Buscando al último Emperador (Ciudad Prohibida 紫禁城)

The Last Emperor, la película de Bernardo Bertolucci (1987) que yo había visto una y otra vez, y que quizás fue la que siempre me hizo buscar el viaje a China, (9 Óscars) fue la primera película que obtuvo el permiso de las autoridades chinas para ser rodada en el interior de la Ciudad Prohibida. Yo tenía tantas ganas de cruzar los cinco puentes de mármol que fue la primera visita que hicimos después de llegar a Pekín, o Beijing, como quieran ustedes llamarlo. En el último Emperador se desarrolla la historia de un personaje, Puyi, que subió al trono a los tres años y fue adorado por quinientos millones de personas como divinidad. Gobernó en la Ciudad Prohibida hasta que las fuerzas republicanas, que querían abolir la corte imperial, lo encerraron entre sus murallas. Finalmente abdicó y se convirtió durante un tiempo en un títere de las fuerzas de ocupación japonesas en Manchuria. Después llegó la revolución comunista y fue encarcelado. En los últimos años de su vida fue jardinero en el parque botánico y llevó una vida como un hombre cualquiera. Pasen y vean la ciudad púrpura, la Ciudad Prohibida...

Escena de la película cuando la entrada del nuevo Presidente de la República en la Ciudad Prohibida



La película "El último Emperador" está basada en la autobiografía
de Aisin-Gioro Pu Yi o Puyi, "Yo fui emperador de China".

Torre SE
Todavía hoy la "Puerta del Sur" sigue siendo la entrada principal de la Ciudad Prohibida.

Cola de entrada ya con el ticket comprado antes
Para entrar tienes que dirigirte al sur, donde se encuentra la oficina de tickets (son 60 yuanes por persona -precio 2014-) y luego dirigirte a la entrada para pasar el control de seguridad desde donde entras al gran patio exterior donde percibes la multitud de gente que se agolpa con sus guías en diferentes idiomas, pero sobre todo chinos, muchos turistas nacionales por todas partes. Una vez entras a la Ciudad Prohibida penetras al patio exterior por los cinco puentes, abajo en la foto puedes verlos…



Plano de la Ciudad Prohibida
La Ciudad Prohibida es una traducción del nombre chino Zijin Cheng (紫禁城)
literalmente Ciudad Púrpura Prohibida.

El nombre de Zijin Cheng es una denominación múltiple: Zi (púrpura), se refiere a la Estrella Polar, que en la antigua China se llamaba Estrella Ziwei, y en astrología china era la casa del Emperador Celestial. La región celestial circundante, el Recinto Ziwei, era el reino del Emperador Celestial y su familia. La Ciudad Prohibida, como residencia del emperador terrestre, era su contrapartida terrenal. Jin, o Prohibida, se refería al hecho de que nadie podía entrar o salir del palacio sin el permiso del emperador. Cheng significa ciudad amurallada. (Fuente: Wikipedia)





La Ciudad Prohibida se encontraba situada en la Ciudad Imperial durante la dinastía Yuan, fundada por los mongoles. Por un tiempo se trasladó de Pekín a Nankín, y los palacios fueron quemados. Luego en 1406 se volvió a Pekín y más tarde se construyó la Ciudad Prohibida durante quince años, trabajando más de un millón de trabajadores.

 

En la Ciudad Prohibida se utilizaron maderas preciosas de las junglas del suroeste de China, y grandes bloques de mármol extraídos de canteras cercanas a Pekín. Los ladrillos dorados del suelo fueron especialmente cocidos en hornos de Suzhou. Fue el hogar de veinticuatro emperadores hasta 1912, con la abdicación del último Emperador, el de la película, Puyi. Bajo un acuerdo con el nuevo gobierno de la República este último Emperador residió en el patio interior, mientras que el exterior fue destinado al uso público. Finalmente fue expulsado en el golpe de estado en 1924.

