Una noche en… San Marcos

Hace muchos años estuve en San Marcos, León, en una cena de finalización de una exposición filatélica (es mi otra faceta), y me quedé con las ganas de visitar el Convento de San Marcos y pernoctar en él. Hoy día es un Parador Nacional y como saben, de vez en cuando salen ofertas que hacen menos caro este tipo de hoteles. Así que este invierno hemos estado en San Marcos, lo que en su tiempo fue, en el siglo XII, y en tiempos del rey Alfonso VII, un modesto edificio a las afueras de la ciudad amurallada y a orillas del río Bernesga, en el cual pudieran “hospedarse los pobres de Cristo”, convirtiéndose así en un templo-hospital para refugio de los peregrinos que realizaban el Camino de Santiago. Incluso, a las afueras, hay un monumento al peregrino, con el que me hice una foto. Y todo ello gracias a la labor caritativa de la infanta Sancha de Castilla que realizó una donación destinada a su construcción. Hoy, el Convento de San Marcos, es una de las grandes joyas de la arquitectura de la ciudad de León junto con la Catedral o la Basílica de San Isidoro, y ya quisieran los pobres poder hospedarse y comer en lo que puede considerarse como uno de los mejores paradores de España, aunque todo hay que decirlo, con necesidad de algo de remodelación y actualización. A continuación os dejo más fotos y más información cuya fuente está en Wikipedia.


Vista del Convento de San Marcos, hoy parador nacional


En el siglo XVI se derribó este primer edificio caritativo y se realizó una nueva obra gracias a una donación de Fernando el Católico. Los arquitectos designados para esta obra fueron: Juan de Orozco (iglesia), Martín de Villarreal (Fachada) y Juan de Badajoz el Mozo (claustro y sacristía). La construcción abarcó un gran espacio temporal siendo finalizado en la siglo XVIII. Como ya se ha dicho, es uno de los monumentos más importantes del Renacimiento español. Su fachada es una perla del plateresco que se empezó a construir hacia el año 1515. Es de un solo lienzo con muro de dos cuerpos, rematado en crestería calada y candeleros. En el zócalo se presenta medallones con personajes greco-latinos y de la Historia de España. En el sobrezócalo se representan cabezas de ángeles. La torre palaciega data del 1711 al 1714. Está decorada con cruz de Santiago y un León y presenta cuatro frisos con entablamento. La portada principal tiene dos cuerpos más peineta. En el primer cuerpo hay un gran arco de medio punto con roseta e intradós decorado. La clave es de tipo exaltado representando a San Marcos. Medallones con inscripciones bíblicas; altorrelieve de Santiago triunfante en la batalla de Clavijo. Vano de estilo barroco, con Escudo de Armas de Santiago y los del Reino de León. En la peineta están representados el Escudo de armas reales y una estatua de la Fama, obra de Valladolid. Óculo en forma de rosetón. El claustro se divide en dos tramos del siglo XVI, obra de Juan de Badajoz el Mozo, en este tramo hay un bajorrelieve obra de Juan de Juni, representando un Nacimiento. Dos tramos de los siglos XVII y XVIII. La iglesia es de estilo gótico hispano tardío, llamado “Reyes Católicos”.

Santiago en su caballo, referente básico del convento en el Camino de los peregrinos

La portada está flanqueada por dos torres inacabadas y entre ellas una gran bóveda de crucería. Destacan dos hornacinas, una en cada torre y en una de ellas se encuentra grabada la fecha de terminación de la iglesia: 3 de junio de 1541. Están representados dos relieves: Calvario con Cruz y Descendimiento de Juan de Juni. El interior presenta una amplia y espaciosa nave, con crucero separado por rejería. En el retablo mayor son destacables: Apostolado y Anunciación (s. XVIII). El museo está formado por tres salas, destacando dos de ellas que formaban la antigua sacristía, obra de Juan de Badajoz el Mozo. En cuanto al coro, la parte baja es obra de Guillermo Doncel (s. XVI), resto del Coro obra de Juan de Juni. Actualmente, este edificio tiene como uso principal el Parador Nacional con categoría 5 estrellas. Este uso se le da desde 1964, podeis ver abajo las fotos del Parador...


Interior, entrada y habitaciones en el Parador.

El interior del Parador de Turismo dispone de gran cantidad de muestras artísticas. Pinturas de la escuela flamenca, tallas de madera, muebles recuperados de iglesias y casonas derruidas, tapices, bargueños y obras de época y de artistas contemporáneos como Lucio Muñoz, Vela Zanetti, Redondela, Alvaro Delgado Ramos, Macarrón o Vaquero Turcios. La Iglesia está consagrada desde 1541. Una parte es Museo de León desde 1869, donde se enseñan valiosas obras como el conocido Cristo de Carrizo del siglo XI, la Cruz de Peñalba o el retablo de la iglesia de San Marcelo.

El claustro

Pero la historia del edificio ha sido convulsa, teniendo un gran número de usos a lo largo de su historia, principalmente tras la supresión de su uso como convento en 1836, destacando los siguientes. Prisión: Uno de sus “residentes” más ilustres fue Francisco de Quevedo, el cual fue recluido aquí por orden del Conde-Duque de Olivares durante casi cuatro años. De su reclusión escribió: “de rigurosísima prisión, enfermo de tres heridas, que con los fríos y la vecindad de un río que tengo por cabecera, se me han cancerado, y por falta de cirujano, no sin piedad, me han visto cauterizar con mis manos; tan pobre que de limosnas me han abrigado y entretenido la vida. El horror de mis trabajos ha espantado a todos”. Fue Casa central de estudios de los Padres Escolapios, Oficinas del Estado Mayor del Séptimo Cuerpo del Ejército. Prisión militar, Campo de concentración de prisioneros republicanos durante la Guerra Civil (desde el 25 de julio de 1936) y la posguerra. Y entre 1936 y 1940 uno de los establecimientos represivos más severos y saturados de la España franquista, alcanzando una población reclusa de 6.700 hombres. Fue el símbolo de la represión en León y parte de España y costó 791 fusilados, 1563 paseados y 598 sin asignar (ejecutados, paseados, muertos en los campos, etc.) además de 15.860 prisioneros políticos distribuidos por campos y prisiones leonesas y nacionales. Luego pasó a ser Cuartel de caballería, edificio de Diputación, de la Diócesis y sede del Ministerio de Guerra, Hacienda o de Educación. Incluso en 1875 el Ayuntamiento trató de derribarlo, destino del que por suerte se libró, no así otras edificaciones singulares de la ciudad que fueron derruidas. Esta es la historia convulsa de un Convento que hoy sobre todo hace las delicias de los que los visitan y aquí se alojan para ver una ciudad tan acogedora y bonita como León. Si no la conoces ya sabes.... Saludos, hasta la próxima.

Fachada principal del Convento
La Iglesia


3 comentarios:

fan dijo...

Un lugar impresionante cuando visité León este verano comimos en el parador . Saludos desde Mallorca !

el viajero impresionista dijo...

Espectacularx3. No conocía el lugar. Buenos apuntes de su historia. Un saludo.

MTTJ dijo...

Aunque el ambiente que se respira en algunos Paradores no me va demasiado, he de reconocer que algunos de ellos son una maravilla. Por las fotos que nos enseñas este edificio es enterito una auténtica joya.

Un saludo

Buzón de sugerencias