Esauira, Essaouira, الصويرة (Mogador)

Aṣ-Ṣawīra - الصويرة
Llegamos a Esauira por la carretera de Marrakech, unas dos horas y media de camino, quizás algo más, con muchos controles de policía, la cosa estaba chunga, los atentados de París habían puesto en alerta el turismo en Marruecos, la Navidad, temporada alta, se había convertido en escasa, imprevisible para la fecha. Pero atrevidos nos fuimos a la capital atlántica del sur de Marruecos, la que se llena de surferos y guiris alemanes y de media Europa, que buscan el sol en invierno y las olas de otras latitudes. Tenía muchas ganas de ver Marrakech, pero casi más de conocer la afamada Esauira, en árabe, Aṣ-Ṣawīra, aunque casi todos la conocen por su denominación en francés, Essaouira, con dos eses y una "o" muda. Es la antigua Mogadur o Mogador portuguesa. Esauira es sobre todo una ciudad portuaria marroquí, de la costa occidental atlántica, al norte del llamado cabo Sim.

la carretera a Esauira tiene un paisaje especial, primero los olivos,
luego la argania y finalmente el sabor a salitre húmedo  del Atlantico
Por la carretera es muy habitual gente andando, a caballo, o en carromatos.
Es capital de provincia, perteneciente a la región de Marrakech-Tensift-Al Hauz. Su población es cercana a los setenta mil habitantes, es una ciudad fortaleza al mar, pero a la vez es una tradicional medina (catalogada dentro del repertorio de UNESCO como Patrimonio de la Humanidad desde 2001). Vive del sector primario, de la pesca, de la madera, de la agricultura; aunque también de la artesanía, marquetería y joyería que se distribuye entre los miles de turistas que la visitan.
Vista de Esauira, desde la carretera de Marrakech, desde un cerro próximo.
Al fondo las dos islas, hoy paraje natural al que no se puede acceder.
Plaza de entrada en la ciudad desde el muelle.
Las recientes investigaciones arqueológicas muestran que Essaouira ha sido ocupada desde tiempos prehistóricos. Su bahía está protegida por dos islas, por lo que es un puerto de abrigo protegido contra los fuertes vientos atlántico, quizás uno de los mejores fondeaderos históricos de la costa marroquí. Aquí el cartaginés Hanno estableció el puesto comercial de Arambys. Y el bereber rey Juba II estableció una fábrica de púrpura, con el procesamiento de las conchas de murex, en las rocas intermareales en Essaouira y las Islas Purpuras. Este colorante de color púrpura era el que daba color en Roma a las franjas togas imperiales de los senadores.
 
Durante la Edad Media, un santo musulmán llamado Sidi Mogdoul fue enterrado en Essaouira, dando su origen al nombre "Mogador". En 1506, el rey de Portugal, D. Manuel I, ordenó una fortaleza que se construyó allí, llamado Castelo real de Mogador. Los portugueses establecieron seis ciudades marroquíes en la costa atlántica de Marruecos, Graciosa, São João da Mamora, Castelo real de Mogador, Aguz, Santa Cruz do Cabo de Gué y Mazagan. La fortaleza del Castelo real de Mogador cayó a la resistencia local, cuatro años después de su creación, en 1510. Essaouira permaneció en un refugio para la exportación de azúcar, melaza y el anclaje de los piratas.
Aún se conservan algunos cañones portugueses en las calles de Esauira.
Francia intentó colonizarla en 1629 para crear un base contra el sultán de Marrakech y asfixiar el puerto de Safi. Después de estas expediciones, Francia firmó un tratado con Abd el-Malek II en 1631, dando un trato preferencial Francia, con el establecimiento de un Consulado.
    
La actual ciudad como hoy la contemplamos, no fue construida hasta el siglo XVIII. Mohammed III, que deseaba volcar su reino hacia el Atlántico, eligió a Mogador como su salida clave al mar, como el punto más cercano posible desde Marrakech. Mohammed III contrató a un ingeniero francés, Théodore Cornut, que con otros arquitectos y técnicos construyó la fortaleza como vemos en las fotos de arriba y abajo. Originalmente llamado Souira (la pequeña fortaleza), el nombre se convirtió en Es-Saouira (el bonito diseño).

La Puerta del Mar
El mismo arquitecto francés diseñó y construyó muchos edificios de la ciudad, en particular los de la zona de la Kasbah, correspondientes a los cuartos reales y los edificios para los comerciantes y diplomáticos cristianos. La Porte de la Marina, (ver fotos abajo) fue construida por Ahmed el Inglizi (Ahmed el Inglés). También otras fortificaciones, aún en pie, fueron construidas por ingenieros genoveses. Essaouira sirvió como puerto principal de Marruecos, donde salía parte del comercio de las caravanas al mundo, desde el África subsahariana hasta Tombuctú, luego a través del desierto y las montañas del Atlas a Marrakech. La carretera todavía hoy, de Marrakech a Essaouira, es una línea recta, lo que explica la elección del rey de este puerto entre los muchos que la costa marroquí ofrece.
 