Una vez que entras por la puerta del sur accedes al Patio Exterior, atravesada por el Río de Agua Dorada, que cuenta con cinco puentes que representan las virtudes descritas por Confucio (ir a las fotos de más arriba). De este se pasa al Patio Interior que era  la residencia del emperador y su familia, 


En 1925 la Ciudad Prohibida pasó a ser el Museo del Palacio en la Ciudad Prohibida. En 1933 con la invasión japonesa se evacuaron los tesoros nacionales una parte de la misma aún se conserva en Taiwán (Museo Nacional del Palacio en Taipéi). La Revolución Cultural a pesar de los desmanes políticos, sin embargo cuidó mucho del recinto y dispuso un batallón del ejército solo para custodiarla.


La Ciudad Prohibida fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1987 por la Unesco.


La Ciudad Prohibida cubre 72 hectáreas (961 m x 753 m) y fue diseñada para ser el centro de la ciudad amurallada, la Ciudad Imperial. Esta ciudad se dividía en una parte interior y otra exterior. Nosotros nos alojamos muy cerca de ella, ya que supone incluso hoy día el centro de Beijing, más abajo está la Plaza de Tian'anmen, al sur los hutong o barrios antiguos que van quedando y más al sur el Templo del Cielo. Todo el conjunto se cierra por una muralla, de casi ocho metros de altura y un foso a su alrededor, con cuatro torres en cada esquina y cuatro puertas.






La puerta del norte se llama la "Puerta de la Divina Armonía" frente a un parque. Las puertas laterales a Este y Oeste, se llaman "Puertas Gloriosa". 

El complejo de palacio alberga numerosos salones entre ellos, los más importantes son el Salón de la Armonía Suprema, el Salón de la Armonía Central y el Salón de la Preservación de la Armonía. También están los salones de la Eminencia Militar y de la Gloria Literaria, reservado para lecturas ceremoniales de los reputados eruditos, donde se llegó a ubicar la mayor colección de libros de la historia china. Realmente, eso hay que admitirlo, la mayoría de los edificios han sido restaurados después de todos los desmanes de propios y extraños a lo largo de tantos siglos. Pero aún así, la Ciudad Prohibida te guste o te guste la película de Bertolucci, es uno de los sitios indispensables de visitar en China y los chinos lo saben, por eso tenéis que tener presente que os vais a encontrar con turistas nacionales por todas partes, así que olvidaros de que os dejen hacer fotos tranquilos y sin nadie detrás, será misión ¡imposible!


Hasta el próximo post amigos viajeros, desde la Ciudad Prohibida,
espero os haya gustado, vuestros comentarios serán bien recibidos.



Banda sonora de "El último Emperador"

6 comentarios:

tuhobbietuviaje dijo...

Una auténtica maravilla, tanto el sitio como tu relato. Un saludo y espero tus próximas crónicas.

Él y ella viajeros dijo...

Pues para estar complicado sacar fotografías, te han quedado muy chulas. Intentar acercarse a la cultura china me parece un reto inalcanzable. Un mundo completamente ajeno al nuestro y difícil de comprender. Hace tiempo vi "El último emperador", con tu entrada me ha dado ganas de volver a verla. Sigo tus próximas entradas. Muchos saludos.

Verónica Paz dijo...

Tendré que volver a ver la película! Y así quedarme con los detalles de todo lo que nos cuentas ;)

M. Teresa dijo...

Alguien me había comentado que era un "rollo" la visita de la Ciudad Prohibida. A mí me pareció una maravilla a pesar del gentío y del calor.
Por cierto, tendré que ver de nuevo la película, la tengo muy olvidada.

Un saludo

Caliope dijo...

Pues no te han salido demasiados chinos en las fotos, jeje. Un sitio mítico que creo que junto a la Gran Muralla y a los Guerreros de Xian justifican la visita a China. La película la vi en su momento y la tengo olvidada, es un buen plan para la tarde de un domingo de invierno. Un saludo!

fran soler dijo...

Que maravilla de lugar!! Tengo que verlo algún día!! lo que veo más jodido es estar entre tanta gente!! un abrazo viajero

Buzón de sugerencias