Un domingo en Carmona

“Carmo, quae est longe firmissima totius provinciae civitas” Julio Cesar

Parece que para los romanos, como dice la frase de Julio Cesar, "Carmona es, con mucho, la ciudad más fuerte de toda la provincia (Bética)". A poco más de treinta kilómetros de Sevilla, por la A4 llegas en poco menos de media hora a una ciudad no muy conocida, Carmona. Nosotros hemos estado este domingo como continuación a una escapada por la capital de Andalucía. Carmona está entre Sevilla y Córdoba, dominando la "Vega del Corbónes". Marta, tenía ganas de ir porque su profesora era de allí, y dicho y hecho, allí nos encajamos un día precioso de luz y primavera, incluso con olor a azahar. 

Marta conquista Carmona
Carmona merece mucho la pena, merece pasar aquí una mañana, darse un paseo por sus callejuelas, bien cuidadas y muy limpias, visitar algún Convento, alguna Iglesia, o el escueto Museo de Carmona. Carmona merece la pena por una amplia oferta hotelera, algunos de gran lujo, e incluso un Parador. La oferta de restauración tampoco se queda corta y en general a buenos precios.
Carmona te sorprende: Plaza de San Fernando
Carmona está en medio de una zona rural, muy fertil, aunque la población está sobre una elevación que quizás por ello se empleó como asentamiento de diferentes civilizaciones que por aquí pasaron y por aquí se quedaron: Neolíticos, Iberos, Romanos, Musulmanes, Reconquistadores cristianos, Austrias, Borbones y ahora los turistas. Hay una capítulo de la Historia de Carmona muy interesante en Wikipedia, del que sacamos que precisamente por aquí, por Carmona, pasaba la Vía Augusta. Al ser una meseta elevada aquí se levantaron alcázares y puntos de vigía de toda la comarca, aún en la ruta turística te señalan al menos un par de miradores desde donde se divisan con buena visibilidad todos los pueblos de la comarca.
Mirador de Carmona
Desde hace más de medio millón de años diversos grupos humanos han poblado estas tierras, aunque especialmente desde la Edad del Cobre las partes más altas de la meseta.
Cuatro puertas son reseñables en la ciudad (dos de ellas aún permanecen):
  • Puerta de Sevilla: Aunque levantada ya por los cartagineses fueron los romanos los que la consolidaron como la gran puerta que da acceso a la ciudad, hay dos espacios enmarcados por arcos con un patio.
  • Puerta de Córdoba: Ha sufrido muchas reformas sobre el diseño original aunque se conservan parte de los dos torreones, la escalera y bóveda.
  • Puerta de la Sedía: Solo tenemos los restos de una antigua puerta con al menos dos arcos de los que pudo ser otra de las puertas principales romanas.
  • Puerta de Morón: Tampoco se encuentra hoy en pie, aunque se presupone con una tipología similar a la Puerta de Córdoba.
Mosaico romano
... en cualquier lugar encuentras restos arqueológicos de Roma
Los romanos marcaron un poco el eje y las formas urbanas de la ciudad. El monumento romano más notable es la Necrópolis.
Alcázar
El punto más alto se corresponde con el Alcázar del rey D. Pedro, al Este. Al Noreste se erige una meseta que ocupó el llamado Alcázar de la Reina. Ambos forman un estrecho paso defendido por la Puerta de Córdoba, de la que hemos hablado antes.
De la época musulmana hay también muchas reminiscencias, pensemos que fue capital de uno de los primeros reinos de Taifa, hasta que se la fortaleza terminó entregándose a Fernando III el Santo, con lo que comienza su época medieval cristiana donde llega a tener Fuero propio.
Alfonso X el Sabio establece su término municipal; Pedro el Cruel mejora algunas de sus edificaciones como el Alcázar; con Juan II y Enrique IV, Carmona fue escenario de las rivalidades entre los Ponce de León y los Guzmán; con los Reyes Católicos es fundamental su participación en la Guerra de Granada.
El Museo de la Ciudad de Carmona es muy escueto aunque da una idea importante del pasado histórico de la ciudad.
Se estructura por diferentes partes: el territorio, la ciudad y el paisaje urbano.
El museo tiene un restaurante en el mismo edificio-palacio, que está muy bien de precio y que además incluye la entrada gratuita al recinto. Está en la calle San Idelfonso, junto a la Iglesia Prioral de Santa María. Abajo podéis ver el museo y su bello patio andaluz en el interior.
Aunque sin duda, como suele ocurrir, lo mejor es perderse por la calles de la ciudad, meterse en sus iglesias y palacios, curiosear en las muchas casas palacio que pueblan las calles de Carmona, algunas convertidas en hoteles de lujo, como el de abajo.
El de arriba es el Hotel Alcazar de la Reina y el de abajo el Hotel Casa Palacio de Carmona, este último sensacional.
Abajo el interior de la iglesia del Salvador.
Entre los conventos destacamos el de Madre de Dios, el de Santa Clara y el de las Descalzas.





El Convento de Santa Clara, quizás el más importante, fue fundado en 1460. Se hizo rico por las dotes que las hijas de poderosas familias aportaban al tomar los hábitos aunque también por el legado que Beatriz Pacheco, duquesa de Arcos, dejó a su muerte en 1511.



Y bueno, lo ideal es que te pegues una escapada, especialmente si eres de aquí de Andalucía; para el resto de viajeros, una recomendación a tener en cuenta a la bajada a Sevilla. Y eso es todo, el próximo día más y mejor. Saludos viajeros.
Mercado de abastos, donde se conjunta la venta de alimentos con el tapeo y los desayunos de café con churros


6 comentarios:

María dijo...

¡Cómo me recuerda a mi pueblo!
Por cierto es Ronda en Málaga.
Saludos y enhorabuena por la crónica

Paco Piniella dijo...

Ronda la bella querida María

World Traveling Feet dijo...

¡Qué bonita ciudad! Esos mosaicos romanos me encantaron <3
Habrá que ir a conocer :D

Caliope dijo...

Me encanta Carmona, tiene mucho que ver. La próxima vez no te pierdas la necrópolis romana, merece mucho la pena. Un saludito desde la presierra.

Cristina dijo...

Viendo tu post me parece que hace siglos que estuve en Carmona. Creo que va siendo hora de regresar, a ver si tengo la misma suerte con el tiempo que vosotros!

IDA Y VUELTA dijo...

¡Qué buenos recuerdos de nuestra visita a Carmona! fue breve, ya que era a la vuelta del Algarve. Fue solo una noche, pero pudimos disfrutar de lo bonita que es el lugar, lleno de palacios, casonas, castillos y con una vista impresionante.

Una maravilla.

Gracias por el recuerdo.

Cristina

Buzón de sugerencias