Tomar y los caballeros de la Orden de Cristo

Convento de Cristo, Tomar, Portugal
Este mes en el adivina-adivinanza el lugar era Tomar (o Thomar), una ciudad portuguesa muy pequeña que apenas llega a los cincuenta mil habitantes. A pesar de la dificultad, fue adivinada por nuestra visitante asidua Carmen. La ciudad poco tiene, más allá de la visita al Monasterio Convento de la famosa Orden de Cristo, pero ¡vaya monasterio! es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde hace más de treinta años. Y Tomar es, junto con otros castillos y fortalezas (Castillo de Almouro, Castillo de Soure, o la Torre de Belém), el conjunto patrimonial de los templarios portugueses. Por supuesto es de los grandes monumentos nacionales del vecino país (Alcobaça, Batalha, Jerónimos,...), aunque su número de visitantes, por estar alejado del circuito, es menor. Merece mucho la pena y en este post intentaremos desgranar con fotos y textos lo que fue y es el Convento de Cristo de Tomar.

En el techo de la Iglesia del Convento de Cristo se aprecia la mezcla simbólica: caballeros templarios, religiosa, los elementos náuticos de los descubrimientos portugueses, los escudos de la nueva nación...


Ordem de Cristo, o los templarios portugueses

Los templarios


La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo y del Templo de Salomón (Pauperes Commilitones Christi Templique Salomonici), la Orden del Temple o de los caballeros templarios fue clave para la Historia de Europa durante al menos dos siglos, desde el año de su fundación en 1118 por Hugo de Payens tras la Primera Cruzada con el objeto de proteger a los peregrinos que iban a Jerusalén. La pérdida de Tierra Santa hizo que la Orden perdiera apoyos políticos y religioso, además de propagar una idea de orden secreta y peligrosa para el rey Felipe IV de Francia, que comenzó a presionar al Papa para que la disolviera, consiguiendo al final el apresamiento de estos caballeros que fueron torturados y posteriormente quemados en la hoguera, salvo aquellos que pudieron salir por patas, de caballo hacia otras naciones vecinas como Portugal.


Símbolo de la Orden de Cristo
©Wikipedia






Los templarios entran en Portugal al igual que en Francia, solo unos años después colaborando con los Reyes en la Reconquista frente a los árabes que ocupaban toda la Península Ibérica. Reciben posesiones como el Castelo de Longroiva y el de Cera, cerca de Tomar, que se convertiría en su sede regional provisional hasta la construcción de este Convento de Cristo. Los templarios estaban muy bien vistos en Portugal, al contrario que en Portugal. Los reyes portugueses ante las presiones papales lejos de "quemarlos" se limitó a cambiarles el nombre por el de la Orden de Cristo, cambiando las reglas, votos y la forma de elección de los cargos. Recibieron de los Reyes extensas tierras y mucho poder político, especialmente a partir del rey Don Dinis. De hecho la Orden de Cristo mantenía una fuerte vinculación con la propia corona que era la que nombraba el Gran Maestre.

A la bula papal ordenando la disolución, los reyes portugueses cambiaron el nombre de la orden
en Portugal por el de Orden de Cristo, en esta ventana se aprecia la cruz en la parte superior. 

… y en esta se aprecia perfectamente la incorporación de elementos náuticos como los cabos marinos o las esferas circulares,
propias de la época de los grandes descubrimientos geográficos de la época de Enrique el Navegante

En la gran época de los descubrimiento marítimos portugueses, en los primeros años del siglo XV, el Gran Maestre de la Orden fue, ni más ni menos que el Infante don Enrique, que invirtió las ganancias de la Orden en la exploración y en la creación de una especie de moderna NASA en la pequeña población de Sagres, donde se enseñaba las artes de navegar. La Cruz de la Orden de Cristo era parte de la estética de las carabelas de Bartolomeu Dias, Vasco da Gama o Pedro Álvares de Cabral.


Convento de Cristo (Tomar)


Plano del Convento
Fuente: ©Wikipedia



El Convento de Cristo, en Tomar, como hemos dicho anteriormente es la pieza clave de la Orden del Temple que en Portugal cambia a Orden de Cristo para evitar el asedio del Vaticano. Es, como dijimos al principio uno de los principales monumentos de la arquitectura portuguesa solo comparable a los Jerónimos o Batalha. Su origen se remonta al año 1162. El Infante Dom Henrique conocido como "el Navegante", fue Maestre de la orden por lo que se puede comprobar la relación tan estrecha entre la Orden y la corona portuguesa y a su vez, a los nuevos descubrimientos africanos que iban a dar el poder ultramarino a la vecina Portugal. Todo se enmarca en la antigua fortaleza de los Templarios, con modificaciones e incorporaciones posteriores. El cambio de templarios "puros" a Orden de Cristo se refleja en la incorporación de elementos arquitectónicos simbólicos como las cruces de la Orden o las esferas propias de la navegación, a ello se dedican arquitectos como Juan de Castillo o Diogo de Arruda. También de esta época es la iglesia con una portada espectacular (se puede ver en las fotos) y en las dos ventanas de la fachada occidental. 


Todo el conjunto está en lo alto de una elevación circundado por las murallas del Castillo de Tomar, como puede apreciarse a la llegada en las fotos de abajo...





Otra joya del conjunto son los claustros, dos góticos y seis  de estilo renacentista.




La planta de la iglesia está compuesta por la Girola, actual capilla mayor, y el cuerpo de la nave. Quizás lo más vistoso y centro del monasterio es la charola del siglo XII, el Oratório dos Templários, basada en la del Santo Sepulcro de Jerusalén. En su decoración se refleja la riqueza de la Orden: podéis ver las pinturas y los frescos con escenas bíblicas. Unida a ella, la citada iglesia manuelina.

Los típicos azulejos azules de Portugal
  







Espero os haya gustado y os anime a ir,… pero ¿cómo llegar al Convento de Cristo en Tomar?






+Info:

3 comentarios:

El Guisante Verde Project dijo...

Muy buenas Paco. También nosotros le dedicamos una entrada a este lugar, que es, al igual que muchos otros en Portugal, de conocimiento y visita obligada. La vinculación de los Caballeros de Cristo a la figura real creo que les salvó de la persecución, al fin y al cabo, cambiarse el nombre no ocultaba el origen... y desde luego, aunque perdiendo autonomía, les mantuvo en activo como orden mucho más allá de lo que habrían imaginado.
Por cierto, las fotos de la charola no son de ahora... Nosotros lo visitamos hace unos cuantos años, ya estaba necesitada de mantenimiento, y repetimos el año pasado, en julio, justo el día en el que la cerraron al público para restaurarla, jajaja. Tendremos que volver para verla en todo su esplendor.

Saludos!

Paco Piniella dijo...

Todas las fotos son mías pero del año 2011 que fue cuando hicimos el recorrido desde Monsaraz, Marvao, Santarem...

A. Vagamundos dijo...

Só pelo Convento dos Templários Tomar merece visita. E é como dizes, por perto existem outros highlights como seja o Castelo de Almorol, o Mosteiro de Alcobaça e o Mosteiro da Batalha. E para quem aprecia natureza mesmo ao lado tem a albufeira de Castelo de Bode.
Saludos

Buzón de sugerencias