Segovia, una ciudad, un acueducto

El acueducto se ha mantenido en activo a través de los siglos y quizás por eso haya llegado al tiempo presente en perfecto estado.
Pocas ciudades tienen como símbolo un edificio civil, una obra de ingeniería civil. Ese es el caso de Segovia, con su acueducto romano, el más importante de España y probablemente del Mundo Romano. Tan importante es para los segovianos que incluso aparece en su escudo. Es un poco coqueto este acueducto, hasta el punto que "escondió" su inscripción de fecha, que normalmente se ponía en el ático, lo que hace que no se pueda saber con certeza su edad. Los historiadores hablan de los siglos primero o segundo, en tiempo de los emperadores Vespasiano o Nerva. Su acueducto tiene razón de ser por el posicionamiento de Segovia en la confluencia de los ríos Eresma y Clamores, al pie de la sierra de Guadarrama y por tanto lugar de tránsito de grandes caudales de agua. El acueducto de Segovia conduce las aguas del manantial de la Fuenfría, situado en la sierra cercana a 17 kilómetros de la ciudad, en un paraje denominado La Acebeda. Recorre más de 15 kilómetros antes de llegar a la ciudad. Pero los romanos no fueron los primeros en poblar Segovia, ya la zona estaba poblada por los vacceos antes de su conquista y que quizá hubiese asentamientos de tropas para su control y vigilancia. Ya existía también en Segovia un castro celta, y en la Hispania visigoda fue sede episcopal de la iglesia católica, siendo abandonada la ciudad tras la invasión islámica. La repoblación de Segovia vuelve en el año 1088 con cristianos procedentes del norte.

Durante la finalización de la Edad Media, las rutas de la trashumancia supusieron un nuevo renacer de Segovia, convirtiéndose en un importante centro comercial textil. La poderosa industria pañera lleva consigo un desarrollo urbanístico en la ciudad con la construcción de imporantes palacios e iglesias de estilo gótico, también se convierte en la corte de los reyes de la Casa de Trastámara. Alfonso X el Sabio había acondicionado el alcázar como residencia real. Y aquí se proclama a Isabel la Católica reina de Castilla en el año 1474. Segovia fue protagonista en la Historia de la rebelión de los comuneros de la mano del gran Juan Bravo, con su derrota la ciudad fue "castigada" por los reyes, pero no pudieron parar el crecimiento económico de Segovia y los segovianos.

Aquí en Segovia se fundó la primera academia militar de España, el Real Colegio de Artillería. Segovia no se libró de los atropellos de los franceses ni de los carlistas. Hoy Segovia es una ciudad de provincias tranquila de algo más de cincuenta mil habitantes. Vive del turismo, la agricultura y ganadería, la industria metalúrgica, la alimentaria, la de la madera y el mueble. Es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1985, tanto la ciudad vieja como el acueducto.

Hasta casi nuestros días proveía de agua a la ciudad de Segovia, y más concretamente a su Alcázar.
El Acueducto de Segovia, localizado en la emblemática plaza del Azoguejo, es el símbolo distintivo de la ciudad.

Segovia no solo tiene el acueducto como arquitectura civil importante, hay numerosos palacios como el de Ayala Berganza de finales del siglo XV, aunque debido a un asesinato múltiple sucedido a finales del siglo XIX es conocido por los segovianos como "la casa del crimen". También hay palacios medievales y en algunos casos al menos se conservan las portadas de estos edificios como la Casa del Sello en la calle San Francisco, la Casa-Museo del Torreón de Lozoya en la plaza de San Martín, la Casa de Juan Bravo o del Conde Alpuente, la Casa de los Picos,...  Aquí en Segovia estuvo durante un tiempo la Casa de la Moneda, el más antiguo edificio industrial de Europa, rehabilitada y abierta al público muy recientemente.

Monumento a Juan Bravo en Segovia.
La Sierra de Guadarrama al fondo da agua por el acueducto a los segovianos.
Segovia tiene un patrimonio de iglesias románicas impresionante, de piedra y de ladrillo: San Esteban, San Millán, San Martín, la Santísima Trinidad, San Andrés,... sin dejar fuera los conventos y monasterios como el de San Antonio el Real, el del Parral o el de San Vicente el Real. Aunque claro está destaca su Catedral, la Santa Iglesia Catedral de Nuestra Señora de la Asunción y de San Frutos de Segovia, conocida como "la Dama de las Catedrales", construida a partir del siglo XVI, sigue el trazado gótico, un poco a contracorriente del estilo que ya se seguía en toda Europa, la arquitectura renacentista. Abajo se puede ver en la foto la impresionante catedral gótica...


Sobre un cerro en la confluencia de los ríos Eresma y Clamores se levanta otro de los símbolos de Segovia es su Alcázar (fotos de abajo). Los extranjeros cuando lo ven lo primero que les recuerda es el Castillo de la Cenicienta de Walt Disney, al parecer el famoso dibujante se inspiró en él, aunque este "honor" también se lo atribuye el castillo alemán de Neuschwanstein. Ya había una construcción aquí en tiempos de la dominación romana, al mismo tiempo que el acueducto. En el año 1122 ya se habla de una fortaleza, para ser luego residencia de reyes, desde Alfonso X hasta Felipe II. Luego pasó a un uso menos protocolaria para ser la prisión de Estado hasta que en 1762 Carlos III fundó aquí el mencionado antes, Real Colegio de Artillería.

Esta foto de arriba no es mia, sino de ©Wikipedia
Por último, no os podéis ir se Segovia sin probar los platos tradicionales, el cochinillo, el cordero lechal, los judiones de la Granja,... Los mesones segovianos son muy conocidos en toda España y ofrecen sus característicos asados que son imprescindibles de visitar para conocer de lleno a Segovia y los segovianos. Os dejo con estos manjares (en fotos, claro)...

Foto: de @CochinillodeSegovia.com
aquí con su buena ración de cochinillo, jajaja

Aquí estamos con nuestros amigos Toni y Carmen saboreando los manjares segovianos.

2 comentarios:

Fran dijo...

Todo es grandioso en Segovia. Desde sus monumentos a su gastronomía!!:-)

Javier Adán dijo...

BONITO POST PARA UNA BONITA CIUDAD.
UN SLD

Buzón de sugerencias