Colliure y los recuerdos de Machado

Colliure, vista de la Iglesia y el Castillo desde la playa

Tumba de Antonio Machado



"Soplaban vientos del sur
y el hombre emprendió viaje.
Su orgullo, un poco de fe
y un regusto amargo fue
su equipaje".


Existen pequeñas ciudades, pueblecitos que son grandes por su memoria, por el sentido de la Historia grande o de la historia pequeña, la de las personas, la de los poetas. Colliure es uno de esos lugares santuario de los amigos del poeta sevillano Antonio Machado, aquí llegó huyendo del drama de la Guerra Civil y finalizó sus días en este bello pueblo francés, situado en el departamento de los Pirineos Orientales y en la región Languedoc-Rosellón, que ha conseguido mantener intacta toda la calma de la ciudad histórica, célebre desde la época de los Reyes de Mallorca, con una población que no supera los tres mil habitantes. A principios del siglo XX, pintores como Matisse, Derain, Signac, Georges Braque, Othon Friesz,... acudieron a esta localidad atraídos por la luz de su puerto pesquero y el colorido de sus casas que inmortalizaron en sus lienzos. Pero sobre todo fue el fallecimiento aquí, en el exilio, de Antonio Machado el que le ha dado popularidad. También desde 1949 hasta su muerte, vivió aquí el novelista Patrick O'Brian, enterrado también en el cementerio. 

Iglesia de Notre-Dame-des-Anges de Collioure
Colliure es una ciudad muy turística del Rosellón, podemos ver las fotos de sus playas abajo a finales del mes de Agosto pasado, está situado en la llamada Costa Vermilion, con ciudades vecinas a su alrededor muy bonitas como Argeles-sur-Mer, Banyuls-sur-Mer o Port-Vendres. Realmente Colliure es un antiguo pueblo de pescadores, famoso por sus anchoas, Collioure es también popular entre los artistas como citamos anteriormente, pintores gustan de inmortalizar su castillo real, (ver mi foto de arriba), sus calles estrechas y la pintoresca torre de la iglesia, de vigilancia medieval. Collioure por eso, hoy día, es un puerto comercial y sobre todo turístico.

Castillo fortaleza de Colliure
La pequeña playita de Colliure hace las delicias de franceses y catalanes

El lugar donde se levanta Collioure ya estaba ocupado por el hombre prehistórico, dan prueba de ello por ejemplo los dólmenes de la aldea de Rimbau. En la Edad Media su castillo ya citado en el año 673, es una prueba de la función estratégica y comercial de la ciudad en manos de los visigodos. Posteriormente el castillo y la ciudad pertenecieron a los Condes de Rosellón y a los reyes de Aragón desde 1172 hasta 1276, y los reyes de Mallorca hasta 1343, antes de regresar a los reyes de Aragón. Bajo el reinado de los reyes de Mallorca, el castillo, fue totalmente renconstruido entre los años 1242 y 1280, una casa templaria que lindaba al mismo se convirtió en residencia real, la ciudad se convierte en el primer puerto del Rosellón, desde donde ya se exportan el aceite y el vino, y se importaban especias, telas orientales y otros productos exóticos. Después del matrimonio de los Reyes Católicos, Fernando V de Aragón e Isabel de Castilla, el Rosellón y todo Collioure cayó bajo el dominio de la monarquía española. Francesa lo fue desde la ocupación del rey Luis XI entre 1475 y 1481, momento donde se construyen las fortificaciones en Collioure, rebautizadas como San Michel, que hoy desgraciadamente no se conservan. Su sucesor, Carlos VIII, devolvió Rosellón a Fernando el Católico, cuyo sucesor el emperador Carlos V reforzó las fortificaciones de la ciudad. El emperador decidió construir el Fort Sant Elme para proteger tanto a Collioure como a Port Vendres, hoy este castillo es uno de la fortalezas más importante en Francia y es un museo renacentista de las armas y armaduras.

