Nikopol (un rinconcito familiar), a orillas del Dniéper


Nikopol (en ucraniano: Нікополь; en ruso: Никополь, literalmente ciudad de la victoria) es una ciudad de Ucrania, en el Óblast o provincia de Dnipropetrovsk, de cuya capital también hablaremos algún día. Probablemente no sabría nada de esta ciudad sino fuera porque aquí vivió mi abuelo después de la Guerra Civil y porque aquí nacieron algunos tíos mios. Además de que en Agosto hicimos el viaje de vuelta para conocer Ucrania y es ya un rinconcito familiar para nosotros. Nikopol está situada la ciudad a orillas del río Dniéper a 100 kilómetros al suroeste de Dnipropetrovsk. Su población es de ciento veinte mil habitantes. Fue antiguamente una ciudad media de la URSS, hoy es una ciudad media de la república independiente de Ucrania.

Los cosacos
Ocupa una península alargada entre dos brazos del Dniéper en un punto donde sus riberas son bajas y pantanosas. A comienzos del siglo XX sus habitantes eran ya veinte mil entre ucranianos, judios y menonitas, dedicados fundamentalmente a la agricultura y la construcción naval. Un poco más arriba del río estaba el campamento fortificado de los cosacos de Zaporozhian, conocido por la novela de Taras Bulba, de Gogol y recordada entre nosotros por la célebre representación de Yul Brinner, calvo con su coleta, ¿se acuerdan? La obra, sin embargo, ha sido cuestionada por las caracterizaciones que hace de los judíos y los polacos. El número de tumbas en la zona recuerda las batallas que se libraron por la posesión de este punto estratégico importante. Uno de ellos, cerca de la ciudad, donde figura, junto con otras reliquias, un jarrón que representa una captura de caballos salvajes, una costumbre muy propia de los cosacos. Nikopol es, además, uno de los lugares principales en el bajo Dnieper para la exportación de maíz, cáñamo, lino y lana. 

Es rara una ciudad de la antigua URSS que no tenga un monumento a la Guerra Patria, la SGM.
Algunos edificios mantienen la estética soviética
No en vano se ha dicho siempre que Ucrania era el granero de Europa, desde tiempo inmemorial estas tierras han sido siempre muy fecundas. Por un largo tiempo fue gobernada por la Mancomunidad de Polonia-Lituania y Moscovia, que querían colonizarla. En tiempos de la "Rus de Kiev" la tierra pertenecía a los pechenegos, que más tarde fueron desplazados por la "Polovtsi" (el país de los cumanos, conocidos en Rusia en lengua eslava como pólovtsy o polovtsianos, ucraniano: Половцi, polovtsi). Estos cumanos fueron una tribu nómada del grupo túrquico occidental que habitó el norte del mar Negro y el río Volga y se asentó en diversas partes de Europa central y oriental como en Hungría y Rumanía durante el siglo XIV, que establecieron su propio estado en el sur de la actual Ucrania y Crimea. En el siglo XIII el avance de las hordas mongoles habían conquistado la zona, luego de la guerra de Crimea, se estableció el estado "de la Horda Dorada". Después de la caída de la Horda Dorada, hay un momento de confusión histórica, aunque es posible que la tierra podría haber sido habitada por una población eslava. En cualquier caso, la primera evidencia histórica concreta que se ha encontrado es un asentamiento eslavo del siglo X, cuando la zona estaba poblada por los mencionados cosacos.


Nikopol aparece documentada por primera vez en el diario de Liasota, en el año 1648. El nombre de Nikopol, se toma de la ciudad de la Victoria, debido a la conquista de de la zona de la Zaporizhia. Curiosamente, lo que podría ser el lugar más "sagrado" de la condición de Estado Ucraniano, quedó sumergida por el agua durante mucho tiempo, debido a la política soviética de la industrialización. El embalse de Kakhovka cubre ahora las tierras de la antigua Zaporizhian y los lugares de enterramiento de miles de los antiguos héroes de aquellas batallas.



Monumento a los caídos en la Guerra de Afganistán

Hoy Nikopol es una ciudad con una población algo menor que una capital de provincia española, pero con una baja densidad, se encuentra muy extendida. Sufre la crisis económica y como toda Europa le cuesta salir con la desventaja de tener que superar la caída del régimen soviético y enfrentarse a algo peor, el capitalismo salvaje sin medidas de contrapeso. A pesar de eso, es una ciudad ordenada, paralizada un poco en los años de la URSS, quizás más rusa que ucraniana y con el respeto a la tradición ortodoxa que no se ha perdido a pesar de los tiempos de la prohibición. Ucrania, ya lo he dicho en este blog en otros posts es de los lugares en Europa que todavía te pueden sorprender y merece la pena visitar. Te gustará.

Ya solo me queda inundaros esta entrada con muchas fotos que, como siempre digo,
una imagen vale más que mil palabras...

Escudo de la ciudad en el edificio del Ayuntamiento
Lenin ha sido respetado a pesar de la caída del comunismo
La extensión del Dnieper es impresionante, parece estar ante una bahía, más que ante un río



1 comentario:

MTTJ dijo...

Nunca antes me había planteado un viaje a Ucrania, pero desde hace algunos meses es un posible destino que empiezo a incubar por lo que encuentro muy interesantes tus artículos y recomendaciones.

Un abrazo

Buzón de sugerencias