Colmar, la "ciudad ideal"

Continuamos esta relación de pueblos de la Alsacia con el que fue la base de mi estancia en la región: Colmar. Es una población tranquila donde existe un muy buen nivel de vida y que recibe, especialmente en verano y en Navidades, a cientos de miles de visitantes de todo el Mundo. Es una ciudad casi perfecta, de casas preciosas medievales, de calles super limpias, ordenadas,... quizás el escenario perfecto de una película de Disney. Tiene una parte de pequeño pueblo, pero a su vez tiene avenidas y zonas residenciales donde se puede vivir alejado del turismo. Obviamente, como toda la Alsacia tiene su impronta alemana, fue dos veces de Alemania y tres de Francia, escenario en sus cercanos Vosgos de los enfrentamientos fratricidas entre europeos. Y eso se deja notar en su arquitectura por sus influencias tanto de Francia como de Alemania.

Colmar es además de la capital histórica y judicial de Alsacia, el centro de la llamada "Ruta de los Vinos de Alsacia". 

Y no todo son casas medievales. Colmar es la sede de la prefectura del Alto-Rin aunque su población permanente no supera los setenta mil habitantes, es por ello una ciudad muy "habitable". Colmar también, como hemos dicho antes, al ser capital judicial, alberga un tribunal de apelaciones.

Tribunal Superior de Apelaciones
Prefectura de la República
Teatro Principal
Fontaine Bruat 
Place Rapp

Un poco de historia

Colmar se menciona por primera vez en el Siglo IX como "Ciudad libre del Sacro Imperio" con un desarrollo importante a finales de la Edad Media y durante el Renacimiento. Estaba rodeada por murallas, sin embargo posteriormente se ve imbuida en las guerras de la Reforma, la llamada Guerra de los Campesinos y por supuesto la Guerra de los Treinta Años. A partir de ese momento pasa a ser parte de Francia, permaneciendo francesa hasta que fue cedida al Imperio Alemán, de nuevo, en 1871. La Gran Guerra que fue muy dura en esta zona le devolvió la bandera francesa gracias el armisticio de 1918.

Vista general de Colmar hacia 1550.
Cosmografía de Sébastien Munster Coll.
Biblioteca Nacional y Universitaria de Estrasburgo.

El patrimonio arquitectónico de Colmar

La ciudad tiene un rico patrimonio arquitectónico donde se recuerda ese esplendor de la época medieval, pero remozado y cuidado, muy cuidado, aunque ello sea a costa de muchas tiendas para turistas y que en las épocas de más frecuencia las calles de su centro histórico estén muy masificadas. Es la muerte por éxito de tantos destinos.




La Colegiata de San Martín

Colmar tiene una antigua colegiata, varios conventos, un teatro, y multitud de casas, muchas del siglo XIV, de estilo gótico germánico, con entramados y postigos de madera al modo francés.

La colegiata de San Martín es del siglo XIII, manteniendo su estilo gótico alsaciano, reconocida por sus paisanos como la Catedral de Colmar y la plaza donde se ubica se llama Plaza de la Catedral, aunque no es catedral oficialmente pero si es el segundo edificio católico más grande de Alsacia después de la Catedral de Estrasburgo. 






Los viernes (al menos en agosto) se pone un mercadillo de antigüedades muy interesante entre la Catedral y la Iglesia de los Dominicos. 

La Virgen del Rosal

El artista local del siglo XV Martin Schongauer pintó la que se considera su obra maestra, "La Virgen del Rosal", en la Iglesia de los Dominicos. 

Die Madonna im Rosenhag es el título original de esta misteriosa tabla del pintor del gótico flamenco alemán Martin Schongauer, del año 1473. Aunque ahora se puede observar (previo pago) en la Iglesia (des-sacralizada) de los Dominicos pertenecía a la "catedral" pero debido a su robo en 1972 (y recuperado de forma un tanto extraña un año después), se decidió que se custodiara en esta iglesia convertida en casi el museo de esta pintura. La Virgen fue decorada mucho después (1900) con un marco neogótico muy, pero que muy ornamentado, quizás excesivo. Hay varias copias de esta Virgen tanto en Francia como fuera del país.

La Petit Venisse

El río Lauch y sus afluentes riegan muchos de los distritos de Colmar, y sobre todo el canal Logelbach, parcialmente cubierto en algunas zonas, corre a lo largo de la ciudad y el río Ill también fluye cerca, hacia el este. Esta afluencia hidrológica permite una serie de canales que es lo que se conoce como "La Venisse française" en el distrito de Krutenau. 




Estos canales aunque ahora puedan parecer ornamentales tenían su utilidad para el regadío de los cultivos, e incluso como medio de transporte hacia el muelle del mercado. Se puede hablar incluso de muelle, del Quai de la Poissonnerie, donde se vendían los pescados y vivían los propios pescadores profesionales, que son las actuales casas que se sitúan en la zona.

Las profesiones tenían sus zonas, estaba también la de los carniceros y curtidores, que dan nombre a los barrios actuales como el Quartier des Tanneurs. Incluso el color de las viviendas dependía del oficio: azules para los pescadores, rojas para los carniceros y blancas para los curtidores.

La Estatua de la Libertad

Una curiosidad que te puede llamar la atención es ver en una rotonda una copia reducida, pero no pequeña, de la Estatua de la Libertad de Nueva York, y es porque en Colmar nació su escultor Auguste Bartholdi (arriba). Hay un museo dedicado a él y además una ruta Bartholdi, con algunos monumentos de plazas también realizados por él.



Datos prácticos: comunicaciones

Hay comunicaciones buenas, trenes, autobuses, autovías,... es también por eso, una ciudad ideal. Una ciudad desde la que en poco más de una hora estás en Alemania, o en Suiza. El aeropuerto de Mulhouse es compartido con Basilea y Friburgo y está a cuarenta minutos en coche desde Colmar o una hora en transporte público de tren y autobús, desde aquí además hay muchos vuelos de bajo coste a España.

Estación de ferrocarriles de Colmar

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola, Paco
Un texto muy didáctico e interesante y las fotos son muy atrayentes. Ya tengo curiosidad por visitar esa ciudad. No es la primera vez que alguien dice que Colmar es la ciudad ideal. Es una de las ciudades preferidas de un compañero del trabajo y siempre que puede me muestra fotos de Colmar. Aunque, no tiene ninguna de cerca del tímpano de la Catedral. Es original. Parece que mantiene aún, un poco de color.
Saludos
CarmeLa