Salamanca,... con los ojos de Unamuno

Unamuno










Ver la ciudad como poso del cielo en la tierra de las aguas del Tormes es una fiesta para los ojos y para el espíritu. 

"Salamanca, Salamanca
renaciente maravilla
académica palanca
de mi visión de Castilla
Oro en sillares de soto
en las riberas del Tormes;
del viejo saber remoto
guarda recuerdos conformes.
Hechizo salmanticense
de pedantesca dulzura;
gramática del Broncense,
florón de literatura.
¡Ay mi Castilla latina
con raíz gramatical,
ay tierra que se declina
por luz sobrenatural!"


Monumento a Unamuno
Siguiendo con la serie de paisajes literarios traemos a la memoria de este blog de viajes un escritor y una ciudad, simbiosis perfecta en el caso de Miguel de Unamuno y Salamanca. El año pasado precisamente tuvo lugar el Año Unamuno, con numerosas exposiciones y actos conmemorativos. Nosotros estuvimos camino de León, en una de esas escapadas relámpagos que tanto nos gusta. Y Salamanca es tan bonito que no pudimos evitar la tentación de acercarnos,... aquí te dejo este post dedicado a Salamanca, con los ojos de Unamuno, su antiguo Rector y privilegiado vecino.
Casa Museo de Unamuno
Unamuno realmente no es salmantino sino bilbaíno (1864) de la calle de Ronda del viejo Bilbao, donde aún hoy se conserva la casa natal. En esa época, tan joven vive en Bilbao la muerte de su padre, y la guerra, la tercera guerra carlista. Ya de adolescente (1880) se traslada a Madrid para estudiar Filosofía y Letras. Pronto lee su su tesis en la capital de España (antes solo se podía ser doctor por Madrid hasta 1904) y trabaja dando clases, y aportando artículos en prensa, a la vez que prepara oposiciones a cátedras de Instituto y Universidad. Milita en el Partido Socialista durante un timepo y consigue la plaza de catedrático de Lengua Griega en la Universidad de Salamanca, ciudad que lo acogería y le da en el curso académico del año 1900, la oportunidad a Unamuno de pronunciar el discurso inaugural, resultando éste tan innovador en sus propuestas educativas que motivará su elección como Rector de la Universidad.

