Longji Titian (Espina del Dragón) 龙胜梯田

Longji Titan
Una de las excursiones más bonitas de nuestro viaje a China fue a las terrazas de arroz. Es verdad que el día había estado pasado por agua. A primera hora salimos de Guilin, nos recogieron en una especie de camioneta para llevarnos junto a otras dos parejas de italianos a la zona de Longsheng. Desde Guilin, Longsheng se encuentra a unos 100 km y se tardan unas 2 horas. Hicimos una parada en la estación de los teleféricos pero ya nos avisaron que lo más probable era que el tiempo no permitiera la subida por ese medio, así que nos tocaba hacerlo un ratito en el coche y el resto a pie; subimos en pleno chaparrón hasta la montaña desde donde se divisaban las famosas terrazas de Longji Titian (Espina del Dragón). 

Propaganda de los teleféricos que iban a las terrazas
Arriba: puede verse el trajín de coches y autobuses en la terminal de los teleféricos.
Más arriba: el cartel de llegada a Longsheng. 
Leyenda explicando las terrazas de Longji Titian
Al principio la niebla no dejaba ver el paisaje pero como decía la predicción del tiempo, a partir de las doce iba a escampar y escampó. Empezaron a abrirse las montañas (me recordaba los lagos de Covadonga que tan difícil es de ver sin niebla).
Entrada (con su respectivo ticket) al mirador de las terrazas de arroz
Longji Titian es un área de un centenar de kilómetros y es una zona protegida, gran pretexto para obligar al turista a pagar una entrada (100 yuanes por cabeza). De esta manera accedes al territorio de Longsheng.
Otro de los alicientes fotográficos es contemplar los vestidos exóticos de sus paisanos, ya que aquí viven las minorías étnicas Yao y Zhuang, además de Miao y Dong. Las Yao se identifican por su larga cabellera, hasta dos metros de longitud, ellas piensan que el pelo es símbolo de riqueza y longevidad; se lo cortan una vez en la vida, al cumplir los 16 años. Normalmente lo llevan recogido en la cabeza como puede verse en estas fotos. Estas minorías étnicas ya se encuentran "contaminadas" del turismo, ya que han encontrado en ello una mejora en su economía a costa de dedicarse a vender prendas artesanales que en la mayoría están hechas de forma industrial en Pekín o Shanghai.
Se trata de un paisaje de colinas con caminos estrechos excavados por las laderas como pueden verse en las fotos tomadas. Tampoco es para matarse, lo extraño es encontrarse en un camino superestrecho un vehículo motorizado, ver abajo...

Como llovía además de esquivar los "transportes públicos" tenías que tener mucho cuidado con la lluvia. Eso sí los paisajes ¡impresionantes!  Se trata de una extensión de hasta veinte kilómetros transitables a pie, pero nosotros no hicimos tantos. En cualquier caso si te vas a meter por senderos conviene llevarte algún plano o bien un GPS. Las terrazas o bancales de arroz de Longji Titian se remontan a la Dinastía Yuan aunque la mayoría son posteriores, de la Dinastía Ming, hace unos 500 años; se construyen cortando la ladera de la montaña en horizontal para crear una superficie plana donde el agua pueda mantenerse estancada, hay alguna foto abajo donde se puede apreciar. En estas terrazas se produce una única cosecha al año. Ello implica un colorido diferente según la época, nosotros estuvimos en Agosto en que el verde empieza a ser más intenso, hasta Octubre; en tiempos de siembra, en primavera, las laderas de las montañas parecen más desnudas, pues las plantas están más bajas. En invierno, en esta zona llega a nevar. 
La zona de las terrazas tienen dos partes, las de Ping’an, habitada por los Zhuang y las de Jinkeng, de otra etnia, los Yao. Más abajo están los pueblos de Huang Luo y Jinzhu. Nosotros comimos en una de estas aldeas con casas de madera y encaramadas en la montaña, muy bonito la verdad. En el pueblo algunas mujeres todavía iban vestidas con los trajes tradicionales, a pesar de eso también hasta aquí llegan los turistas nacionales que lo invaden todo masivamente.
Pudimos visitar una de las casas tradicionales que están hechas de madera y se levantan sobre pilares en mitad de las laderas. Abajo en las fotos se pueden ver por dentro...
Espero os haya gustado. Hasta la próxima viajeros.
Si os gusta China: -> aquí tenéis más entradas.

4 comentarios:

jordi (milviatges) dijo...

Me encanta China, los arrozales y las minorías étnica. sin embargo, pese a haber estado en Guilin no recuerdo haber llegado hasta aquí. Hace ya 20 años... quizá me falle la memoria.
Los arrozales me han recordado los de Ubud, en Bali. Bonito post.

Caliope dijo...

Siento debilidad por los arrozales y este que nos enseñas es realmente espectacular. El verde impresionante...me apunto el sitio para cuando vaya por China. Saludos desde la presierra.

Netikerty Anden27 dijo...

Lo primero felicitarte por las fotos, me parecen increíbles!!! Menos mal que al final se fue la niebla y pudisteis disfrutar de los arrizalrs. No sabía lo del rito del pelo de la etnia, muy curioso. Tengo muchas ganas de ir a China así que me voy a pasar por el resto de las entradas.

World Travel Feet dijo...

Wow, que lugar más espectacular. Debió de ser un gran viaje, una gran experiencia de vida y un éxtasis visual poder admirar esos paisajes. Por cierto, qué belleza de fotos nos compartes...
¡Me dieron muchas ganas de ir!

Buzón de sugerencias