El Panteón de Agripa, el reloj solar de Roma

Panteón de Agripa, el reloj solar más enigmático del Mundo Romano
Finalizamos la primera parte de la serie "Relojes" que comenzamos en Agosto y lo hacemos con un reloj muy particular, muchos se extrañarán incluso. Les hablo de Il Pantheon, un templo circular construido en Roma a comienzos del Imperio romano, dedicado a todos los dioses, aunque esto es un redundancia, ya que la propia palabra panteón significa "templo de todos los dioses". Los romanos lo conocen popularmente como La Rotonda, de ahí el nombre de la plaza en que se encuentra. Al principio la gente discutía mucho sobre el origen de su enorme agujero en el techo, hasta que un científico neozelandés (Robert Hannah) demostró que esa construcción del año 27 a.C. era usada también como un enorme reloj solar. La luz puede llegar al Panteón a través de dos zonas: la gran puerta de entrada, en el norte, y el agujero en el techo. Dado que el edificio se orienta al norte, la luz del sol sólo puede entrar directamente al edificio a través del techo.

Según observó el Dr. Hannah (ver en NewScientist): Durante los seis meses de invierno, la luz del sol de mediodía traza una trayectoria en el interior desde la cúpula del techo. Durante el verano, con el sol más alto en el cielo, el haz de luz se refleja en la parte inferior de las paredes y el suelo. En los dos equinoccios, en marzo y septiembre, la luz del sol que penetra a través del agujero se proyecta sobre la unión entre el techo y la pared, hacia la gran puerta norte del Panteón (en la foto). Una rejilla encima de la puerta deja pasar un hilo de luz hasta el patio delantero – el único momento en el año que ve la luz del sol, si sus puertas principales están cerradas. Hannah considera que esto no es una coincidencia. Una semiesfera hueca con un agujero en la parte superior era una especie de reloj de sol utilizada en la época de los romanos, aunque en una escala mucho menor, para mostrar la época del año. Mientras que la cúpula del Panteón es bastante plana en el exterior, forma en el interior una semiesfera perfecta.

La bóveda del techo por donde entra el Sol
El Panteón por dentro
Este imponente templo de Roma, que visitamos todos los turistas, mejor sería decir, que invadimos todos los turistas (mi hija y Paqui en la foto de al lado), fue finalizado el año 128 de nuestra era, y es sin duda, uno de los más impresionantes edificios que sobrevive desde la antigüedad. Además de la cámara cilíndrica coronada por la citada cúpula circular, dispone de un patio de columnas en la parte frontal. De todas maneras el enigma sigue vivo porque el caso no está probado ya que no hay en el Panteón marcas que le relacionen con un reloj de sol. El investigador Hannah contestó a esta duda de que no era necesarias las explicaciones, que estos relojes solares no necesitaban explicarse a sí mismos.

Esta enorme construcción hoy además es el referente de los monárquicos italianos, porque contiene los restos del rey italiano Víctor Manuel II (1820-1878). Aunque más importante es la tumba en este mismo lugar del pintor renacentista Rafael. El buen estado de conservación del Panteón se debe al hecho de que se convirtió en una iglesia en el siglo VII, cuando fue ofrecido al Papa por el emperador bizantino Focas. El edificio conserva sus puertas de bronce originales y columnas de mármol, algunas de las cuales fueron obtenidas en las canteras del desierto de Egipto y transportadas por barco a lo largo del Nilo y a través del Mediterráneo hasta Roma, con un imenso coste.

Finalmente hay que decir que como en toda investigación hay sus dudas y el propio científico neozelandés que hizo estos descubrimientos asegura que, a pesar de demostrar que el Panteón era utilizado como reloj solar, no se puede saber si éste era el propósito principal de su arquitecto, Lucio Cocceio Aucto, quien dejó para la humanidad uno de los mayores misterios arquitectónicos de la antigua Roma, encargado por Marco Vipsanio Agripa. Otra explicación nos dice que el Emperador habría sido iluminado como si fueran luces de un estudio de cine, dijo el profesor Magli. Los romanos creían que la relación entre el emperador y el cielo estaba en su punto más cercano durante los equinoccios. El sol tenía un significado especial para los romanos, como lo tenía para los antiguos egipcios. El dios Apolo se asoció con el sol, y el emperador Nerón fue representado como el dios griego del sol, Helios, en una estatua gigante llamada el Coloso, el cual dio su nombre al Coliseo. En fin... la última palabra nunca la tendremos definitiva y exacta.



Con este reloj, aunque especial reloj, finalizamos esta primera serie de "Relojes del Mundo".
Igual la serie merece repetirse en otro mes. Nos vemos en Septiembre...


5 comentarios:

PB dijo...

Muy bueno.

Pensé que ibas a incluir el reloj de Alexanderplatz en Berlín. En España tenemos algunos muy curiosos, en mi ciudad, por ejemplo, tenemos el único reloj que marca las horas a ritmo de soleares.

En Ginebra hay muchísimos relojes de sol, a cual más interesante. En mi blog de astronomía he escrito varios artículos sobre relojes. Es un tema que da mucho juego.

Paco Piniella dijo...

@Paco Bellido Gracias por tus consejos, lo dejaremos para una próxima edición, el de Berlín lo conozco de hace tiempo, pero en Suiza no he estado y solo hablo de los lugares en los que he estado, obviamente. Buen fin de verano.

fan dijo...

Muy buena entrada !! . Según tenia entendido el agujero central se hizo para lograr la estabilidad necesaria para que la cúpula no se derrumbase al distribuirse mejor la presión sobre la paredes .

Paco Piniella dijo...

Parece que a los emperadores romanos y egipcios le gustaba mucho esto de los juegos del Sol en los templos, también los mayas y otros pueblos ancestrales.

el viajero impresionista dijo...

Aquel día llovía , pero el agua no atravesaba el hueco del techo. Está visto que el genio no sabe de tecnologías. Saludos.

Buzón de sugerencias