Vídeo producido por © Universidad de Salamanca
Como Rector, se traslada a la residencia rectoral de la Universidad, junto al Patio de Escuelas, hoy Casa-Museo, donde vivirá hasta su destitución ministerial en el año 1914. Durante la Primera Guerra Mundial apoyando a los aliados frente a los germanófilos, fue candidato a diputado por el partido Republicano de Vizcaya, una vez que abandona el PSOE y se manifiesta contra el rey Alfonso XIII, lo que le valdrá un buen disgusto al ser procesado por injurias y condenado a prisión y más tarde el destierro a Fuerteventura, hasta que consigue huir a Francia con intelectuales como Ortega y Gasset, o Blasco Ibáñez. A la caída de Primo de Rivera vuelve entre recibimientos y homenajes a Salamanca a ejercer como catedrático de Historia de la Lengua Castellana en la Universidad.
Casa de Unamuno - © Público
Medallón en la Plaza Mayor homenaje a Unamuno
Se presenta a las municipales por la coalición republicano-socialista, lo que le convierte en concejal y protagonista de la llegada de la Segunda República desde el balcón del Ayuntamiento de Salamanca. Es nombrado Presidente de Honor de la corporación municipal a perpetuidad, Presidente del Consejo de Instrucción Pública, Diputado a Cortes, Rector de la Universidad de Salamanca y posteriormente Rector vitalicio, ciudadano de Honor de la República y propuesto para la Academia Española y para el Premio Nóbel, pero... ahí llega la diferencia con otros intelectuales, rompe con los postulados que tanto había apoyado y critica la marcha de la República Española hasta el punto de adherirse al levantamiento militar a comienzos de 1936 como única salida al caos que ve. Su verdadero calvario fue ver cómo Franco hacía bueno a las fechorías que él había visto de los republicanos, su decepción de Franco hace que se recluya en la llamada casa de Bordadores, donde morirá el 31 de Diciembre de 1936, tras haber sufrido la muerte de su mujer y de su hija Salomé. Ese mismo año antes de morir tiene el incidente con Millán Astray y sus célebres palabras "Vencer no es convencer, y hay que convencer, sobre todo, y no puede convencer el odio que no deja lugar para la compasión." Su espíritu crítico le valió para ser siempre una persona solo dependiente de su pensamiento, nunca del mundo material, un "salmantino" universal.
Visitar Salamanca con los ojos de Unamuno es pasear por la Universidad (encontrar la famosa rana), saludar a Fray Luis de León otro pensador universal, otro crítico, otro personaje de idas y vueltas del exilio. Visitar la Salamanca de Unamuno es callejear por la Catedral, la casa rectoral, donde vivió, las callejuelas, las vistas al Tormes...
Fray Luis de León 
 Para Unamuno Salamanca no es un decorado de su vida es mucho más, para don Miguel Salamanca representaba lo que todavía hoy en parte es, la cultura de los libros, la intelectualidad suprema de una Universidad especial, refinada, clásica, tradicional, el pasado como recuerdo, la sobrenaturalidad de sus paisajes, desde donde descubre una Castilla como le ocurre a Antonio Machado con Soria, una Castilla fecundadora de pensamiento como dice Luciano González Egido en su libro, que recomiendo "Salamanca, la gran metáfora de Unamuno". Pensemos que Unamuno deja un Bilbao en plena efervescencia siderurgica y con un crecimiento industrial exponencial a esta Salamanca de no más de veinte mil habitantes anclada en la Historia con mayúsculas. La Universidad de Salamanca (Universitas Studii Salmanticensis) es la más antigua de España que existe en la actualidad y una de las cuatro más antiguas de Europa (abiertas actualmente), tras las de Bolonia, Oxford y París (hoy La Sorbona).
Paraninfo de la Universidad ©Wikipedia
La Universidad de Salamanca, cuando fallece Unamuno y como acto conmemorativos de su propio setecientos cumpleaños se propone honrar la figura de su Rector con obras en la casa rectoral y en la casa familiar de Bordadores, recupera el mobiliario original y los recuerdos personales (arriba hay una foto). La Universidad además tiene su colección de libros que don Miguel donó antes de morir a la institución de la que fue en tres ocasiones su Rector: cerca de seis mil volúmenes. Además la Casa-Museo alberga un archivo con documentación para investigadores.
Y para terminar, habrá que callejear, le dejo las fotos de nuestra visita...
La Casa Museo Unamuno - Servicio de Archivos y Bibliotecas (Universidad de Salamanca)
Dirección: C/Libreros, 25 - 37008- Salamanca (España)
Tfno.: (34) 923 29.44.00 Ext. 1196
e-mail: unamuno@usal.es




+Info:

3 comentarios:

Él y ella viajeros dijo...

Me gusta mucho descubrir ciudades de los ojos de un escritor o incluso de alguna de sus obras (estoy pensando en el Oviedo de "La Regenta"). Con Don Miguel tengo una especial relación, mi primer libro "serio" fue "Niebla" y de ahí, pasé a la Generación del 98, sin pensar. De Salamanca también tengo muchos recuerdos, hermosa ciudad universitaria, a la que siempre se desea volver. Muchos saludos, precioso post.

El Guisante Verde Project dijo...

Una idea excelente, aunque siempre se puede encontrar una excusa para visitar Salamanca, hacerlo de la mano de alguien tan unido a ella es un gran modo de acercarse a esta ciudad.
Saludos!

Maria Grau dijo...

Me ha gustado saber más de Unamuno. No conocía estas facetas de su vida y veo que su vida fue muy interesante. Salamanca fue una de las primeras ciudades que pise y le guardo un grato recuerdo. Es como esos amigos que sabes que están ahí aunque no se vean. Un saludo Paco.

Buzón de sugerencias