Harrods "el templo" del shopping londinense

Brompton Road, Knightsbridge, Londres

Decir Harrods es decir capitalismo, shopping, consumismo, libras esterlinas, dinero que corre, taxis llegando con jeques árabes con sus mujeres enveladas a las que no se le ven la cara pero eso si, las marcas de sus bolsos de super luxury y los relojes de oro que destacan en sus manos enguantadas de negro. Así es Londres, así es Harrods. Aquí, eso sí, encontrarás de todo, desde una joya para perros hasta el más exquisito caviar iraní o el champagne más prestigioso, incluso un lingote de oro. Todo decorado de suntuosidad británica pero con el barroquismo egipcio o árabesco de su dueño. Creo que es algo que hay que ver, con la dosis suficiente de vacuna para no caer en la compra compulsiva. Independiente de ser un centro comercial (parece que el más grande de Europa) de casi veinte mil metros cuadrados, que multiplicados por sus múltiples pisos llegan a los noventa mil, es algo más, el propio edificio es de por sí ya una joya de la arquitectura londinense.




Harrods esta situada en Brompton Road, en Knightsbridge, en el distrito real de Kensington y Chelsea. Ya hoy la marca Harrods se aplica a otras empresas: Harrods Bank, Harrods Inmobiliaria, Aviación Harrods, incluso un Harrods de Buenos Aires (aquí hablan de su posible reinauguración en 2013). Su lema Omnia Omnibus Ubique (de todo, para todos, en todas partes). Hasta 300.000 clientes visitan la tienda en los días clave como Navidades, con más de cinco mil empleados de más de cincuenta países diferentes. Creo, por eso que merece una entrada en este blog, sin que ello implique publicidad ni elogio a algo que no deja de ser un comercio, muy grande, eso si.

Ilustración de Harrods de ©Wikipedia
El fundador de Harrods fue Charles Henry Harrod (Wikipedia) con una primera sede en el año 1824, cuando contaba con solo 25 años de edad. La empresa se encontraba al sur del río Támesis en Southwark, en la calle 228 del condado de High. Harrods era un modesto comerciante de telas, mercería y camisería, luego se fusionó siendo "Harrod y Wicking", pero esta asociación se disolvió a finales de ese año. Otra fusión fue "Harrod y Co.Grocers en el número 163 de Upper Street Whitecross, Clerkenwell, ya en 1832. En 1834 también establece una tienda de comestibles al por mayor en Stepney, en Cable Street, con un especial interés en la venta de te. En 1849, aprovechando la Exposición Universal de 1851 Harrods se establece en el cercano Hyde Park, una pequeña tienda en el barrio de Brompton, en el sitio de la tienda actual. Eran tiempos de una sola habitación con solo dos empleados y un niño que hacía de mensajero, el hijo de Harrod, Charles Digby Harrod que montó posteriormente un próspero negocio de venta de muchos artículos: desde medicamentos al por menor, hasta perfumes, artículos de papelería, frutas y verduras. Harrods se expandió rápidamente y adquirió los edificios colindantes, alcanzando a finales del siglo XIX un centenar de empleados.

Departamento de alimentación de Harrods (1904)
Postales antiguas de Harrods


Revista editada
por Harrods


En diciembre de 1883, hubo una primera prueba "de fuego" para el comercio Harrods, el edificio se quemó hasta los cimientos. La crónica de la empresa dice que, incluso ese año, Charles Harrod cumplió con todos sus compromisos con sus clientes para hacer las entregas de Navidad, obteniendo a pesar del siniestro ese año, un beneficio récord. En poco tiempo, un nuevo edificio fue construido en el mismo sitio, y pronto Harrods abrió una línea de crédito del que se beneficiaron clientes famosos como el propio Oscar Wilde, Charles Chaplin, Laurence Olivier, Vivien Leigh, o el propio famoso psiquiatra Sigmund Freud. En1898, Harrods fue pionero en un establecimiento con escalera mecánica en sus tiendas Brompton Road, con caoba y balaustrada de plata. 

La tienda fue comprada por los hermanos Fayed a finales del siglo XX, en 1985. En 2010, Harrods fue vendido a Qatar Holdings, el fondo soberano del Estado de Qatar con la intervención del propio primer ministro de Qatar, Hamad bin Jassim bin Jaber Al Thani. Se pagó 1,5 mil millones de £.



