Salga el sol por Antequera

Vista panorámica con el móvil de la ciudad de Antequera desde la Alcazaba
El infante Fernando
"Salga el sol por Antequera" es un dicho muy popular que se utiliza para expresar incertidumbre ante algo que puede pasar, pero que se hace a pesar de ello. Y "Salga el sol por Antequera"  surgió según algunos historiadores porque era la frase que habría sido exclamada en el campamento de los Reyes Católicos en la reconquista de Granada (hay también otras hipótesis). Antequera como sabemos está situada al Oeste de Granada, por lo que al decir la frase estábamos dándole un carácter irónico. Fue el infante Fernando, que tiene el nombre de la calle principal de Antequera y un monumento a caballo, el sujeto de esta famosa frase. Fernando era aspirante en aquel momento al trono de Aragón y regente de Castilla, y finalmente el conquistador de una ciudad, que había costado tomar en años anteriores. Fernando, indeciso en relación al próximo lugar que tenía que atacar, dice la leyenda que se le apareció una joven con unos leones que le dijo: "Salga el Sol por Antequera y que sea lo que Dios quiera".
Bueno este rollo que les he contado es para ilustrar la crónica de nuestra breve visita a la sorprendente Antequera (tan breve que las fotos están hechas con el teléfono). Una ciudad que se encuentra a solo media hora desde Málaga, muy bien situada en el centro geográfico de Andalucía, de hecho fue candidata a ser la capital de la región en los tiempos del Estatuto de Autonomía de Blas de Infante en los últimos años de la Segunda República. Pero hagamos un breve recorrido por su amplio patrimonio histórico.
A la llegada a la ciudad puedes visitar la oficina de Turismo donde te darán este mapa muy ilustrativo
Descárgate el mapa en pdf: aquí.
Antequera se encuentra hacia el interior de la capital malagueña y su término municipal es muy amplio, muy agrícola, además de una sierra muy personal que es el llameo Torcal donde las piedras son como esculturas, igual que la famosa Peña de los Enamorados, motivo de numerosos mitos y leyendas como que desde ahí se suicidaron dos amantes de familias enfrentadas cristiana y nazarí.

Como decía al principio, esta localizada Antequera a las menores equidistancias de las ocho provincias andaluzas, tanto de la Alta como de la Baja Andalucí­a, de la Andalucía Oriental como Occidental. Su historia es enorme, hay un gran número de dólmenes prehistóricos y por aquí vinieron todas las culturas: romanos, árabes y finalmente la reconquista por el infante Fernando. 
Hay numerosos restos arqueológicos de diversas épocas hallados en su territorio. Sobre todos sus restos destaca, por la altura el Recinto Monumental de la Alcazaba, con el Arco de los Gigantes y la Colegiata de Santa Marí­a. Pero hay numerosas construcciones religiosas como la otra Colegiata, la de San Sebastián, el Arco del Nazareno, el Palacio de Nájera, el Convento de San José, el Palacio de los Marqueses de la Peña, el Convento de Santa Eufemia, la Iglesia de Santiago, la Basí­lica de Santo Domingo, así hasta cansarte.
  
Para empezar conviene pasearte por sus calles, por la arteria principal que es la calle Infante Don Fernando que va desde la Puerta de Estepa (junto a la Plaza de Toros) hasta la Plaza de San Sebastián que es donde se encuentra la fuente de la foto de arriba, y que da comienzo a la subida a la Alcazaba.
  
En este recorrido nos encontramos con una iglesia sorprendente (fotos de arriba) que es la de San Juan de Dios. Pertenece al primitivo Hospital del que aún se conservan el patio principal, levantado en la segunda mitad del siglo XVIII y reformado posteriormente. 
Ayuntamiento de Antequera
Convento de los Remedios
Más adelante al otro lado de la acera nos aparece el edificio del Ayuntamiento junto al Convento de los Remedios. Del siglo XVII data este Convento, además está el Convento de Santo Domingo, del que destaca la armadura mudéjar de la nave central y El Convento de la Magdalena que data de 1.691 de la orden de los franciscanos descalzos. 
El Pacto de Antequera, firmado aquí fue un acuerdo firmado el 4 de diciembre de 1978 entre los once partidos políticos implantados entonces en Andalucía, por el cual estos se comprometían a unirse para conseguir en el menor tiempo posible la autonomía de Andalucía. Se trató de un acuerdo sin ningún precedente en el resto de comunidades autónomas. Surgió como consecuencia de las manifestaciones del 4 de diciembre de 1977, en las que alrededor de millón y medio de andaluces salieron a las capitales de provincia convocados por la Asamblea de Parlamentarios para demandar la autonomía.
  
El de arriba es el Convento de San Agustín, uno de los más antiguos, construido entre los años 1550 y 1566, según el proyecto de Diego de Vergara. El estilo predominante es el del manierismo, al que corresponden la capilla, la fachada y la bóveda. Del siglo XVII datan otros edificios religiosos: el Convento de los Remedios, el Convento de Santo Domingo, del que destaca la armadura mudéjar de la nave central y El Convento de la Magdalena que data de 1.691 de la orden de los franciscanos descalzos. 
   
