Iguazú: las cataratas del Paraíso (1)


Llegué a las cataratas despúes de un largo viaje en avión con escalas en Sao Paulo, luego Río y más tarde al aeropuerto de Foz de Iguaçú. Las cataratas del Iguazú se encuentran a caballo de tres países, junto a la llamada trifrontera de Argentina, Paraguay y Brasil. Su nombre Iguazú o Iguaçu o Yguasu, proviene del guaraní "agua grande". La parte argentina se encuentra dentro de la provincia de Misiones, en el Parque Nacional Iguazú, y la parte brasileña es parte del distrito de Foz, dentro también de su propio Parque Nacional do Iguaçu del estado de Paraná, Brasil.


Realmente es espectacular el conjunto de cataratas y saltos de agua de este conjunto natural que conviene ver tanto desde el lado argentino como del brasileño. Puedes si quieres adentrarte hasta Paraguay aunque no es muy aconsejable ya que es la parte más peligrosa desde el punto de vista de la seguridad. En total se cuentan 275 saltos de hasta 80 m de altura, alimentados por el caudal del río Iguazú.
Históricamente, fue en el año 1542, cuando un primer europeo, Alvar Núñez Cabeza de Vaca, tuvo el placer de divisar las cataratas. En principio este conquistador español las bautizó como “Saltos de Santa María”, nombre que con el tiempo fue reemplazado por su primitiva denominación guaraní. Los habitantes de la zona eran los indígenas de la etnia Mbyá-Guaraní, quienes vivieron en el Siglo XVII el proceso evangelizador de los sacerdotes jesuitas de la Compañía de Jesús, famoso proceso especialmente en los últimos años con la película "La Misión". En toda la zona se configuró un sistema reduccional, con 30 pueblos distribuidos en las regiones del Tapé y el Guayrá (actualmente sur de Brasil y Paraguay, toda la provincia argentina de Misiones y parte del norte de Corrientes). Los jesuitas, como sabemos, fueron expulsados de la región en 1768 y la zona de las cataratas fue abandonada hasta junio de 1881, a partir de ese momento se producen una serie de incursiones desde el lado brasileño ya que desde el lado argentino la selva era impenetrable. De esos viajes comenzaron a producirse asentamientos que facilitaron lo que es hoy día un lugar para el disfrute de todos los turistas que aterrizan por la zona.

Fuente: Wikipedia y libro Iguaçú - Cataratas, Edit. Aventura Brasilera.
Las imágenes están escaneadas de fotos hechas con una cámara de usar y tirar de esas Kodak, porque a la llegada a Río nos dimos cuenta que a la cámara digital por la sobrepresión del avión le había estallado el cristal (ley de Murphy).


5 comentarios:

Aventurer@ dijo...

Las caratatas son espectaculares como bien dices desde los dos lados. Saludos.

Anónimo dijo...

Las cataratas son hermosas. Es un lugar que todos deberiamos conocer. Dicen que del lado de Brasil los hoteles son mas baratos que del otro lado. Si tenes pensado volver a Brasil, te recomiendo que visites los hoteles en Belo son encantadores!

Me encanta este blog. Te sigo!!!

Hoteles Santa Marta dijo...

Espectacular simplemente espectacular, de verdad es todo un paraíso una sensación nueva. Que buen viaje que buenas fotografías mil gracias por compartir tan buen articulo.

Caliope dijo...

Iguazú es de esos sitios que debería ser obligatorio visitar, que maravilla! asomarse a la Garganta del Diablo es una experiencia inolvidable. Vaya mala suerte que muriera la cámara, y encima en Iguazú...pero bueno, son imágenes que nunca se borran de la retina. Un saludo!

Guia en estambul dijo...

me gusta viajar mucho y siempre estoy viajando excursiones en estambul

Buzón de sugerencias