Oporto, la melancólica y la trabajadora


Hay mucha gente que me comenta que no le gusta Oporto, que es muy sucia, quizás decadente, pero yo creo que es una ciudad como de morriña, de melancolía. A mi al menos me encanta, bueno realmente no soy muy imparcial en esto, adoro Portugal, ahora con la crisis quizás más porque me solidarizo mucho con su gente, como Saramago soy muy ibérico, ahora que está de moda irse de España, yo preferiría unirme a Portugal, pero bueno, no me enrollo, simplemente estoy presentando Porto, Oporto, la ciudad a orillas del Gran Río, el Río Duero, el Douro. La capital del vino que internacionalmente da prestigio a la ciudad, el Oporto que acaricia la garganta y nos deleita a todos. Segunda ciudad más importante de Portugal después de Lisboa. Aunque no llega a los trescientos mil habitantes, pero con su área metropolitana casi llega a los dos millones con la industial Vila Nova de Gaia.



La leyenda cuenta que Cale era el nombre de uno de los argonautas griegos que llegó hasta aquí en un viaje que hizo y fundó un enclave comercial. La realidad es que Cale era un pequeño asentamiento que ya conocían los griegos y que los romanos trasladaron a un lugar de mejores condiciones donde se pudiera construir un puerto. Durante las invasiones bárbaras, Cale pasaría a control sueco, musulmán, leonés y finalmente es el origen de la nación independiente de Portugal.

Oporto y Lisboa, Barcelona y Madrid, eso dicen los porteños, porque Oporto es en parte uno de los motores económicos del país más allá de la burocracia lisboeta (Lisboa gasta, Coimbra estudia, Braga reza y Oporto trabaja). Hay toda una subregión que se llega a ampliar hasta lo que viene en llamarse el Área Metropolitana de Oporto, con cobertura a través del metro más largo del país. Oporto es una ciudad antigua que cuenta con un amplio patrimonio histórico, aunque durante las últimas décadas ha sido sometida a una amplia modernización. Los comerciantes de vino ingleses le dieron un cierto toque británico aunque muy difuso por la preponderancia del carácter portugués orgulloso de un centro histórico Patrimonio de la Humanidad.


Uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad es la Torre de los Clérigos, realizada por Nicolau Nasoni. La Iglesia de los Clérigos fue construida entre 1735 y 1748 en un estilo barroco. Su nombre viene de la "Hermandad de los Clérigos Pobres" en el casco antiguo de la ciudad en el cerro de los ahorcados, ya que ese era el lugar donde se enterraban a los ajusticiados. Sus 76 metros de altura le hace ser la torre más alta de Portugal con 200 escalones y 49 campanas. Tu eliges entre vistas y agujetas el día siguiente, jajaja...

La Torre de los Clérigos
Es un punto que se divisa desde casi toda la ciudad

  • Horario de los Clérigos

Iglesia: De lunes a sábado de 8:45 a 12:30 y de 15:30 a 18:30 horas.
Domingos: de 10:00 a 13:00 y de 21:00 a 22:20 horas.
Torre: De abril a octubre de 9:30 a 13:00 y de 14:30 a 19:00 horas.
Desde noviembre hasta marzo: de 10:00 a 12:00 y de 14:00 a 17:00 horas.
Agosto: de 10:00 a 19:00 horas.

Precio: Iglesia: Entrada gratuita. - Torre: Entrada general 2€.




La ciudad esconce multitud de rincones y lugares curiosos que hacen de Oporto una visita indispensable, sobre todo para los españoles que estamos tan cerca.


Los Clérigos desde la Catedral
Catedral de Oporto, también en la segunda foto con la que comienza este post se puede apreciar
La Catedral de la Sé de Oporto comenzada a construir en el siglo XII, esta situada en el barrio de Batalha, junto a las murallas, tiene un aspecto de fortaleza con almejas. La mayor parte de la catedral es barroca pero la fachada permanecen románicas, y el claustro sin embargo es gótico. Refleja en cierto modo la sobriedad del barroco y la contra-reforma. El claustro del siglo XIV está decorado con los típicos azulejos religiosos de toda la nación.

Desde la Catedral podemos bajar por sus empinadas calles hasta el río...


Pero Oporto es conocido como Puerto del vino, del vino de Oporto. Enfrente de la ciudad de Oporto, en la localidad de Vila Nova de Gaia, se ubican la mayoría de las bodegas. Este vino más dulce que otros como el jerez, debe su especialidad a que el aguardiente que se le añade corta la fermentación y mantiene el sabor dulce original de las uvas pero con un alto nivel de alcohol. La idea de añadirle aguardiente al vino surge en el siglo XVII, cuando los comerciantes ingleses se interesan por comprar vinos portugueses; estos vinos no soportaban los largos viajes en los barcos en los que los transportaban, así que empezaron a fortalecerlos con aguardiente para que no se estropearan.


