Split: el retiro de Diocleciano

Nunca una ciudad estuvo tan relacionada con una persona, como la ciudad de Split con el que fuera emperador romano Cayo Aurelio Valerio Diocleciano Augusto (244-311). Aunque Diocleciano no nació en Split, porque entonces Split no existía como tal. Diocleciano nació en la cercana  población de Salona, de la que precisamente ahora solo quedan unas ruinas. Diocleciano era ilirio. Iliria era una antigua región histórica de Europa que, en su mayor extensión, incluía la parte occidental de la península balcánica en la costa oriental del mar Adriático, un territorio que hoy forma parte de Albania, Croacia, Serbia, Bosnia y Montenegro. Diocleciano no pertenecía a la clase alta, pero fue escalando socialmente gracias a sus dotes militares, llegando a dirigir la caballería del emperador Caro. Tanta fue su fama en el ejército que tras la muerte de Caro y de su hijo Numeriano en campaña en Persia, Diocleciano fue proclamado emperador en contra del otro hijo de Caro, Carino, al que le ganó en el campo de batallas. A su golpe militar, le siguió un periodo tetrárquico, ya que nombró a otros tres cesares que compartieron el poder con él: Maximiliano, Valerio y Constancio (©Wikipedia).
Reconstrucción del Palacio de Diocleciano ©Ernest Hébrard (1912)
Vista nocturna actual del Palacio de Diocleciano desde el puerto de Split
Pero no voy a seguir contándole más historias de Diocleciano, salvo la que lo relaciona con la ciudad que hoy vamos a visitar, Split. Split surge a partir del palacio donde se retiró el emperador Diocleciano tras abandonar el poder. Debilitado por la enfermedad, Diocleciano dejó el cargo imperial el 1 de mayo de 305 y se convirtió en el primer emperador romano en abdicar voluntariamente del cargo. Vivió su retiro en su palacio de la costa dálmata, ocupándose de sus huertas. Su palacio finalmente se convirtió en el núcleo fundacional de la actual ciudad de Split en Croacia.

Split hoy día

En la primera foto veíamos la reconstrucción del Palacio de Diocleciano tras su finalización en el año 305. Hoy una maqueta en bronce, junto al paseo marítimo, nos da también una idea del tamaño y la localización de los muros y de las puertas de acceso (foto de abajo).

El palacio empezó a construirse cuando Diocleciano era emperador pero no se terminó hasta la abdicación de este. Fue entonces cuando se terminó de construir. Estaba inspirado, ver plano de la izquierda, en los fuertes romanos aunque con influencias griegas porque Diocleciano trajo consigo maestros de Oriente. Los materiales los tenía en frente, la piedra caliza blanca de la isla de Brač (de la que ya hablamos en el blog hace unos meses). El antiguo emperador se dedicó a la vida placentera de la actual Split; siguió viviendo durante cuatro años más, pasando sus días en los jardines de su palacio, hasta su muerte o su suicidio, como consecuencia de una dolorosa enfermedad. Con la muerte de Diocleciano, el palacio siguió permaneciendo a Roma, proporcionando refugio a los miembros expulsados ​​de la familia del Emperador.
    
El Palacio daba directamente al mar, por eso la parte interior está elevada, esto se aprecia al entrar por la puerta del mar, donde se aprecian las escaleras que llevan al foro. Abajo una imagen del libro Le Palais de Dioclétien (París 1912), donde se aprecia la imagen desde el mar.
Las medidas de lo que era el palacio, nos da una idea de la grandeza del mismo: un rectángulo irregular de doscientos quince metros en el norte y ciento setenta al sur. Había dieciséis torres desde las fachadas de tierra, de las que se han conservado tres de las esquinas. Abajo en la foto una de ellas.
Una de las torres que permanece intacta, la sureste
En el palacio las cuatro puertas se conocen como Puerta de Bronce (sur), Puerta de Oro (norte), Puerta de Hierro (oeste) y Puerta de Plata (este). 
Si entramos desde el mar, desde el paseo marítimo nos encontramos con una puerta sencilla, la Puerta de Bronce, o la puerta sur (foto izquierda). Es la más pequeña de las cuatro puertas, que como vemos en la reconstrucción del libro de 1912, era originalmente una puerta de mar (no había paseo ni turistas paseando) desde la que el Emperador entraba al complejo en barco, a través de las habitaciones del sótano del Palacio Imperial. Hoy es el principal punto de entrada ya que lleva a los turistas desde el paseo hasta la catedral. La Porta Meridionalis fue construida justo debajo del peristilo. 
El patio (Peristilo) es el acceso a los apartamentos imperiales, hoy lleno a rebosar de turistas. Aquí es donde tienes que comprar las entradas a los edificios más importantes: el museo, la catedral, la cripta, la torre y el baptisterio. Hoy es la Catedral de San Domnius pero era originalmente el mausoleo de Diocleciano. A su vez el templo de Júpiter, se convirtió en el baptisterio. También hay un templo justo al oeste del Peristilo llamado El Templo de Esculapio. 

