La ruta de Pessoa

Estatua de Fernando Pessoa, en el café A Brasileira, en el Chiado, Lisboa.
Fernando Pessoa es un poeta muy querido en la vecina Portugal. Un personaje curioso que tiene a Lisboa como la ciudad donde se encaminan sus pasos. Pessoa nació el 13 de junio de 1888 en Lisboa, frente a la Ópera de Lisboa. Sin embargo pasó parte de su vida en Sudáfrica, en Durban, porque su madre se casó por poderes en segundas nupcias con el cónsul de Portugal en esa ciudad africana. Dicen sus biógrafos que Pessoa se aisló lejos de Lisboa, la morriña de la ciudad perdida, a la que pronto volvería en el año 1905. Pero su estancia allí le proporcionó una educación británica, y el conocimiento de la lengua inglesa. Sus primeros textos y estudios están redactados en ese idioma. Pero Pessoa regresó definitivamente a Lisboa, a vivir con su abuela Dionísia y dos tías en la Calle Bela Vista. Dos años después muere su abuela Dionísia , dejándole una pequeña herencia con la que monta un negocio de imprenta, la Tipográfica Íbis. Aunque no era lo suyo y pronto tuvo que dejarla por su labor como traductor de correspondencia comercial, para en 1912 en la revista "Águia", comenzar su vida literaria: ensayo, poesía,... Murió joven, el día 30 de noviembre, a los 47 años, de un cólico hepático.

Fernando Pessoa
Lisboa recuerda a Pessoa en muchos de sus ricones, pero sobre todo es la zona de Baixa - Chiado, la más pessoística si cabe. A diario Fernando Pessoa se dirigía a la Baixa para ir a trabajar a alguna de las oficinas en las que se ocupó a lo largo de su vida. El perfil de Lisboa justifica los elevadores mecánicos de la ciudad, una nota de arqueología industrial urbana melancólica y muy lisboeta, uno de estos ascensores es el Elevador de Santa Justa, situado en el cruce de las ruas de Aurea y Santa Justa, con más de cien años en sus espaldas (1902) y con 45 metros de altura, comunicando el Baixa con el barrio de Chiado. Esta torre se debe a un discípulo de Eiffel, Raoul Mesnier du Ponsard. En el barrio del Chiado son famosas las iglesias de Nossa senhora de Loreto, Nossa senhora de Encarnaçao y Nossa senhora dos Martires. También merece la pena la ópera de Lisboa, el Teatro de São Carlos, por donde nació Pessoa, como hemos dicho anteriormente. Hay un Museo de Chiado con arte portugués del siglo XX y un aportación importante del francés Rodín.

Elevador Santa Justa
Otra alternativa gratuita al elevador es usar las escaleras de la estación de metro Baixa-Chiado.
En la Baixa merece la pena entrar en la Iglesia del Corpo Santo y por la calle del Arsenal el Ayuntamiento de Lisboa, edificio iniciado el siglo XVIII. Su calle central y peatonal, Rua Augusta entronca con la Praça do Comercio, un espacio abierto al estuario donde estuvo el Palacio Real y recuperado al mar en el tiempo del famoso Marqués de Pombal. Desde allí podemos alcanzar el Rossio, plaza de Pedro IV, desde tiempos medievales el centro neurálgico de la Baixa, y la Praça da Figueira, el centro-centro de Lisboa.



El tranvía por el Baixa

Dicen, que todos los días, Fernando Pessoa se dirigía a la Baixa por el mismo itinerario, que plasmaría en su Libro del Desasosiego, la geografía urbana de Lisboa: la mencionada Plaza da Figueira, el Hospital Real de Todos los Santos, las plazas das Ervas, Nova,... Bueno quizás Pessoa no ha sido más que una excusa para sacaros fotos antiguas de Lisboa de 2004 y 2005, habrá que volver. Siempre volver a Lisboa. Me encanta Lisboa. Saúde.


Pessoa en el Chiado



+Información en:

"Itinerario breve por la Lisboa de Pessoa" Blog de Enrique Fidel
"La herencia de Fernando Pessoa" El País - Antonio Ramos Sosa
Selección de textos y fotos de Fernando Pessoa
En Wikipedia

    5 comentarios:

    M.C. dijo...

    Yo tengo la misma foto junto al Pessoa de bronce. Creo que no hay turista que pase por Lisboa y que no se haga esa foto!!
    Saludos

    el viajero impresionista dijo...

    Algo cuento en el blog. Lisboa, ciudad llena de vida mil veces visitada y mil veces descubierta. Saludos

    MTTJ dijo...

    Cuando estuvimos en Lisboa me pareció una ciudad encantadora. El tiempo pasa muy rápido y de eso hace ya unos quince años, por lo que volver no me importaría.
    Saludos

    Aventurer@ dijo...

    Esa foto con Pessoa es muy típica. Creo que nos la hemos hecho casi todos los que adoramos la ciudad, junto al café A Brasileira...muy buen reportaje Paco y las fotos de los tranvías sin apenas gente me ha encantado. Bueno, las demás también me han gustado.Saludos.

    Tânia dijo...

    Portugal it's wonderful country to travel! this smaller but abudant the art of hospitality! Hope, you liked and come back!

    Buzón de sugerencias