La Toscana y el cine (1): La vita è bella

Arezzo
La ciudad de Arezzo tiene a gala ser el escenario de una de las películas más bellas, más vitales de los últimos años: "La vita e bella" de Roberto Benigni, no es que lo diga yo, es que fue galardonada con más de cincuenta premios internacionales, entre los que se incluyen tres Óscar, el Gran Premio Especial del Jurado del Festival de Cannes o el César a la mejor película extranjera. El drama de la obra se centra en el personaje Guido, un hombre italiano descendiente de judíos, que vive en Arezzo en 1939, y que es el propio Director de la película. Aunque tiene el fondo de la Segunda Guerra Mundial, los nazis, los fascistas italianos, el antisemitismo, y todos los iconos que sabemos, la trama es totalmente optimista y vitalista. Hay un trasfondo que conocerán de enamoramiento entre Guido y Dora, la ex-novia de un oficial fascista, con la que será padre de Josué, el niño protagonista imprescindible de la película. Dora es precisamente la mujer de Benigni, su musa, como el bien dice. Pero la felicidad les dura poco, pues Guido, su tío y el pequeño Josué son deportados a un campo de concentración nazi. Dora, la cual no consta como judía, decide subirse al tren que le lleva al mismo campo de concentración. Separados por sexos, Guido decide hacer creer a su Josué que todo se trata de un juego en el que sólo ganará si no se deja ver por los "gruñones" guardias alemanes. Para ello, cada día inventa nuevos juegos en los cuales dice ganar puntos para conseguir el premio final "un tanque". Roberto Benigni, basa su obra en el texto "Un testimonio del Holocausto" de Vincenzo Cerami. Realmente la obra recuerda o rememora, como dirían otros, a Chaplin en su estilo. Realmente es la obra más famosa del cine italiano después de los Fellini y compañía. Pués bien Arezzo tiene marcado en su Plaza y en sus alrededores los lugares de culto de la película, fue Roma quien comenzó a poner carteles de los escenarios de películas en sus calles y ahora en Arezzo, hace unos días, vi el mismo ejemplo de marcar los detalles que fascinan a turistas, especialmente a turistas como yo enamorados del Mundo Benigni.

Con Paqui ante el comercio de Guido
Carteles como este aparecen en varios lugares de Arezzo
La puerta, la llave...
Realmente Arezzo es mucho más que un escenario de una película, pero ya hablaremos de esta ciudad etrusca con tantos rincones en donde pararse y en tantos lugares donde deleitarse, quizás una de las más bellas ciudades de la Toscana. Para finalizar os dejo un vídeo del trailer en español que encontré en YouTube. Salute cordiali!


Trailer oficial de la película.


1 comentario:

Xipo dijo...

Me encantan estos post!!! Yo también tengo en mente hacer unos post mezclando peliculas y viajes!!!
Enhorabuena!! Saludos!

Buzón de sugerencias