La super-tienda Harrods posee 330 departamentos: ropa para mujeres, hombres, niños y bebés, aparatos electrónicos, joyas, equipo deportivo, tienda para novias, mascotas y accesorios para mascotas, juguetes, alimentos y bebidas, salud y belleza cuidado, papelería, artículos para el hogar, electrodomésticos, muebles,... 


El colmo del lujo, moda para perros, que incluye joyería especializada para los canes.

Harrods incluye 32 restaurantes, que sirven desde merienda o comidas propias de un pub a la más alta cocina. Tienes la posibilidad de solicitar a un "personal shopping". Hay una farmacia, un salón de belleza spa, una barbería, por supuesto tiene servicios financieros Harrods, un Banco Harrods, servicio de diseño, planificación de eventos privados y catering, entrega de comida a la medida "picnic" con sus cestas y cajas de regalo, pasteles hechos a medida,...

Harrods y la Reina:
amor y odio









Al-Fayed, dueño durante mucho tiempo de Harrods, con el que siguió manteniendo una cierta relación incluso después de ser vendido a los qataríes, dejó también a los almacenes un halo de misterio por el "supuesto" accidente de la princesa y su hijo Dodi Al-Fayed cuando estos eran amantes. Ello motivó un choque con las Órdenes Reales, aunque el egipcio hizo levantar una especie de memorial, dos monumentos, un tanto o un mucho hortera al que todo turista, como yo mismo caí, le hace sus fotitos: el primero, situado en la base de la escalera egipcia, desde el año 1998, consiste en unas fotografías de los dos dentro de una pantalla en forma de pirámide que sostiene una copa de vino manchada de lápiz labial de la última cena de Diana, así como lo que se describe como un anillo de compromiso Dodi comprado el día antes de morir; el segundo memorial, inaugurado en 2005 y situado junto a la escalera mecánica se titula "víctimas inocentes", es una estatua de bronce de una bailarina en una playa bajo las alas de un albatros, un ave que se dice que simboliza el "Espíritu Santo", creada por Bill Mitchell, amigo cercano de Al-Fayed y asesor de diseño artístico de Harrods durante cuarenta años.

Memorial a Lady Di y Dodi Al-Fayed en Harrods

Finalizo con algunas fotos que pueden dar a entender lo que es Harrods.
Show must go on!


Un arte en la colocación de los productos y en los escaparates...


¿Dónde esta Harrods? ... abajo mapita de Google






8 comentarios:

Lebasi dijo...

Buena entrada. Gracias.

Yo adoro viajar. I love travelling! dijo...

Una entrada preciosa... Además ahora que llegas la Navidad estos almacenes se decoran preciosos. Es una maravilla ver Harrods en esta época.

Saludos,
Trini.

Caliope dijo...

El edificio me gusta pero el interior me parece un poco ktsch y el memorial de al final de la escaleras sin comentarios, el otro me lo perdí (lo buscaré cuando vuelva, jeje). Eso sí la zona de comidas me deja boquiabierta, una pasada. Muy buena entrada,. Saludos.

Anónimo dijo...

me gustaría poder contactar contigo. te dejo mi mail jsalinas@accesocero.es

Antonio Ruiz dijo...

Jamás he estado en Londres. Tomo nota, Paco!

Paco Piniella dijo...

Antonio, suele ocurrir que uno ha estado en Nepal o en el Congo y desconoce el pueblo de al lado, tan poco pasa nada, la vida es así... pero Londres si merece una misa, como París.

El Guisante Verde Project dijo...

Paco, es verdad que hay que verlo, como dices. La parte que más nos gusta es el Food Hall, por la enorme variedad gastronómica que reúne.
Claro que, una vez allí, es inevitable recorrerlo, con un poco de distancia, no sea que nos atrape en su red... :)
Saludos!

Victor dijo...

No me llamaba la atención este centro... Pero dio la casualidad que salimos de Hyde Park y se nos puso a llover de lo lindo y pensamos en resguardarnos allí ya que nos pillaba cerca. A mi personalmente no me pareció nada del otro mundo... aunque para dar un paseo y ver alguna extravagancia, no está mal...

Un saludo!

Buzón de sugerencias