Recordando un viaje a Colonia

Puertas de la muralla medieval de Colonia
Hoy os hablaré de un antiguo viaje para el que he escaneado estas fotos "de papel" con su fecha de 1997. Os hablaré de Colonia, República Federal Alemana. La colonia, la que huele bien, viene de Colonia, imagino que eso lo sabrán. Tecnicamente he leído por ahí, que cuando en la mezcla la cantidad de esencia es del 40 % en relación al solvente, se habla de un extracto, cuando esta proporción es del 20 % nos referimos a un perfume, cuando es del 10 % se habla de colonia o agua de toilette y cuando es del 5 % nos referimos al agua de colonia. El primer perfume elaborado con fines comerciales data del siglo XIV, y se conoció en aquel entonces como Agua de Reina o Agua admirable, nombres que le dio su creador, el químico y comerciante italiano Juan María Farina, quien en 1709 se estableció en Colonia, una ciudad del imperio Prusiano. Años después de su famosa invención, se supo que Farina obtuvo la fórmula de un monje que había vivido muchos años en Oriente. Precisamente, de todas las fragancias existentes en la actualidad, la más antigua es el "Agua de Colonia 4711", creada en 1796 y considerada a su vez el primer perfume unisex del mundo. Entre los famosos de la historia que lo usaron figura Napoleón I y su amada Josefina de Beauharnais. Pero también deben saber que aquí, en Colonia, dicen que está la urna de los Reyes Magos ¡qué cosas!
Como os podeis imaginar Colonia es una palabra latina (colonia de colonizar), y eso se debe a que en la antigüedad, esta ciudad fronteriza del Imperio romano se llamaba Colonia Claudia Ara Agrippinensium (Colonia Agrippina). Pronto se convirtió en la capital de una provincia romana, hasta su ocupación por los francos en 459. Mas tarde, dice Wikipedia, que Colonia se convirtió en la sede del obispado y que el Arzobispo de Colonia fue uno de los príncipes electores del Sacro Imperio Romano-Germánico. La base del crecimiento de la ciudad fue su situación a orillas del río Rin, en la intersección de las principales rutas comerciales. Por eso, Colonia fue miembro de la Liga Hanseática como Hamburgo o Bremen. Con las guerras Napoleónicas, se convirtió en francesa. Luego se adhirió a la Confederación Germánica bajo el control de Prusia, y si seguimos hablando de su historia, no podemos olvidar que fue protagonista, triste protagonista de uno de los bombardeos más duros durante la Segunda Guerra Mundial. La ciudad quedó destruida en un 80% y reducida a escombros, tan sólo quedó en pie la catedral gótica y dañada sólo levemente aunque muchos de sus vitrales antiguos no sobrevivieron a las vibraciones causadas por los bombardeos.

La Catedral de Colonia es inmensa...
Tiene en común con Cádiz sus carnavales, aquí son muy famosos. El Karneval dura desde el jueves (Weiberfastnacht) hasta el martes, durante estos días hay desfiles con carrozas. El lunes tiene lugar el gran desfile Rosenmontagszug. En total: seis días de fiesta con mucha cerveza y caramelos. El martes por la noche queman el Nubbel por haber cometido todos los pecados de los seis días pasados, en definitiva es como el Dios Momo aquí en Cádiz pero sin chirigotas, y cambiando la manzanilla y el pescaito por la cerveza y las salchichas alemanas.

El Danubio es inmenso a su paso por Colonia
En Colonia tenemos varios museos, el más famoso quizás sea el Museo Romano-Germánico, también está el Museo Wallraf-Richartz de artes plásticas, el Museo Ludwig de arte contemporáneo y el Museo del Chocolate. También hay numerosas iglesias románicas, destruidas parcialmente durante la II Guerra Mundial y reconstruidas: Sankt Gereon, St. Aposteln, Sankt Maria im Kapitol, St. Georg. Gross St. Martin, St. Ursula, St. Severin, etc. Abajo os dejo algunas fotos...

Arriba y abajo jugando con el fondo de la Iglesia Gross St. Martin, ¡Pablo tan pequeño!


Bueno y esto es todo de momento, en este mes de Marzo que dedicaremos los posts viajeros a Europa y sus encantos. Tschüss...

...y para finalizar un surtido de carnes bávaras con su buena cerveza.


1 comentario:

MTTJ dijo...

¡Qué bonita ciudad Colonia! LO que más me sorprendió fue su buen ambiente. Estuvimos un mes de diciembre y eso de que los alemanes son aburridos, nada de nada. Las calles estaban a tope y en los locales no cabía ni una aguja.
Referente a lo del agua de colonia, has contado algunos detalles muy curiosos que desconocía.

Saludos

Buzón de sugerencias