Chez Julien, un restaurante de la Belle Époque

Chez Julien
La última vez que estuvimos en París, ya hace tres años, me preparé bien las dos o tres noches que íbamos a pasar en la ciudad de la luz. Hice una selección de restaurantes con encanto de los que te recomiendan las guías a un precio no muy elevado, porque en París hay que tener mucho cuidado con los precios. Se trataba de buscar otra cosa, y bien que lo encontramos. París cuenta con un número de edificios singulares de la hostelería más exigente y tienen una historia ligada al tiempo de la Belle Époque. En los finales del s. XIX, en París, surge el matrimonio del refinamiento de la comida con la originalidad de la arquitectura Art Nouveau. Hoy día muchos de ellos siguen vivos (algunos carísimos como La Tour d' Argent, o Le Grand Véfour).


Donde hoy se sientan todo tipo de personas, como nosotros turistas de clase media, hace cien años esos mismos restaurantes estaban reservados sólo a grandes aristócratas y gente de clase alta que tenía que ir vestidos con frac, corbata y chaleco blanco, no digamos nada de las mujeres. El restaurante del que le hablo "Chez Julien" aunque de precio módico, se distingue por su cuidada decoración. Fue el pintor Luis Trézel el encargado de mezclar esmaltes y cristal americano siguiendo los bocetos de los cartelistas de la época como el checo Mucha. Los detalles ornamentales elegidos fueron pavos junto a motivos florales y figuras femeninas envueltas en flores. Recuerda mucho los viejos carteles publicitarios de la Belle Èpoque. El Julien está catalogado como monumento histórico. Se me olvidaba decir que se encuentra justo detrás de la Puerta de Saint-Denis, en el número 16.


Brindando por París
Pero no todo son azulejos de piso, techo de cristal, decoración de cobre, estaño o caoba, en el Julien hay platos exquisitos que hacen de la noche una gala increíble para todos los sentidos: las escarapelas de melón "Philibon" y mozzarella de búfala, el lomo de bacalao asado en su piel chamuscada con foie gras de pato y espinacas o el cordero estofado con verduras. Pueden finalizar con una extraordinaria tarta de fresa "Gariguette" con muselina Borbón. Bon apetit.


Página web del restaurante
donde podeis encontrar fotos como las de abajo...

1 comentario:

Bellotita dijo...

Hola! Me ha parecido fantástico el local y si la comida acompaña entonces merece una visita! saludos

Buzón de sugerencias