Muchos judios de Marruecos se instalaron en la ciudad para desde ella manejar el comercio con Europa. Llegando a ser el cuarenta por ciento de la población, todavía existe el barrio judío (o Mellah). La ciudad también tiene un gran cementerio judío. La ciudad tuvo el final de su esplendor cuando el comercio de las caravanas decayó. Posteriormente, ya en el siglo XIX, Essaouira se convirtió en el primer puerto de Marruecos, con el volumen del comercio sobre el doble de las de Rabat. La ciudad funcionó como puerto de Marrakech, aquí fueron establecidas por las potencias europeas en Essaouira consulados y oficinas diplomáticas. Más tarde se produciría un trasvase hacia la más cosmopolita Tánger.

En 1844, una flota francesa atacó la ciudad en represalia por el apoyo del Sultán a los rebeldes argelinos. Las construcciones defensivas fueron seriamente dañadas. Ya en el siglo XX fueron restauradas.
Durante el siglo XX, hasta 1956, Essaouira fue parte del protectorado francés de Marruecos. Mogador se utilizó como base militar con 8.000 soldados franceses. Francia tuvo una importante presencia administrativa, militar y económica. El francés todavía hoy se habla con fluidez en la ciudad, casi nadie habla español, y muchos inglés por el reciente turismo. 
Orson Welles en la versión de película de "Otelo", popularizó las laberínticas calles y callejuelas de la medina de Esauira. Otros famosos como Jimi Hendrix o Cat Stevens convirtieron en los años 1960 este destino como un ideal para los hippies: playas, vida barata y mucho cannabis a buen precio. De hecho en Esauira todo el mundo tiene una foto (falsa) firmada por Hendrix, jajajaja… Ah, por cierto, en la calle te ofrecen pasteles y cuando le dices que no, pasan a ofrecerte "la galleta de la risa".

Abajo una imagen de la venta de pesca a eso de la una hasta las tres de la tarde,
en invierno, o un poco más tarde en verano, que es cuando llegan los barcos de pesca

  
Otra posibilidad es acercarse entre el puerto y la medina a los puestos donde te sirven el pescado fresco para que tu elijas y te lo ponen a la plancha en el restaurante (foto de abajo).
Essaouira está protegida por una bahía natural parcialmente protegida de la acción de las olas por las Islas Púrpuras. 
Nuevas construcciones se otean en el horizonte de la parte nueva de la ciudad.
El fútbol es universal.
Una amplia playa de arena se extiende desde el puerto al sur de Essaourira. La playa de Esauira es extraordinaria. Aún en Diciembre, la gente se baña y juega partidos de fútbol.
Essaouira se conecta a Safi hacia el N y hacia Agadir hacia el S por la carretera N-1 y de Marrakech, al este por la carretera R-207 (abajo he puesto un plano de Google Map). Hay un mini aeropuerto con pocos vuelos, pero muy cerca, apenas a ocho kilómetros con algunos vuelos semanales a París y uno diario a Casablanca, que permite llegar hasta aquí directamente sin pasar por Marrakech, que fue como lo hicimos nosotros. Bueno espero os sea útil la información y que las fotos os generen las ganas de venir a esta bella pequeña ciudad sureña de Marruecos. Hasta la próxima !!



+Info:



Ah, se me olvidaba, les dejo con mi Riad,
el Riad de Paco, jajajajaja ¡es broma!

5 comentarios:

enrique dijo...

hola!

que ganas le tengo a Marruecos y pueblos cono Esauira, tendrá que esperar a 2017 porque 2016 ya lo tengo lleno, jeje.

me han encantado tus fotos Paco

M. Teresa dijo...

El día que dejen jubilarme pienso pasarme semanitas enteras en lugares como Essaouira. Me encanta!

Un abrazo

Sin parar de viajar dijo...

Estuvimos hace ya un año y algo y solo por tiempo pudimos visitar Marrakech y nos quedamos con muchas ganas de visitar Essaouira porque nos la recomendaron y nos dijeron que era super bonita. Creo que tenían razón.
Volveremos seguro, con más tiempo... eso sí.

Un saludo.

Vero Touristear dijo...

No conozco nada de esta zona, aunque desde hace unos días estoy viendo de remediarlo!
Me apunto Essaouira porque me ha parecido muy bonita, me encantan las playas con olas!!!

Saludos Viajeros!

cincuentones dijo...

No conocemos Marrueco, habremos que remediarlo. Vemos que tiene ciudades hermosas como Essaouira.

Saludos.

Buzón de sugerencias