Pagoda del gran ganso (Xi'an)

Al día siguiente de ver los guerreros de terracota nos dedicamos a ver Xi'an. Empezamos un recorrido desde el hotel, bastante al norte, pero dentro de la ciudad amurallada, hasta el sur, con destino final el Museo de Xi'an (del que hablaremos otro día) y una pagoda. Elegimos la pagoda del gran ganso (hay también la del pequeño ganso, que es, obviamente, más pequeña). Esta pagoda fue construida durante la dinastía Tang (año 648) con el destino de cuidar una especie de biblioteca con escritos budistas (sutras) que había traído un monje llamado Xuanzang tras un viaje a India. En verdad el Emperador Gaozong le levantó en memoria de su madre la emperatriz Wende. Las pagodas son construcciones muy típicas en China, no fue la única que vimos pero si la más impactante. Podría ser la pagoda similar a las stupas que vimos en Nepal aunque con forma de aleros y formando altas torres, con planta cuadrada como esta o bien octogonales.

Una vez construída esta pagoda del gran ganso, pronto se hizo famosa como biblioteca en toda China, debido sobre todo a que sirvió de centro de traductores al estilo de Toledo o Alejandría, la pagoda se convirtió en el centro de traducción más importante de textos budistas del sánscrito al chino. Lo que salía de la pagoda del gran ganso en cierto modo era doctrina, unificaba las interpretaciones de los textos que habían sido poco a poco, durante seis siglos previos, introducidos desde India a China.
Fuente musical delante de la pagoda
Al lado norte de la pagoda hay una fuente donde se hacen espectáculos de música y agua que gustan mucho a los chinos y un gran mural a modo de bajorrelieve con la historia de Xi'an.


Como casi todo en China, los edificios son restauraciones de versiones unas sobre otras. La pagoda original constaba de cinco pisos de barro y se derrumbó. Luego en 704 se reconstruyó por el emperador Wu Setian y se modificó y luego con guerras y más guerras se volvió a construir y reconstruir: hoy son siete pisos y una altura de 64 metros. Hay que pagar por entrar en el recinto de todos los pequeños templos alrededor de la pagoda (con mucha gente que pone velas y reza), como el Templo de la gracia maternal y luego, además, has de pagar si quieres subir arriba de la pagoda (coge fuerzas para ello) son sesenta metros para arriba con escaleras de madera. Precios 50+30 yuanes.

Como veis en la foto de arriba, la pagoda tiene una forma de pirámide. Antiguamente, no ahora, había unos graffittis con los nombres de los que pasaban los exámenes imperiales y que les convertían en oficiales.


La religión sigue viva en China a pesar de los años de presencia del Partido Comunista en el poder.

 


El colorido de los iconos religiosos en los templos cercanos a la pagoda queda reflejado en estas fotos.





En las dos fotos de arriba podéis ver las escaleras de subida a la pagoda.
Abajo las vistas una vez vas subiendo...


Una vez que sales te encuentras con un jardín con figuras de piedra
también de marcado carácter religioso.



Toco la antigua campana de la pagoda para despedirme desde Xi'an con esta entrada simbólica de estas construcciones tan típicas de China. En cualquier ciudad os encontraréis pagodas, no iros sin visitar al menos una de ellas. Saludos viajeros.

______________________________________________________

Esta es otra pagoda de Xi'an


7 comentarios:

Verónica Paz dijo...

Lo sobria que parece por fuera y vaya colorido tiene por dentro!

Libreta Viajera dijo...

Espectacular la pagoda. Te leo con muchas ganas porque China se nos resiste año tras año.
Un abrazo,

Caliope dijo...

Interesante la pagoda, no la conocía, cómo se echa de menos arte oriental en las carreras de letras, en fin…Preciosas fotos. Un saludito desde la presierra.

Paco Piniella dijo...

Caliope ¡estos profesores universitarios… !

El Guisante Verde Project dijo...

En ocasiones resulta complicado distinguir lo "nuevo" de lo "antiguo" en China. Pintan, repitan, reconstruyen... En las fotos veo detalles que no recuerdo, esculturas, incluso el interior me parece más luminoso. Cuando estuvimos lo recuerdo en penumbra y un poco abandonadillo, aunque será la memoria que ya es como antes... :P
De cualquier forma, viajar por China es fascinante.
Saludos!

Paco Piniella dijo...

Si, es verdad que en China es difícil distinguir lo auténtico de lo restaurado o simplemente nuevo.

A. Vagamundos dijo...

Também visitamos Paco! E recomendamos :)
Saludos

Buzón de sugerencias