La mayoría de las bodegas más famosas tienen tienda cercana al río:
  • Bodega Ramos Pinto
  • Bodegas Offley
  • Bodega Sandeman
  • Bodega Ferreira
  • Bodega Calem



Los ravelos son los barcos dedicados tradicionalmente al transporte de barricas de vino de Oporto desde los viñedos hasta Vila Nova de Gaia para su salida por el Puerto, por Oporto. Ya ahora han dejado de tener el sentido práctico por el uso turístico de los pasajeros que quieren rememorar la derrota fluvial hasta el Atlántico pasando todos los puentes de la ciudad. 



Otra atracción sociológica es como siempre visitar un mercado donde se percata uno de la vida diaria de una ciudad. En este caso os recomiendo el Mercado de Bolhao, próximo a la Avenida de los Aliados, que desde el año 1914 es el mercado de carne, pescado, fruta, flores y muchos otros productos. Tiene varias plantas en torno a un patio central.


+ Info: Oporto.net; Wikipedia

Me despido con la foto de mi padre, que ya hoy no está entre nosotros,
con él hice este último viaje a Oporto, su recuerdo me quedará siempre
porque me enseñó la importancia de viajar. Hasta la próxima


10 comentarios:

Antonio Ruiz dijo...

Qué recuerdos, Paco.

Estuve hace un par de años allí, y fue con mi primer enanano, su primer viaje al extranjero. Es una ciudad fantástica, me encanta!!!

Imagino que tendrás unos recuerdos preciosos por haberlo hecho con tu padre.

Un abrazo enorme.

Elisa Conde dijo...

¡Qué preciosidad!
Gracias por recordarme que lo mío es para matarme... ¡no conozco Portugal!... Tus fotos me lo están gritando: ¡Este año tiene que ser!

Saludos

alejandra castro nuñez dijo...

me encanto el post, tantas emociones, tantos deseos, gracias, tuve la suerte de conocer lisboa, coimbra y oporto, y muchos me hablaron mal de porto ... sin embargo a mi me gusto, el color douro de ese rio al atardecer... gracias por compartir tus sentimientos un abrazo grande

M. Teresa dijo...

A mí también me encanta Oporto. Ese aire medio decadente le da un aire romanticón y melancólico que me fascina. Además se come de maravilla y no digamos cómo está el oporto.

Un abrazo

Merche Gallart dijo...

Me encanta Oporto, me pareció una ciudad muy interesante, con tantos miradores, iglesias y torres desde donde uno podia apreciar las vistas de la ciudad. Y que decir de las adegas? disfrute del vino y la comida como siempre que he ido a Portugal.Este pais tiene un aire de nostalgia me atrae. Buen reportaje Paco... saludos y feliz domingo!

Él y ella viajeros dijo...

Pues a mi me parece una ciudad encantadora, aunque pones unas fotos tan bonitas que, sin duda, cualquier destino me lo parecería.
Estuve en Oporto hace mucho tiempo, algo menos en Lisboa, que está entre mis favoritas y cómo tu dices, tiene Portugal un aire melancólico (así como de fado) que le sienta estupendamente. Muchos saludos.

Diana Toma dijo...

Portugal es un país con mil y una maravillas , y Oporto es una más. Me encanta la ciudad, estuve hace unos cuantos años y me encantó. Conozco poco la ciudad ya que no estuve mucho tiempo ni la pude explorar debidamente, al contrario de Lisboa, que me la conozco como la palma de mi mano y es una ciudad magnífica
Diana
http://elmundoidiomas.blogspot.com.es

El Guisante Verde Project dijo...

Hola Paco! A nosotros también nos gusta Oporto. Es una ciudad que (Roberto) empecé visitando cuando era pequeño, y a la que he vuelto, ya como guisante en dos ocasiones. Son ya, al menos seis. Al llegar siempre me sucede lo mismo, la encuentro descuidada, más pequeña de lo que la recordaba, y pensando que voy a hacer aquí cuatro días. Y de pronto, al día siguiente, nos tenemos que ir. No se como ha sucedido, pero Oporto, una vez más nos ha atrapado.
Para ti, evidentemente, será siempre una ciudad especial.
Un saludo!

VagaMundos dijo...

Um excelente artigo sobre o Porto. Parabéns Pablo!
Saludos

María Grau dijo...

Soy una enamorada de Oporto, con sus bellezas, excelencias y decadencias. Tiene algo especial y atrayente.
Bonito Y amoroso post por esta ciudad tan bonita y especial.

Buzón de sugerencias