El mejor bizantino de Estambul (1): Santa Sofia

Santa Sofia
Me había propuesto volver a Turquía, donde recientemente ha estado mi hijo saboreando las mieles de Constantinopla y el antiguo Imperio Bizantino. Ya hice en su día un monográfico de Estambul, pero voy a hacer ahora dos entradas dedicadas a las que para mí son las dos joyas de Bizancio, la Catedral de Santa Sofía y la Iglesia de San Salvador de Chora. Empezaremos, claro está con la iglesia de Santa Sofía la obra cumbre del arte bizantino, dedicada a la segunda persona de la Santísima Trinidad. Este centro espiritual del Imperio bizantino era la gran catedral de los patriarcas, pero era parte del Imperio en su sentido laico, ya que aquí tenían lugar los actos políticos y de poder, un poder basado en la Teocracia.

Dibujo que reproduce el esplendor de Constantinopla
Santa Sofía viene del griego: Άγια Σοφία, «Santa Sabiduría»; latín: Sancta Sophia o Sancta Sapientia; turco: Aya Sofya. Bien, dicho esto, digamos también que la actual Santa Sofía fue construída en el siglo VI bajo el poder de Justiniano por los arquitectos Antemio de Tralles e Isidoro de Mileto, que también eran famosos matemáticos, es decir que tiene la friolera de unos mil quinientos años. Pero también hay que decir que esta fue la tercera iglesia, antes se construyeron dos en el mismo lugar. Al lado os dejo una ilustración de lo que era en su apogeo esta iglesia de planta cuadrada (unos ochenta metros por setenta) con una cúpula central de treinta metros de diámetro y cincuenta y cinco de altura. No hay más que entrar en ver esta cúpula para comprender la  grandiosidad de Bizancio y lo que significó la pérdida de Constantinopla para el futuro de Europa, incluída la expansión geográfica que provocó de forma indirecta el descubrimiento de América. Los historiadores dicen que esta Iglesia o Catedral seguía los modelos del famoso Panteón de Agripa en Roma. No se trata de que aquí dejemos una lección de Historia del Arte, para eso están los libros, tan solo una breve pincelada con algunas fotos lo suficientemente atractivas para que os movais y que sobre todo que no podeis iros al otro Mundo sin ver Constantinopla, Estambul y estas joyas tan impresionantes del arte bizantino.


En Santa Sofía, como suele ocurrir con los edificios bizantinos en general, lo que se trata es de impresionar, en cierto modo hacer pequeño al hombre, que el espectador tenga la impresión de la presencia de la Divinidad, incluso si se puede llegando a atemorizarlo o al menos asombrarlo ante la majestad divina. Quizás por eso la decoración de revestimiento interior era llevar el Imperio Romano a Asia, o lo más cerca posible: el lujo que significaban grandeza. La decoración interior es por tanto un elemento importante de Santa Sofía.


Mosaico de la Deésis
La majestuosidad del mosaico

Reconstrucción virtual
Siguiendo con el tema de la decoración interior yo recomiendo buscar la sala meridional donde se encuentra el Mosaico de la Deésis (en griego, δέησις), "plegaria" o "súplica", es una representación iconográfica tradicional de Cristo en Majestad o Cristo Pantocrátor entronizado, llevando un libro y flanqueado por la Virgen María y San Juan Bautista, acompañado a veces por ángeles y santos. En otras ocasiones, también se representa a Cristo en la Cruz, pero siempre acompañado de la su Madre y de San Juan Bautista.), máxima manifestación del arte bizantino (que luego pasaría al románico y al gótico europeo). En la foto de arriba podeis ver cómo se encuentra hoy día esta maravilla, donde destaca el elemento central, el Pantócrator. Al lado en pequeñito os he dejado con una "rehabilitación virtual". Fijaros que el arte bizantino pasó de considerar los mosaicos como una alfombra o suelo más o menos artístico a subir el mismo a las cúpulas de las iglesias y catedrales, como se puede ver en Santa Sofía. Ya no eran simples dibujos geométricos, símbolos y alegorías de la vida cotidiana, sino que se trataba de las escenas más sublimes de la religión católica: ¡una maravilla hasta para los ateos que visitamos esta joya de Bizancio!

La piedra de los deseos
no se vayan sin meter el pulgar
y dar giros sobre ella
Normalmente cuando los católicos reconquistaban la peninsula ibérica derribaban las mezquitas y sobre ellas edificaban las catedrales, como ocurrió por ejemplo en Cádiz. Sin embargo Mehmet cuando tomó Constantinopla convirtió la catedral en mezquita, eso sí tapó los mosaicos y símbolos religiosos con cemento. Afortunadamente fueron posible retomarlos a partir de la restauración que se hizo entre los años 1847 a 1849 por el suizo Fossati. Hoy día son pocas las mezquitas que se conservan en España, sin embargo en Turquía permanecen en un mismo centro religioso como Santa Sofía los símbolos musulmanes con los bellos mosaicos cristianos recuperados. Finalmente os dejo alguna foto más, el próximo día hablaremos, como hemos dicho al principio de San Salvador de Chora. (Disculpen por la mala calidad de las fotos porque la cámara se estropeó y en su mayor parte se hicieron con el móvil, otras son de Wikipedia)

Hoy conviven los símbolos musulmanes con los mosaicos cristianos.

+Info:


7 comentarios:

Helena dijo...

Santa Sofía es espectacular. Te sientes pequeño cuando la visitas... Es uno de mis mejores recuerdos de Turquía.
Un saludo Paco

M.C. dijo...

A mí también me impresionó Santa Sofía! Es un lugar increible!! Aunque San Salvador de Chora, que será tu siguiente entrada, no se queda atrás!
Saludos

Mª Mercè dijo...

En este último viaje a Istanbul no he estado en Aya Sofia; sí en los anteriores y reconozco que es un monumento digno de visitar, al menos una de las veces que se vaya a Istanbul porque, si esta ciudad te gusta, no te quedarás con una sola visita.

Un abrazo!

Paco Piniella dijo...

Creo que el siguiente paso debiera ser el resto de Turquía... hay tantas cosas que ver y tan poca vida, jajajaja!

Anónimo dijo...

Hola Paco voy a estambul por mi cuenta, llego al aeropuerto de sabiha, sabes de que medio de transporte dipone este aeropuerto para llegar al centro

A.J dijo...

Santa Sofía es una iglesia bizantina usurpada y expoliada por el islam.

De bizantino ya poco le queda a ese edificio, solo el origen.

Santa Sofia es el ejemplo de lo que va a pasarle a Europa en los próximos 40 años, lA autoderrota de una civilización .

Paco Piniella dijo...

También los cristianos en la reconquista construían las catedrales encima de las mezquitas... Todas las religiones son iguales...

Buzón de sugerencias