El enigma de los moáis

¿Quién movía a los moais? ¿cómo lo llevaban hasta el borde del mar?
Ahora que ha finalizado el año 2012, este se ha caracterizado por grandes avances en torno a los misterios de estas esculturas originales y enigmáticas. Porque una de las grandes incognitas de un viaje a la Isla de Pascua sea, después de contemplar los moáis por todas partes y hacerte miles de fotos como la de arriba, llegas a preguntarte cómo podían mover estas enormes moles de piedra. Cuenta la leyenda que los primeros colonos polinesios llegaron arrastrados por sus canoas a tierra, en la playa de Anakena hace mil años más o menos, después de navegar a más de mil kilómetros por mar abierto. A comienzos del siglo XVIII, llegaron a la Isla de Pascua los primero europeos que no podían creer lo que estaban viendo: cientos de estatuas enormes por la superficie de toda la isla. Existen más de 600 moáis distribuidos por toda la isla. La mayoría de ellos fueron labrados en toba del volcán Rano Raraku, donde aún quedan 397 moáis más en diferentes fases de acabado, como el que se encuentra arriba en la foto. Todo indica que la cantera fue abandonada repentinamente y quedaron estatuas a medio labrar en la roca. Prácticamente todos los moáis terminados fueron posteriormente derribados por los isleños nativos en el período siguiente al cese de la construcción.

Aquí se aprecia moais a medio camino desde el volcán al mar
Montañas enteras fueron removidas para utilizar la roca volcánica que se cortaba con herramientas de basalto y obsidiana, dándoles su forma básica en la propia cantera. Semienterradas se esculpían los detalles. En cuanto al transporte ahí si que está la controversia y las diferentes teorías. Las primeras ideas consensuadas por científicos fueron que de alguna manera se utilizarían trineos o rodillos de madera. En 1986 Pavel Pavel, Thor Heyerdahl y el Museo Kon Tiki demostraron que con una veintena de personas y algunos cabos vegetales eran suficientes para transportar una estatua de... ¡nueve toneladas! Una segunda teoría apuntaba a que fueron movidos balanceándolos con cuerdas. Durante el verano del año 2000, un equipo arqueológico norteamericano descubrió datos que sugerían la utilización de máquinas complejas en la isla hacía siglos.

Mapa de © Wikipedia con la localización de los moais en la Isla de Pascua
El geólogo Charles M. Love y un equipo de estudiantes excavaron secciones de las tres principales carreteras que sirvieron para transportar las estatuas gigantes. Parte de estas carreteras fueron excavadas originalmente en el lecho de roca de la isla, formado principalmente de roca volcánica de un tipo conocido como pahoehoe. Curiosamente, las carreteras no eran planas sino que su sección mostraba una forma característica en "V" o "U". Su anchura media era de 3,5 metros y se requería un alto nivel de conocimiento ingenieril. En algunos tramos, las carreteras estaban flanqueadas por líneas de rocas. Pero quizá lo más sorprendente es que estas rocas no estaban simplemente colocadas allí, sino encajadas en agujeros tallados en el lecho de roca que formaba el suelo de la isla. Un detalle relevante es que este tipo de agujeros se daba en los tramos en los que la carretera discurría cuesta arriba. El Dr. Love especuló con la posibilidad de que estos agujeros fueran colocados allí para acomodar algún tipo de mecanismo ideado para ayudar a mover las gigantescas cabezas de piedra y salvar desniveles que, de otra manera, requerirían un notable esfuerzo. Estos agujeros, así como la curiosa forma en "V" de las carreteras nos indicaban que aún existían importantes incógnitas sobre el sistema que emplearon los nativos de la isla de Pascua para erigir sus misteriosos moáis. (Fuente: National GeographicWikipedia.)

