"La catedral del mar"… entre la novela y la realidad

















La catedral del mar es la primera novela del abogado y escritor español Ildefonso Falcones. Fue escrita originalmente en castellano y publicada en 2006. Narra la vida de la Barcelona del siglo XIV, la historia tiene como nexo de unión la construcción de la iglesia de Santa María del Mar, que fue el objeto de la "adivinanza" de este primero de mes en el blog. Además de nuestra visita express del otro día, hemos tirado de la Wiki para hacer este merecido post. Pero primero hay que pensar que Barcelona, ciudad condal, capital de un Condado perteneciente a la Corona de Aragón,  se encuentra en su momento de mayor prosperidad de los últimos tiempos y que los habitantes del humilde barrio de pescadores de la Ribera deciden en ese momento construir, con el dinero de unos y esfuerzos de otros, el mayor templo mariano jamás conocido: Santa María de la Mar. Básicamente el argumento de la novela es el siguiente:

Mientras se construye el edificio, Arnau Estanyol va creciendo y descubriendo Barcelona. Aunque el verdadero protagonista de la historia es Arnau, no se conoce a éste sin su padre, Bernat Estanyol, un siervo de la tierra, aunque con gran prosperidad, que se vio obligado a dejar sus propiedades y vida, junto a su hijo casi recién nacido, a causa de los terribles abusos de un señor feudal (empezó por yacer con su mujer recién desposada, según los derechos que estos señores poseían en la época, volviéndola casi una demente desde entonces); trabajará como palafrenero, estibador, soldado y cambista mientras vive una vida extenuante siempre al amparo de su catedral. Su vida, con una historia de amor complicada, pasará de la pobreza del fugitivo a la riqueza del noble, no sin provocar la envidia de sus enemigos que trazarán una conjura para llevarla hasta la Inquisición.
Parece que poco después de la llegada del cristianismo floreció una pequeña comunidad cristiana de gente de mar, fuera de sus murallas (esto se demuestra con una necrópolis cristiana donde fue enterrada la mártir Santa Eulalia). Y aquí desde esos tiempos existía una primera capilla, Santa María de las Arenas, que ya muchos llamaban Parroquia de Santa María del Mar.
La catedral del mar

"La catedral del mar" en diferentes idiomas…

  
  
  
  
   


Foto de la ©web del autor
Ildefonso Falcones de Sierra, el escritor de este best-sellers es un abogado que un día empieza a escribir y ve que su novela gusta y se vende como rosquillas por todo el mundo. Con Según él, con su novela ha pretendido homenajear a un pueblo capaz de construir en el entonces inusual plazo de cincuenta y cuatro años el que sin duda es uno de los templos más hermosos de la tierra. El éxito, como veis arriba por las traducciones, se ha extendido a más de treinta y seis países, ganando varios premios.
Santa María del Mar, o si quieren ustedes por ser más precisos, la Basílica Menor de Santa María del Mar (desde 1923 recibió el título de basílica menor por el papa Pío XI), es una iglesia gótica catalana de Barcelona, muy cercana al barrio propiamente gótico donde se encuentra la Catedral, y está situada en el barrio de la Ribera, al lado del Fossar de les Moreres donde se conmemora a los caídos durante el asedio de Barcelona de 1714, en el marco de la Guerra de Sucesión Española. Fue construida, en sustitución de la vieja Parroquia de las Arenas, por iniciativa del canónigo Bernardo Llull entre 1329 y 1383, y en ella participaron tanto Berenguer de Montagut como Ramón Despuig. Recientes estudios dicen que sobre un antiguo anfiteatro o arenas romanos, no sería de extrañar teniendo en cuenta que este país solemos construir "encima de", en vez de "al lado de...". Quizás por eso hayamos perdido tanto edificio, sobre todo religioso, pero bueno ese es otro cantar.

Con la curiosidad de la novela me fui, en una visita reciente de trabajo a escaparme a Santa María del Mar para hacer unas fotos, aunque fueran con el móvil para darle el homenaje que requería en este blog de viaje. Aunque es muy popular y probablemente muchos de ustedes la conozcan.