Preciosa vista de playa, paseo, molino, iglesia, en Colliure
... reivindicando la catalanidad de Colliure

Curiosa imagen de Colliure nevada


En 1643, ya la ciudad fue tomada por los ejércitos de Luis XIV, antes de ser oficialmente anexada a Francia en 1659 por el Tratado de los Pirineos. En 1822, una parte del territorio de Collioure se separa para formar, con otros el término de Banyuls-sur-Mer, la nueva ciudad de Port-Vendres. A lo largo del siglo XIX, hubo un gran auge económico vinculado a la expansión del éxito de la pesca de la anchoa de Collioure y de la producción del vino. Sin embargo, este progreso se para ya en el siglo XX. Pero Colliure sigue ligada a España por su cercanía y en 1939, con la derrota del bando republicano durante la Guerra Civil española, cientos de miles de españoles se refugiaron aquí. Los republicanos son hacinados en campamentos de dimensiones infrahumanas. El castillo fue utilizado como campo de concentración por el gobierno francés para detener a las personas consideradas "más peligrosas" (comunistas y anarquistas). Cerca de mil hombres pasaron por estos campamentos como una prisión, todo un escándalo ya que en torno a un centenar de ellos murieron allí en pocos meses, antes de su cierre en diciembre de 1939 y su traslado al campamento de Vernet. El poeta español Antonio Machado se refugió en Collioure, enfermo, en febrero de 1939, y aquí murió.

Machado y Colliure

Familia Machado
Machado llevado a hombros por
republicanos por las calles de Colliure






En 1938 los Machado se trasladan de Valencia a Barcelona huyendo de las bombas. En Barcelona estarán varios meses en Torre Castañer, a las faldas del Tibidabo, algunos artículos de Machado se publican entonces en La Vanguardia. Sigue colaborando para la República y tiene un contacto más directo con la literatura catalana: Maragall, Verdaguer, Aussías March: “Como a través de un cristal, coloreado y no del todo transparente para mi, la lengua catalana, donde yo creo sentir la montaña, la campiña y el mar, me deja ver algo de estas mentes iluminadas, de estos corazones ardientes de nuestra Iberia.” El bombardeo sobre Barcelona comenzaba de nuevo y ya Machado con 63 años caminaba pesadamente, estaba bien enfermo. A la medianoche del 22 de Enero de 1939, un coche de un amigo pasó a recoger a la familia Machado para dirigirlos a Francia. 

  

El poeta con el mejor de sus trajes toma la solemne decisión de abandonar España para no volver más. Entre silencios de derrota, salen del lugar prestado donde vivían en Barcelona, la Torre Castañer. La salida por la frontera es masiva, cruel, impacable, agotadora, todo es confusión, todo el mundo huye del terror de lo que se les viene encima. Una larga caravana en la carretera de la costa que nada tiene que ver con la que hoy se vive en los domingos cuando se marcha a las playas, aquí la carretera del litoral une a ciudades atestadas de gente en coche, bicicleta, andando, en mulos, en carretas,... Girona, Figueres, Cadaqués, Llançá, Port Bou,...

Todo el que visita Colliure lleva una ramo de flores, un poema o un recuerdo para el poeta
Según he leído, 500 metros antes de llegar a Portbou desde donde se divisa la frontera, los chóferes de las ambulancias que los han trasportado hasta aquí, los dejan en la carretera. Sus escasos equipajes quedaron en los vehículos, y entre ellos el tan pequeño como apreciado maletín de Machado. Allí, en Portbou, cerca de la frontera, se perdieron para siempre los papeles que según cuenta su hermano José eran los que más valoraba el poeta. Miles de personas sin documentación, están en Cerbère-France. Machado consigue un pase para que los trasladen en media hora de tren a Collioure. El oficial de la estación les recomienda el hotelito donde él mismo reside: el Hotel Bougnol-Quintana. Machado conoce a Pauline Quintana, la dueña del hotel, una persona simpatizante de la República Española. En el hotel Machado y su familia comparten el final de sus vidas con más refugiados españoles. Y militares republicanos. Hay en el hotelito dos habitaciones en la primera planta: una para Antonio y su madre Ana, y la otra para José, el otro hijo de Ana que les ha acompañado con Matea, su mujer.

Una foto antigua encontrada en el blog de Abel Martín del Hotel donde vivió Machado en Colliure
Un precioso camposanto para albergar "a un hombre bueno"
Delante del hotel, hay una plazuela y luego a pocos metros está la playa y el puerto pesquero, una calle cercana hoy lleva el nombre de Rue Antonio Machado y cruza al nucleo del pueblo hasta donde está situado el cementerio. El pueblo es pequeño y todo se recorre en poco tiempo, el problema es entrar en coche en época turística, como lo hicimos nosotros y atreverte a aparcar, difícil tarea.