Peristilo

El palacio tenía una colección de esfinges de granito de 3500 años procedentes del faraón egipcio Thutmosis III. Pero solo quedan tres en Split, la más vista es la que se encuentra en el propio Peristilo (fotos de arriba). Hay otra pero sin cabeza frente al templo de Júpiter y una tercera sen el museo.

La Catedral católica de San Domnio es muy especial, ya que no fue construida inicialmente como templo, sino, como decía anteriormente, fue formada a partir de un mausoleo imperial romano a la que se le añadió un campanario en el siglo XII.

Interior de la Catedral de Split
En el techo se pueden ver los relieves romanos de cuando era mausoleo del emperador
La mezcla de estilos a lo largo de los siglos es evidente en esta peculiar catedral. Abajo en las fotos se puede observar.

Abajo en la foto de la derecha veis uno de los mejores ejemplos de escultura románica: escenas de la vida de Jesucristo en las puertas de madera de la catedral, obra del escultor y pintor medieval croata Andrija Buvina alrededor de 1214.

Luego está la subida a la torre del campanario, no cuesta mucho tiempo y las vistas son excelentes.



Otro ineludible, cerca de la catedral es el Museo del Tesoro donde se contienen muchas de las claves de la historia de Split. Abajo podéis haceros una idea del mismo.

También puedes visitar la cripta del mausoleo (o de la catedral).

Y por supuesto hay que ver el baptisterio antiguo Templo de Jupiter, pequeño pero interesante.

Ya en el norte te encuentras a la salida la famosa Golden Gate, la Porta Aurea latina, donde se congregan muchos turistas. La puerta era la de entrada a la ciudad desde el norte y llevaba a la capital, Salona, que era la entonces capital de la provincia romana de Dalmacia.

Pero es importante también callejear por el interior del recinto de las murallas. El casco histórico de la ciudad de Split, sus plazas, su estrechas calles que son una maravilla.




    
Hay una tradición en Split: antes de irte debes tocarle el pie a este señor, que es el que tradujo la Biblia al croata, Gregorio de Nin.

Y eso es todo, hay mucha vida en Split, incluso fuera de la huella de Diocleciano.

Aeropuerto de Split



No es de extrañar que el Palacio de Diocleciano se utilizara como lugar para el rodaje de la cuarta temporada de la serie Juego de Tronos, por ello es normal que haya hasta un Museo y que te vendan recuerdos de la serie por todas partes de Split. El sótano del palacio fue el escenario del lugar donde Daenerys Targaryen guardaba a sus dragones en su palacio. Además fue también un escenario para el salón del trono de Daenerys. La escena de la rebelión de esclavos se realizó en la calle Papalićeva, en el centro del casco antiguo de Split. Las paredes de piedra en esas calles estrechas dieron mucho juego a los creadores de Juego de Tronos  para que eligieran este lugar como uno de los muchos escenarios de la famosa serie de la plataforma HBO.

 Pues os dejo con una moneda de "Don Diocle". Espero os haya gustado este peculiar recorrido por Split a través de la historia de este emperador romano. Hasta la próxima viajeros !!

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola, Paco
Algún día espero ir a Split. Tu entrada resulta absolutamente esencial para planear una visita a esta ciudad. Es perfecta para hacerte una idea de la importancia de la historia, cultura y arte de este enclave.

¡Qué construcción más monumental y asombrosa es esta del Palacio de Diocleciano! Merece más de una visita como Venecia. Sin embargo por lo que veo, también, existe más vida en Split que la del Palacio de Diocleciano.

Saludos
CarmeLa