aquí se puede comparar el tamaño de un moai


Los avances realizados en 2012 por National Geographic

Ahora tenemos una nueva teoría. Las enormes moles fueron desplazadas aproximadamente once millas (18 km) desde la cantera sin utilizar la ayuda de ruedas, grúas o tracción de grandes animales, se movieron exclusivamente gracias a cuerdas y tracción humana. Terry Hunt, de la Universidad de Hawai y Carl Lipo, de la californiana Universidad Estatal de Long Beach han trabajado juntos y con el arqueólogo Sergio Rapu, que pertenece a la etnia de los Rapanui, han desarrollado una nueva teoría sobre el movimiento de los moais, basado en una base en forma de arco y el uso de cuerdas de una forma concreta. El año pasado, en investigaciones de mano de National Geografic Society, Hunt y Lipo demostraron que con dieciocho personas con tres cuerdas y un poco de práctica podían mover un moai de cinco toneladas varios metros. Por ello, muchos de los indígenas Rapanui siguen manteniendo firme una teoría, y afirman que ellos saben la verdad respecto al dilema: "Las estatuas caminaban..." (ver la ilustración y los vídeos de abajo).

© Fernando G. Baptista, National Geographic


Video-animación por: © Hans Weise, Spencer Millsap, Fernando G. Baptista, and Fanna Gebreyesus


Simulación real: En las imágenes una réplica de cinco toneladas, amarrada con tres cabos y movida por la fuerza de dieciocho personas que realizaron esta simulación para © National Geographic.


Los pukaos

Esta foto es de ©Wikipedia


En un principio, estas estatuas gigantes llevaban también unos copetes o moños de piedra roja, llamados pukao de más de 10 toneladas, que se extraían del cráter de Puna Pau; a veces, muy lejos de las estatuas. Además, después debían elevarse hasta la debida altura para colocarlos en las cabezas. La teoría más extendida es la de que el pukao representa un peinado o tocado, al ser habitual que se untaran el cabello utilizando el rojo de la piedra volcánica o también que representara algún tipo de sombrero ceremonial utilizado en rituales. Se han contabilizado unos cincuenta moáis con pukao y treinta y uno tocados en las canteras de la isla, también llamados hau hiti rau ("tocado que hace crecer los brotes"). En 1978, se descubrió que, en las cavidades oculares, solían colocarse placas de coral a modo de ojos. Estas fueron retiradas, destruidas, enterradas o arrojadas al mar, en donde también se han encontrado. Esto concuerda con la teoría de que los mismos pobladores los derribaron, quizás durante guerras tribales.

En esta foto, que si es mia, hay un moai con pukao y otro no
Los moáis de la playa de Anakena llevan algunos los pukaos colocados encima.



Fuente: National Geographic; Wikipedia.

7 comentarios:

VERÓNICA CORRALES dijo...

ESPECTACULAR ENTRADA Paco. Para aquellos que soñamos con visitar algun dia Pascua y sus misterios es todo un lujo leerla.

Yo ante los dilemas q se plantea la humanidad como el transporte de los moais o la construcción de las pirámides mi respuesta es siempre la misma: extraterrestres. Porque no me puedo creer q hace 6000 años se construyeran tan bien esas cosas y hoy en dia con los medios que hay no hagan ni una construcción en condiciones :)

Un abrazo Paco

marc dijo...

Es realmente un sueño de isla!

Él y ella viajeros dijo...

¿Qué se siente al estar junto a un moái? Es verdad que puedes hacerte mil preguntas sobre el cómo y el por qué, pero la sensación de vértigo ante algo tan sorprendente y lleno de misterio, en un paraje tan espectacular, supongo que eso no debe de olvidarse jamás.
Feliz año 2013.

Caliope dijo...

Muy buena entrada! Espero poder ir algún día a la Isla de Pascua y verlos in situ, debe ser impresionante. El halo de misterio siempre rodeará a estas grandes estatuas. Feliz año 2013!

Davestraits dijo...

Todo un anhelo viajero. "Las estatuas caminaban..."

Makaveli dijo...

Un lugar mágico sin ninguna duda y un hito para todo viajero.

Iciar dijo...

El misterio que envuelve la Isla de Pascua y a los moais hace que sea uno de mis mayores sueños viajeros.
Gracias por acercarme un poco más.
Sea como fuere, no hemos inventado nada.
Saludos y gracias por prestarme tus fotos!

Buzón de sugerencias