La gran Madrasa Ben Youssef (Marrakech)

La Madrasa Ben Youssef es uno de esos "imperdible" de Marrakech
Madrasa es el nombre que se da en la cultura árabe a cualquier tipo de escuela, sea religiosa o secular. El uso específico en español refiere por lo general a una escuela religiosa islámica. Se utilizan a veces otras expresiones como medersa o madraza. Aunque en el mundo occidental se relaciona con el adoctrinamiento de los más radicales islamistas, la palabra madrasa es escuela sin más, tanto la escuela pública como la privada, primaria o secundaria. Cuando estuvimos en Marrakech teníamos una visita pendiente, la gran escuela de Ben Youssef, que a su vez esta anexa a la Mezquita del mismo nombre. Es la madrasa más grande de Marruecos y fue levantada para dar servicio a los estudiantes de esa mezquita.
Foto antigua de la madrasa. Aquí estudiaron hasta 800 estudiantes
El edificio se organiza en torno a una plaza central o gran patio, en el centro hay una piscina rectangular con dos fuentes de bronce. 
Hay grandes pilares a través de dinteles de madera de cedro. 
Esta escuela data de la época meriní en el siglo XIV y reconstruida por los saadíes, quienes dejaron una mayor muestra de arte y arquitectura en la misma, en el siglo XVI, para terminar convertiéndose en la madraza más grande de Marruecos. Al parecer se trataba de dar envidia o de molestar al vecino rival de Fez.
    
Ben Youssef se encuentra en el corazón de la antigua medina de la ciudad (fotos arriba). 
De hecho cuesta encontrarla en el laberinto de las callejuelas de Marrakech (mapa arriba)
Como madrasa funcionó nada menos que hasta 1960, tuvo una reforma, aunque insuficiente en los años cincuenta. Luego entró en decadencia hasta que en 1982 volvió a abrir como edificio histórico visitable por los turistas. Está abierto todos los días de ocho de la mañana a cinco de la tarde (información 2017: web de la madrasa). Los techos de madera de cedro del Atlas están en todas partes y son una maravilla: las cúpulas de la sala de oración, los techos de los pasillos y en los frisos y marquesinas, en los balcones interiores y exteriores, como puede verse en las fotos de abajo. Entre los lugares de la madrasa destaca la sala de rezos, que posee una de las decoraciones más impresionantes a base de piñas y palmeras para la decoración del mihrab.

En todos lados hay inscripciones en estuco y azulejos, de las cuales la más común es el basmala. El marmol de los patios al parecer fue traido desde Italia en su reconstrucción, aunque la decoración fundamental es de yeso labrado que permite esas decoraciones arabescas tan famosas. El colorido de la cerámica también es otro de los encantos de la madrasa con sus formas geométricas donde se emplean diferentes técnicas para vestir las paredes y los pilares.
No solo es la madrasa más grande de Marruecos sino de todo el norte de África con una superficie de 1670 metros cuadrados, su nombre se debe al sultán Ali Ibn Yusuf, que diera un gran impulso y desarrollo a la ciudad de Marrakech durante el siglo XII, aunque el nombre ha derivado a Ben Youssef. Pero realmente su fundación pertenece al sultán Abou al Hasan en el siglo XIV.

La madrasa tiene 132 habitaciones en la planta baja y planta alta. Hay una plaza de abluciones, una sala dispuesta alrededor de una cuenca cubierta por una cúpula espectacular. Una serie de letrinas limitan por sus tres lados con esta sala.
Desde julio de 1999, el Ministerio de Cultura de Marruecos cedió a la Fundación Omar Benjelloun, la gestión del monumento, además de incluirla dentro de los planes turísticos y culturales de Marrakech.

La entrada cuesta 2 euros; de lunes a domingo de 8 de la mañana a 5 de la tarde.
Web de la Madrasa: http://www.medersa-ben-youssef.com/

3 comentarios:

Bo Saldaña dijo...

Hola

Acabo de descubrir tu blog cuando buscaba información sobre la Madrassa de MArrakech. Me ha gustado regresar a ese lugar que apenas estuve hace unas semanas.

Saludos y qué preciosas fotos.

Bo

Juan Manuel Lere dijo...

Wow!
He quedado boquiabierto con esta entrada!
"Marruecos es un país increíble" volví a repetirme creo ya que por enésima vez... Aun no pude dar el salto pero llegará, eso es seguro!
Gracias, mil gracias por allanarme el camino Lobo!
Abrazos y que sigan los buenos rumbos!!!

Kris dijo...

Hace algunos años que visité este lugar y lo recuerdo como el más bonito de Marrakech, además en tus fotos nos muestras cada rincón de la madrasa. Es genial. Un abrazo

Buzón de sugerencias