedro IV. Es el centro de Lisboa, el nodo de la saudade, del fado, del buen comer, el lugar de cita de propios y extraños, lisboetas y foráneos,... el centro de una de mis capitales preferidas de Europa. La Plaza del Rossio es Lisboa en su esencia y está situada en el barrio de La Baixa, al final, al norte, de la Rua Augusta. Muy cerquita se encuentra la Plaza de los Restauradores, de la que también acompaño alguna foto en este post. Esta es también la zona más animada de la ciudad. No solo en la plaza, la propia zona del Rossio concentra en sus calles tiendas, bares y restaurantes, no se si los más famosos de la ciudad, pero quizás los de más tipismo. El teatro de la foto es el Teatro Nacional Doña María II, construido en 1842 el teatro sustituyó al antiguo Palacio Estaus, sede de la inquisición portuguesa desde mediados del siglo XVI. En su fachada destaca la figura de Gil Vicente, el padre del teatro en Portugal.


La plaza se significa por un empedrado característico de todo Portugal en forma de olas
Esta es la plaza lateral, la de Restauradores, desde donde se divisa el Castillo de San Jorge
Estación ferroviaria de Rossio
A mano izquierda del Teatro Nacional se encuentra esta estación de tren de imponente fachada construida en 1887. Desde esta estación se puede coger los trenes hacia Sintra, por ejemplo.


Un garito totalmente recomendable para una parada mañanera y tomarse un vino tinto y una croqueta de bacalao
Estatua D. Pedro IV vista desde lo alto del Convento del Carmo
En el centro de la Plaza del Rossio se encuentra la estatua de Pedro IV de Portugal (ver arriba), el llamado Rey Soldado. D. Pedro IV, el rey veintiocho de Portugal fue también el primer emperador del Brasil independiente, su estatua fue inaugurada en 1870. El monumento es de 27,5 metros de altura, en la base del pedestal, están las cuatro figuras femeninas alegorías de la justicia, prudencia, fortaleza y moderación (ver foto de abajo), además de los escudos de las 16 ciudades más importantes del país. Se representa a D. Pedro IV en uniforme de general, cubierto con el manto de la realeza, con la cabeza coronada de laurel, llevando en su mano derecha la Carta Constitucional, que él concedió. Antes, en ese sitio había un monumento a D. Juan VI. Hay una leyenda urbana que dice que la estatua de D. Pedro IV en realidad habría sido originalmente diseñado para el emperador Maximiliano de México, pero como el emperador mexicano fue asesinado en 1867, se reutilizó para la revitalización del nuevo proyecto de la plaza del Rossio, lo que explicaría las similitudes con el rey portugués y el emperador de México. ¡Cualquiera sabe!



El  Rossio ha sido desde la época de los romanos el centro de la ciudad, aunque había un pequeño trazado marítimo que hacía que el agua llegara hasta esta zona, que antes del siglo XII, ¡...era navegable! Fue como un barranco, aunque siempre albergó una plaza en cierto modo irregular, un espacio amplio donde llevar a cabo las ferias y los mercados. En la Edad Media ya este espacio comenzó a ser rodeado por algunas construcciones que con el tiempo configurarían la plaza como tal. Aquí en el siglo XV se estableció el Hospital de Todos los Santos, el Convento de Santo Domingo. Pero el terremoto de 1531 forzó a una nueva reconstrucción, como ocurrió con el siguiente terremoto, el de 1755. En 1571 se instaló la Corte y de la sede de la Inquisición, oficialmente llamada la Orden de la Casa de la Santa Inquisición. El centro de la plaza era en principio de tierra, dejando al oeste, casi enfrente de la S. Domingos, la famosa fuente de Rossio, adornada por una fuente monumental de piedra Neptuno, construida en el siglo XVI y demolida en 1786.


Aquí en esta plaza se han hecho hasta corridas de toros, los festivales, las ferias, los desfiles militares, fiestas cortesanas, las revoluciones populares y también los autos de fe-durante la Inquisición o las más tristes ejecuciones, decapitaciones de marqueses rebeldes o simplemente desafortunados por elegir el bando perdedor.

Histórico Café Nicola
El Café Nicola, con su fachada modernista, "art déco" tiene una larga historia y se encuentra en uno de los laterales de la plaza. Algunos lo consideran el café más famoso de Lisboa (yo tengo otro café preferido). Y eso es todo, hasta la próxima... ¡plaza!

las desiguales alturas de la Baixa y el Carmo producen vistas muy bonitas de la Plaza del Rossio
el típico empedrado de Rossio (Esta foto no es mía, es de ©Wikipedia)





Fuente: Disfruta Lisboa; Wikipedia;

3 comentarios:

Fran dijo...

Una de mis favoritas de Lisboa!!! ;-)

Caliope dijo...

Me encanta Lisboa y esta plaza junto a la del Comercio son mis favoritas. En cuanto a los cafés a mí me gusta A Brasileira; en el Nicola no he entrado, pero pinta bien. Un saludito desde la presierra gaditana.

Diana Toma dijo...

¡Qué recuerdos!
Lisboa es una ciudad con muchísimo encanto :)
http://elmundoidiomas.blogspot.com.es

Buzón de sugerencias