"Unos días antes de su muerte y en su amor a la naturaleza me dijo ante el espejo, mientras trataba en vano de arreglar sus desordenados cabellos: -Vamos a ver el mar. Esta fue su última de las contadas salidas del hostal. Nos encaminamos a la playa y allí nos sentamos en una de las barcas que reposaban sobre la arena. El sol del medio día nos daba casi calor. Era en ese momento único en que se diría que el cuerpo entierra su sombra bajos los pies. Hacía mucho viento. Antonio, mi hermano, se quitó el sombrero. Lo sujetaba con una mano mientras la otra reposaba sobre la cayada de su bastón como él acostumbraba hacer. Y señalando las casitas de pescadores que hay detrás dijo: -Quién pudiera vivir ahí tras una de esas ventanas, libre ya de toda preocupación Después se levantó con gran esfuerzo, emprendiendo el regreso en el más profundo silencio… Así trascurrían los días desde finales de Enero que habíamos llegado" (José Machado) 
Otra tarde baja Machado al salón con una pequeña caja de madera, un joyero. Se lo entrega a Pauline Quintana, la dueña y ya amiga, diciéndole: -"Es tierra de España. Si muero en este pueblo, quiero que me entierren con ella." (Pauline guardará el joyero hasta casi los 100 años, cuando ella murió…)
Un miércoles de ceniza, entre la bruma del invierno mediterráneo, el 22 de Febrero de 1939, Antonio Machado entra en coma y muere. Son las tres y media de la tarde. Unos días después de su muerte, su hermano José encontró en un bolsillo del viejo gabán de Antonio tres apuntes escritos por el poeta: las palabras iniciales del monólogo de Hamlet, "Ser o no ser"; cuatro versos de "Otras canciones a Guiomar"; y un último trozo de papel, contenía un verso alejandrino, sus últimos versos, escritos allí en Colliure: "Estos días azules y este sol de la infancia", un recuerdo a su Andalucía natal, al sol de Sevilla. Su entierro, por expreso deseo del poeta fue austero y civil. Julián Zugazagoitia pronuncia el discurso fúnebre que los españoles y franceses allí escuchan en un silencio total, que acaba con una copla del propio Machado: "Corazón, ayer sonoro, ¿ya no suena tu monedilla de oro?". Una vez cumplida su tarea fúnebre, los republicanos presos a los que les han permitido acudir al entierro, vuelven silenciosamente a un Castillo convertido practicamente en un campo de concentración de personas malditas por su destino. A los tres días de su muerte moría su madre.



Vídeo sobre Machado en Colliure, con intervención de Joan Manuel Serrat (YouTube)


Fuente: Blog Moldeando la luz; Blog Búscame en el ciclo de la vida; Blog de Abel Martín;


7 comentarios:

Fran dijo...

Un lugar precioso y cargado de historia. Genial post amigo viajero!! Un saludo

Caliope dijo...

Me ha emocionado tu entrada. Muy bonito Colliure.
Un saludo!

Él y ella viajeros dijo...

¡Hola Paco! No conocía tu blog viajero, y realmente me ha sorprendido esta entrada sobre Colliure y me ha hecho recordar un pasado viaje a Soria, en el que rememoramos a Machado y al que tal vez deberíamos poner una continuación llegando hasta este hermoso y entrañable lugar. Muchos saludos.

M. Teresa dijo...

Hace muchos años que estuvimos por esa zona pero tengo los recuerdos bastante difuminados. A ver si me organizo un fin de semana, me has hecho entrar ganas de ir!!!

Un saludo

moonflower (Carol) dijo...

Que pueblo tan encantador es Colliure. Estuve hace muchos años, pero con este post tan bello me has hecho entrar muchas ganas de volver.

Un saludo!

www.thewotme.com (The world thru my eyes) dijo...

Wow!! que lugar bonito bonito de verdad! ... me he quedado fascinado por esos castillos al borde del mar!. Y tan cerquita de España!

Gracias por compartirlo!, un saludo.

alejandra castro nuñez dijo...

gracias paco por compartir tan valiosa informacion del poeta, algo conocia de su muerte en el exilio en Francia, pero no me acordaba de Colliure, hoy cumpli con el precepto de que siempre dia a dia hay que crecer en conocimientos, aunque el pueblo es hermoso, me quedo con la historia sobre el poeta desde barcelona al exilio, una vez mas GrACIAS y a ver si despertamos Viva la Republica

Buzón de sugerencias