El Morro de La Habana

El perfil del Morro da la bienvenida a los barcos que llegan a La Habana
Hace ya varios años que no voy por la Isla pero tengo con Cuba una relación muy especial. Mi tesis doctoral me facilitó una beca en la isla y luego los contactos universitarios me hicieron pasar momentos inolvidables con los cubanos y las cubanas. Es un país encantador, el ideal para que un joven comunista europeo deje de serlo, pero bueno esa es otra historia. Independientemente del color y de la ideología, que efectivamente marca el paisaje, Cuba merece la pena descubrir. Y hoy traigo a colación uno de sus iconos, el faro del Morro de La Habana, al que curiosamente le dediqué un artículo histórico hace tiempo.

Esta foto es de 1992, uffff !!
El Faro del Morro al fondo.
Junto con Cádiz, fue La Habana una plaza codiciada por las potencias extranjeras, ello hizo que se construyera en la ciudad un conjunto de castillos, torres y fuertes, conocidos hoy familiarmente como La Fuerza, El Morro, La Cabaña, La Chorrera, La Punta,... entre otros. Sólo en 1762 pudieron los ingleses hacerse con La Habana lo que en cierto modo puede considerarse como un éxito de la arquitectura militar española, siendo el Castillo del Morro la pieza clave de cierre en la resistencia del puerto de La Habana. El Castillo del Morro sirvió también como Torre vigía, y como tal ejerció, tanto para alertar a la ciudad de posibles ataques de naves enemigas como para facilitar con hogueras de leña el posicionamiento de las naves, especialmente en temporales y cuando la niebla era muy espesa. Todavía en 1829 y por acuerdo del Real Consulado de La Habana se sustituyeron los barriles de alquitrán que se colocaban cuando había mal tiempo en los accesos a la bahía, "por seis faroles grandes con achones de cera de una cuarta de alto". Esta fue una información que obtuve para mi tesis en aquel 1992 en el Archivo Nacional de Cuba (ANC) en la Calle Compostela de La Habana, junto con los datos que ya había obtenido de el Archivo General de Indias en Sevilla (AGI).

La Torre Vigía del Castillo de el Morro de La Habana
El 7 de Febrero de 1821 el Brigadier Honorato Bouyon expone la necesidad de reformar el proyecto original, con un coste de tres mil pesos y consistente en "que dé una luz casi triple de la actual, que consuma la mitad menos de aceite". Este proyecto de Bouyon no se verá cristalizado hasta el verano de 1824 en que definitivamente se instalan unas nuevas luces de cinco reflectores dando en el intérvalo de 120 segundos dos brillos de luz de diferentes intensidades. Durante la década de 1830 a mediados de 1840 se gesta la posibilidad de construir un nuevo fanal que sustituya al construido en el Siglo XVIII. El nuevo Faro del Morro se inaugura en 1844 y se contempla dentro de un plan global de ayudas a la navegación en el Canal Viejo de Bahamas, con todo un fastuoso programa de bendiciones y actos protocolarios: banquetes, salvas, inauguración de placas conmemorativas, etc. De todo ello existe una amplia documentación en el ANC, especialmente de la construcción del nuevo edificio (el actual). Podemos resumir diciendo que el coste final fue superior a los once mil pesos y que la maquinaria en este caso, se encargó a la Fabrique de Henry Lepante en París. Sufrió algunas modificaciones un año después a causa de los daños producidos por un huracán durante los días 4 y 5 de Octubre de ese año.

La lámpara del fanal
Vista desde uno de los ventanales del Faro del Morro


Años más tarde, en 1863 el estado de las ayudas a la navegación ha cambiado considerablemente en la Isla, donde ya se constata la existencia de otros faros de La Habana, Roncali (cabo de San Antonio), Cienfuegos, Santiago, Colón, Cayo Paredón Grande, Cayo Piedras y Batabanó, y la construcción de tres más en obras, y diez más en proyecto, además del proyecto de sustituir la linterna del Morro. En la Metrópolis, mientras tanto, (en 1858) se publica el Plan General para el Alumbrado Marítimo, aprobado por la Reina once años antes, y que constituye un avanzado proyecto que perdurará hasta nuestro siglo . Por lo que respecta al que hemos llamado su "espejo", el Faro de Cádiz, como ya es conocido fue demolido en 1898 por acuerdo de una comisión de ingenieros militares y de obras públicas que lo consideró un obstáculo a la hora de defender la ciudad de un posible ataque norteamericano. Espero os haya gustado este post en el que he mezclado las imágenes, las bellas imágenes del Faro y de La Habana con un apunte histórico de lo que en su día investigué sobre la linterna más famosa de La Habana.


Una vista hacia el interior del puerto

5 comentarios:

fan dijo...

Desconocia lo del faro de Cádiz pero si sabia que la Habana se contruyó inspirandose en la arquitectura de Cádiz de hecho hay una pelicula de James Bond en la que parte de la accion se afirma que transcurre en La Habana cuando en realidad se rodaron en Cádiz esas tomas .

Paco Piniella dijo...

La Habana es Cadiz con mas negritos
Cádiz es La Habana con mas salero...

(Habaneras de Carlos Cano)

cincuentones dijo...

Un post muy interesante y unas fotos preciosas. Fuimos a Cádiz hace años y nos encantó, esperamos que nos guste tanto La Habana si algún día vamos, pues es un lugar pendiente de visitar.

Saludos.

Fran dijo...

Fascinante entrada Paco. Tengo que volver a la Habana y disfrutarla de nuevo con los 5 sentidos!!
Saludos

noticias dijo...

guaaa!! me encanta el blog, pero me poneis los dientes largos jajaj un saludo para todos

Buzón de sugerencias