En el llamado Coso Viejo se encuentra la estatua del infante Don Fernando y el Museo de la ciudad, que fue creado como ‘Museo Arqueológico Municipal’ en el año 1908.
El coso
En 1966, amplio y mejoró considerablemente y posteriormente en el año 1972. Por último en el año 2011 se inauguró el nuevo Museo, con importantes obras de ampliación y mejora del antiguo edificio. Nosotros estuvimos en domingo y ese día era gratis. Es un edificio de cinco mil metros cuadrados construidos, compuesto del histórico Palacio de Nájera más dos construcciones anexas de nueva planta con fachadas a la plaza y a la calle Nájera, que es la de detrás del Coso. Tiene veinte salas expositivas (blog del Museo):
  • Sala I: Símbolos de la Ciudad.
  • Sala II: Prehistoria y Protohistoria.
  • Sala III: Roma I. Columbario monumental de Acilia Plecusa (Siglo II d.C.). Vida cotidiana y repertorio escultórico de las villas romanas.
  • Sala IV: Roma II. Efebo de Antequera (Siglo I d.C.).
  • Sala V: Roma III. Colección epigráfica romana. Mosaico y pintura parietal.
  • Sala VI: Roma IV. Colección epigráfica.
  • Sala VII: Paleocristiano, visigodo y medieval musulmán.
  • Sala VIII: Medieval Cristiano. De villa medieval a ciudad renacentista.
  • Sala IX: Sala del artesonado. San Francisco de Pedro de Mena.
  • Sala X: Sala del pintor Antonio Mohedano (Siglos XVI-XVII).
  • Sala XI: Ornamentos del culto. Textiles y bordados (Siglos XVI-XVII).
  • Sala XII: Iconografía de las devociones del Barroco.
  • Sala XIII: Platería (Siglos XV-XVIII).
  • Sala XIV: Joyeles marianos (Siglos XVI-XIX).
  • Sala XV: Pintura y escultura Barroca. Pedro A. Bocanegra y Juan Correa.
  • Sala XVI: Pintura y escultura de los siglos XIX y XX (primera mitad).
  • Sala XVII: José María Fernández I. Óleos y pasteles.
  • Sala XVIII: José María Fernández II. Pasteles y dibujos.
  • Sala XIX: Cristóbal Toral I.
  • Sala XX: Cristóbal Toral II.

 
Museo de la ciudad de Antequera
Restos arqueológicos relacionados con los famosos dólmenes antequeranos.
Pintura y escultura barroca.
Para los amantes de la pintura contemporánea, las cuatro últimas salas son de dos pintores poco conocidos vecinos de Antequera: José María Fernández y Cristobal Toral.
 
Otra vista desde la alcazaba
Una de las torres que más destaca es la de la Iglesia de San Sebastián.
La alcazaba
Entramos a la alcazaba por el Arco de los Gigantes (foto de abajo, izquierda) que contiene inscripciones latinas procedentes de los yacimientos de Singilia Barba y otros asentamientos romanos.
Su Torre del homenaje está considerada como la de mayor anchura de las musulmanas andaluzas, a excepción de la Calhaorra de Gibraltar. Se corona con un templete-campanario construido en 1582 para colocar la campana y el reloj de la ciudad. Luego está la Torre Blanca, unida a la anterior por un lienzo de murallas reforzado por dos contrafuertes, sorprende por la perfecta ejecución de su fábrica de sillería (ver foto de arriba y abajo). Tiene dos plantas sobre la altura del adarve y sus diferentes estancias se cubren con distintos tipos de bóveda de ladrillo. Dentro del anillo de la medina existía una mezquita de la que solo quedan algunos restos. Del resto de la muralla aún se conservan el postigo y la Torre Albarrana de la Estrella, junto a los lienzos de murallas recuperados de la Plaza del Carmen, y la llamada Puerta del Agua, que en realidad es un portillo junto a otra Torre albarrada. La Torre Torcida, desembarazada en nuestros días de las edificaciones que la ocultaban, era también una torre albarrana cilíndrica a la que le falta el arco de comunicación con la muralla. (Una torre albarrana es una torre que forma parte de un recinto fortificado con el que está comunicado, aunque generalmente exenta de la muralla).
  
La Real Colegiata de Santa María La Mayor fue fundada por iniciativa del obispo don Diego Ramírez de Villaescusa, al cargo por entonces la diócesis de Málaga; quien, considerando el numeroso vecindario que había alcanzado la ciudad obtiene del Papa Julio II en 1503 la oportuna bula para erigir en Colegiata la antigua Iglesia de Santa María de la Esperanza. Es obra del arquitecto Pedro del Campo, se considera la primera iglesia columnaria levantada en Andalucía, y una de las primeras de España. Su importancia se basa en que es una construcción pionera, casi un primer intento de arquitectura renacentista, en un momento en el que todavía estaba vigente en España el gusto por el gótico, al que sin duda hacen referencia algunas partes de la fachada. (Fuente: Wikipedia)
  
En la colegiata nos encontramos un icono religioso ¿una virgen o una santa? rodeado de dragones, más propio de la serie Juego de Tronos, ¡qué imaginación!
Una curiosa imagen de dragones
Y esto es todo, post hecho ¡y que salga el sol por Antequera! jajajaja... 

4 comentarios:

jordi (milviatges) dijo...

Caramba, menuda preciosidad de población. Cuanta historia y cuanto arte. No he tenido el privilegio de conocerla, pero desde luego, la paso a la lista de futuribles.

Saltando Por Mi Mundo dijo...

Sin lugar a dudas me ha dejado boquiabierta lo del dragón en la Colegiata. Tendré que ir para comprobarlo por mi mismo!
Gracias por ilustrarnos de esta manera!

Caliope dijo...

He estado un par de veces en Antequera, siempre con el objetivo principal de visitar los dólmenes, la Alcazaba y el museo para ver la pieza principal, el Efebo de Antequera, así que al resto de atractivos les he dedicado poco tiempo, habrá que volver y de camino desayunar unos buenos molletes. Un saludito y felices fiestas!

Miryam dijo...

Mira que he pasado veces por Antequera y nunca he parado. Quizá sea el momento de hacerlo. Gracias por toda la información que aportas. Saludos

Buzón de sugerencias