Kaysersberg, la “montaña del emperador”

A solo 15 km al noroeste de Colmar se encuentra Kaysersberg, pequeña villa de unos dos mil habitantes, situada a la salida del valle del Weiss en la llanura de Alsacia, a la entrada de los valles de Lapoutriche y Orbey. Está dominada por dos montañas, una de las cuales está coronada por las ruinas de un castillo del siglo XIII, el Schlossberg. Tiene mucho encanto y esto lo veréis sobre todo a través de las fotos...

Capilla de Oberhof en Kaysersberg

Kaysersberg es uno de los municipios del Parque Natural Regional Ballons des Vosges. Como decía en el encabezado de esta entrada, Kaysersberg significa: "montaña del emperador", y este nombre se le dio, alrededor de 1227, el rey Enrique VII, hijo de Federico II de Hohenstaufen, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, cuando este compró los derechos sobre las tierras del castillo (fotos de abajo). Este encantador pueblo de la Alsacia, tenía hasta cuatro hileras de murallas, aunque de este complejo fortificado que protegía a Kaysersberg, solo quedan ya algunos vestigios.

El Val d'Orbey fue una vez uno de los pasajes más transitados por los romanos, que tenían aquí un campamento militar. Aunque no se hace mención por primera vez a Kaysersberg hasta la compra del castillo. En ese momento solo había unas pocas casas y un convento benedictino, situado aguas arriba del río, en un lugar llamado Alspach. Pero desde ese momento, en 1227, comienza una fase de expansión y enriquecimiento.

Deseada por el obispo de Estrasburgo, intentó en vano apoderarse de la ciudad. El 18 de marzo de 1293, Kaysersberg se convierte en ciudad del Imperio. A partir de ese momento, solo depende del Emperador.

Decápolis de Alsacia

Posteriormente el emperador Carlos IV, en 1347, entrega la ciudad a los ciudadanos de Kaysersberg y resulta ser el gran benefactor de la ciudad, otorgándole nuevos privilegios, apoyando la creación de la Decápolis (aunque de diez llegaron a ser doce). La Decápolis fue una Liga de pueblos alsacianos. En esta asociación de ciudades estaban además: Haguenau, Colmar, Wissembourg, Turckheim, Obernai, Rosheim, Munster, Selestat, y Mulhouse, luego se incorporaron Seltz y Landau. La Decápolis sobrevivirá durante tres siglos e impulsaría la comarca en el comercio del vino de Alsacia. La Guerra de los Treinta Años destruirá la floreciente ciudad, que se repoblará poco a poco hasta la Revolución Francesa, cuando la ciudad llevó el nombre de Mont-Libre. Tuvo una desgraciada participación en la Segunda Guerra Mundial, en la que la ciudad tuvo importantes destrozos arquitectónicos además de innumerables bajas entre las fuerzas alemanas y aliadas.

Se me olvidaba decir que aquí nació Albert Schweitzer, un precursor de la acción humanitaria como teólogo, músico, filósofo y médico, fue ganador del Premio Nobel de la Paz en 1952, por su apoyo a los pueblos más desfavorecidos de África. Fue el 14 de enero de 1875. 



Algunas casas permanecen intactas como la Casa Herzer (1592) -arriba a la izquierda-

 

Espero que con las fotos y un poco de historia les haya convencido para que en su visita a la Alsacia, se paren en este maravilloso pueblo entre montañas y ríos, con casas medievales que hacen las delicias de un buen fotógrafo. 
Hasta la próxima viajeros !!

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola, Paco
Sí, tienes razón a través de las fotos se puede ver lo muy bonito que es Kaysersberg. Su arquitectura recuerda a la que aparecen en los cuentos. Esos tejados tan inclinados, seguramente porque debe nevar mucho en invierno, son de cuento de Walt Disney. También, te remite a los cuentos de los hermanos Grimm. Es una arquitectura tan diferente a la de aquí...
Seguro que, algún día, iré por la zona.
Saludos
CarmeLa