Va siendo hora ...de volver a Valladolid

Iglesia de San Pablo
Era Octubre del 2000, las fotos "en papel", con ese color tan atractivo, al menos para mi, delatan el paso del tiempo y la necesidad de volver a Valladolid, en general me gusta mucho la zona de León y de Castilla la vieja, como se llamaba antes. Valladolid no tuvo una población estable hasta la Edad Media, es por tanto una ciudad típica de Castilla y León. Lo primero que llama la atención, cerca del Ayuntamiento, es un monumento a un señor con pose de haber hecho algo importante, un tal Pedro Ansúrez, un conde, que fue el encargado, nada menos, que de "hacer" la ciudad, por orden de Alfonso VI. Este rey encargó a Ansúrez su poblamiento, otorgándole el señorío de la misma en 1072. Valladolid empezó a crecer y empezó a llenarse de iglesias y edificios civiles, algunos de los cuales todavía hoy puedes visitar: Iglesia Colegial, Universidad o Alcázar Real. Tanto creció Valladolid que terminó siendo sede de la Corte castellana y capital del Imperio Español (entre 1601 y 1606, que pasaría definitivamente a Madrid, como todos sabemos). Pero Valladolid, dejémonos de historias, es una ciudad moderna, industrializada, quizás la más industrializada de la región y salvado el tiempo de la decadencia de provincias, hoy revive un crecimiento importante junto a edificios muy coquetos e interesantes para una típica escapada de Otoño, como fue la nuestra. Hay tiempo en unos dos o tres días de verte todas las casas, palacios, iglesias, plazas, museos, parques,... Incluso tiene un festival de Cine importante (SEMINCI) y como otras plazas castellana (para el que le guste, no es mi caso) tiene una famosa Semana Santa.

Esta foto es de © Wikipedia
Santa María "La Antigua"
Como es una ciudad muy grande, casi medio millón de habitantes, parece lógico no ser ambicioso en este post y limitarme a citaros algunas de las cosas que os recomendaría, teniendo en cuenta los años pasados. Pues bien lo que en Valladolid no faltan son iglesias y debes visitar unas cuentas. En la foto de arriba, precisamente esta uno de los edificios que le tengo más admiración, se trata de la Iglesia de Santa María la Antigua. La Antigua se levanta desde al menos el siglo XI y conserva de este tiempo una magnífica torre románica, también hay un pórtico en el lado norte también románico. El resto del edificio es gótico y neogótico, pues se levantó en el siglo XIV y fue intensamente restaurado y reconstruido en la primera mitad del siglo XX. Otro de los templos importanes es la Iglesia de San Pablo. La Iglesia conventual de San Pablo (la primera foto de este post, verarriba), es de la orden de los dominicos y uno de los templos más representativos de la ciudad, está en la Plaza ¿cómo? si claro, la Plaza de San Pablo, donde además encontrareis, el Palacio Real y el Palacio de Pimentel, los llamados sitios reales en siglos pasados. Se encuentra adosada al Colegio de San Gregorio.

Arcos exteriores a la entrada del
Museo Nacional de Escultura
Piedad (1406) © Web Museo
Otra de las ineludibles visitas es al Museo Nacional de Escultura, muy cerca de San Pablo. No es un museo cualquiera, tiene relevancia internacional, por tener la colección escultórica más importante de España y parte de Europa. Antes era un Museo Provincial de Bellas Artes, pero se le elevó durante la II República a Museo Nacional de Escultura. Ya de por sí el edificio, el sitio donde se encuentran las esculturas merecería la pena visitar, es el Colegio de San Gregorio, del siglo XV, muy restaurado en los últimos años, de hecho me consta que desde hace un par de años ha cambiado su nombre a "Museo Nacional de Escultura Colegio de San Gregorio". El Museo alberga grandes obras de la escultura española, principalmente del Barroco, de autores como Alonso Berruguete, Juan de Juni, Gregorio Fernández, Pompeo Leoni o Pedro de Mena, incluyendo también pintura de Francisco Ribalta, Rubens, o Zurbarán. Algunas de las esculturas cobran vida en la Semana Santa de Valladolid ya que procesionan en los días que dura la misma por las calles y plazas de la ciudad. Arriba hay un ejemplo de una de las piezas del Museo: una piedad anónima del siglo XV.

+ Info: Web del Museo.


Palacio Pimentel
Otra pieza interesante de Valladolid es el Palacio Pimentel. Especialmente porque fue el lugar de nacimiento de Felipe II, aquel de cuando "en España no se ponía el sol" (no se cuándo dormiría la gente, jajaja). Ahora en serio, el edificio es un ejemplo de la arquitectura palaciega castellana y hoy es la sede para la Diputación Provincial de Valladolid. Se llama Palacio Pimentel porque cuando nació Felipe II el dueño era Bernardino Pimentel. Antes había sido del Marqués de Astorga. Su construcción se iniciar en el siglo XV, y como suele ocurrir, se han ido incorporando paulatinamente elementos de épocas posteriores. Felipe II nació en su interior, porque dio la casualidad que en ese momento allí estaba albergada en el palacio la familia real para asistir las Cortes celebradas en abril de 1527. En 1530, el edificio era propiedad de los condes de Rivadavia. Los herederos de estos lo venden en 1849 a Mariano Reinoso, quien a su vez lo vende a la Diputación Provincial de Valladolid en 1875, para instalar en él sus dependencias, donde aún continúan.



Bueno, hay mucho más de Valladolid, quizás para cuando vuelva será el momento de hacer un nuevo post, más actual, pués este ha sido más de recuerdos, pero eso sí, de buenos recuerdos.

3 comentarios:

El Guisante Verde Project dijo...

Hola Paco!
Que tiempos los del "papel"... cuando, como ahora, vuelves de viajes con 4000 fotos que hay que purgar, procesar, y trabajar, tengo claro que hemos salido perdiendo con el cambio digital, jajaja.

Valladolid es una ciudad que nos gusta mucho, y coincidimos con las recomendaciones que haces. También es cierto que se echa de menos el Museo de Arte Oriental, el mejor, con mucho, de toda España.

Saludos!

Roberto & Maribel

Babyboom dijo...

Muy buen post. Me encanta Valladolid ya que si bien es verdad que la ciudad a simple vista no tiene cosas espectaculares, el ambiente, la gente y las calles le dan una mágia especial. Aunque he estado muchas veces nunca entré en el Museo de Escultura así que me lo apunto para la próxima que espero no sea muy tarde. Un saludito. ;-)

Paco Piniella dijo...

@Gus: me apunto lo del Museo Oriental para próxima visita, espero que pronto. Tienes razón con lo de las fotos digitales es auténtica basura electrónica, síndrome de Diógenes virtual, o algo parecido.
@Babyboom: realmente merece la pena ir a Valladolid.

Buzón de sugerencias