En las lápidas del portal de las Moreras se dice que la obra había de pertenecer, exclusivamente, a los feligreses de la zona del puerto y de la Ribera. Si ellos fueron los que pagaron y construyeron la iglesia, ellos serían los beneficiarios. Por eso es un templo de la gente de mar y por eso Santa María del Mar, la Catedral del Mar como se dice en la novela. Hay que pensar que por la misma fecha se construye la catedral "de verdad", la que estaba asociada al poder, a la monarquía, a la nobleza y al alto clero. Esta a diferencia de la otra es la iglesia popular, la de los estibadores, pescadores, marinos,... Desde la cantera real de Montjuïc y desde las playas se traen de forma "artesanal" los materiales de la construcción de este templo, una a una cada piedra, con lo que se puede, con un burro, con los brazos, a la espalda. Esa es la verdadera grandeza de Santa María del Mar.
     
Como ocurría en la Edad Media, la seguridad laboral era prácticamente inexistente, de hecho hubo muchos trabajadores fallecidos en su construcción y para colmo en 1379, cuando estaba a punto de acabarse el cuarto tramo de bóvedas, se incendiaron los andamios y las piedras sufrieron importantes daños. A ello hay que añadirle el terremoto de 1428 que hizo que se viniera abajo el rosetón provocando algunas muertes, por la caída de las piedras del mismo. En 1936 sufrió el incendio provocado por los acontecimientos políticos de la Cataluña de la Guerra Civil.
El aspecto grosero de su exterior contrasta con la maravilla de su interior, donde se evita esa sensación de altura, que la tiene por supuesto, pero sin duda se consigue la armonía propia de los grandes edificios religiosos del gótico europeo, aunque sin caer en el acostumbrado juego de luces y sombras, más propio de otras catedrales.
  
En las capillas laterales se abren estrechos ventanales, y se abren dos puertas: la puerta de Sombrereros y la de las Moreras, aunque posteriormente se abrió una nueva puerta en el ábside: la puerta del Borne.
Arquitectónicamente la Catedral del Mar es como un polígono de siete lados, todo cubierto con una bóveda de crucería y aunque es un edificio de tres naves, parece de una sola nave porque los pilares están bastante separados, para dar un espacio más diáfano del que nos tienen acostumbrados otros templos góticos más tradicionales. En esto también se ve la diferencia en la modernidad del edificio.
Aunque es difícil de fotografiar y menos con un simple móvil, como fue en este caso, hay que pensar que dispone la iglesia de tres fachadas, la principal situada en la plaza de Santa María, otra en la calle de Santa María y la del paseo del Born; en estas se aprecia lo más bonito del gótico catalán, sus torres octogonales junto a superficies desnudas y contrafuertes macizos.
La fachada principal está decorada con las imágenes de San Pedro y San Pablo, con un insuperable rosetón de estilo gótico flamígero del siglo XV. En la fachada de la calle Santa María destacan las gárgolas de los contrafuertes, el reverso de las vidrieras y, sobre todo, sus monumentales dimensiones. 
Para terminar quiero recordar que hay otras obras literarias con referencias a esta Basílica, como la obra de Carlos Ruiz Zafón, la novela El juego del ángel, y en la novela juvenil Thesaurus, Ombres a Barcelona de Àfrica Ragel.

-> Puedes si quieres hacer una visita virtual en la web de Santa María del Mar… aquí. <-
… el brillar de los colores del rosetón


+Info:


6 comentarios:

Maria Grau dijo...

me lei la novela y me encanto
la he revivido con tu post, muy buena entrada Paco.
es simplemente un sitio especial.
un saludo.

Caliope dijo...

Cuando entré la primera vez en Santa María del Mar la primera vez hace algunos años me quedé estupefacta. Tiene uno de los interiores que más me han gustado en lo que a catedrales se refiere, estoy deseando volver. Muy buena entrada Paco. Un saludito :)

Barcelona emociona dijo...

Hola Paco!

Quedaron estupendas las fotos y el post. ;)
El año pasado hice una vista guiada a la Basílica con un grupo de amig@s. ¡Preciosa!
Subimos hasta la torre. Las vistas desde azotea son espectaculares. Todavía me queda por leer el libro.

Un abrazo!

Anónimo dijo...

Me transladaste por un momento a mis tiempos trabajando en Barcelona. Promocionaba conciertos de guitarra española y estaba siempre cerca de Santa María del Mar :-) Es una belleza! lo que no sabía era la existencia de la novela! Muy buen post!

Samanta Endondesea

Anónimo dijo...

He leído el libro pero todavía no me ha surgido la ocasión de visitar la catedral. A pesar de ello, con tu post me has hecho revivir el libro. Muy buen post y bonitas fotografías!

cincuentones dijo...

Interesante reportaje. La catedral de Santa María del Mar es una obra impresionante.
Saludos.

Buzón de sugerencias