La pasta fresca de Manuela, la mejor de Bolonia

 
Siempre se es exagerado diciendo estas cosas, pero después de casi dos meses en Bolonia y probar restaurantes, pizzerías y todo tipo de garitos, nos quedamos con La Traviata. Pero no fue un descubrimiento repentino, ya llevábamos el chivatazo de nuestro amigo Alfonso, así que allí nos fuimos y repetimos, ...y repetimos.
Manuela rellenando los raviolis
Foto ©web
¡Genial la pasta fresca! Aquí además se come pasta de día y de noche, no puedes justificarte el no pedirla porque hayas almorzado antes, así que búscate otra estratagema para decirle a Manuela que no quieres pasta. Además tienen una carta de vino excelente y te recomiendo el sangiovese de la casa. El restaurante está situado en un edificio histórico del siglo XVII en el centro de la ciudad, cerca de la Casa de España. A la pasta se añaden los productos típicos de la temporada. La carta de postres tampoco es reducida, aunque nosotros somos más de terminar con una copa de vino. A la comida hay que añadirle el ambiente, la administración del local la tiene una familia cálida y acogedora. De mayo a septiembre se puede comer al aire libre, bajo las arcadas de Bolonia, disfrutando de la ciudad, pero en los meses centrales julio y agosto la calor tórrida de la ciudad de las torres no lo permite, es preferible el aire acondicionado del interior.
  
En la foto de arriba a la derecha se ve a Manuela sentada en una mesa tomando la comanda de una forma muy dicharachera, charla con los clientes y se cuentan sus vidas. Muy acogedor.
  
  
Aunque en su web tienen información sobre el restaurante,
les puedo recomendar algunos platos.
La cocina está basada solo en platos frescos, en verduras de temporada, unas setas fantásticas, quesos de la zona, carne y pescado fresco del Adriático. El menú cambia de día a día, entre los productos típicos de Bolonia está el famoso crescentine acompañado de embutidos, la ensalada de alcachofa fresca, las flores de calabacín fritas rellenas de mozzarella. Por supuesto la lasaña boloñesa o la lasaña especial de la casa con mousse de mortadela. Pero claro están los raviolis, rellenos de calabaza, los espaguetis con queso, pimienta y alcachofas fritas, los macarrones con salchichas y los fideos con conejo y azafrán. La reina de La Traviata es además la trufa blanca tan preciada que da sabor al osobuco con setas, o el conejo asado. De los postres caseros, sin duda uno de fabricación casera, la crema de mascarpone.
Crema de mascarpone, dos cucharas para compartir con una copa de vino
Nos despedimos de Manuela...
Como cada vez que hago una recomendación, tengo que recordar que los elogios aquí no están "comprados" sino vividos. Salute !!



Algunas fotos son de la web del restaurante.

7 comentarios:

boa imagem dijo...

y como no comentar esto..mira esas pastas ..una delicia!!..si lo dice Paco..!

Paco Piniella dijo...

Si, Marcelo, una delicia bolognesa.

Alfonso Sanz dijo...

Paco,
habría que volver a Bologna, todos en comandita, y descubrir otros recónditos rincones culinarios tutti da esplorare.
Abrazo!


Maria Grau dijo...

Que buena pinta.
Esos son los mejores sitios.

Viajar y Otras Pasiones dijo...

Hola Paco!

Menuda pinta tienen los platos! Habrá que ir a probar la pasta de Manuela la próxima vez que vayamos a Bolonia.
La verdad es que a nosotros nos encanta la pasta, y tomada en una cantidad normal no debe ser una comida insana... así que sí, también la comeríamos a mediodía y por la noche jajaja!
Gracias por la recomendación!

Kris dijo...

Tomo nota para cuando regrese a Bolonia. Yo conocí otro par de restaurantes, y lo cierto es que la carta de postres debía ser tan extensa como en La Traviata. Un tentación que hay que sumar a la que supone esa pasta ;)

Mar Vara dijo...

Que buena recomendación la de ese restaurante! Como todavía tengo pendiente visitar Bolonia, tomo nota. Que siempre vienen bien estas recomendaciones.
Un saludo!

Buzón de sugerencias