Pisa,... ¿algo más que una torre inclinada?


Sí, efectivamente Pisa es famosa por su torre inclinada en la célebre Piazza dei Miracoli, declarada Patrimonio de la Humanidad, pero no es el único edificio "caído", también están las otras dos torres inclinadas: la del campanario de la iglesia de San Nicola, en el extremo opuesto de Vía Santa Maria, junto al Lungarno; y la del campanario de la iglesia de San Michele degli Scalzi, en la mitad del paseo fluvial delle Piagge. Incluso hay un palacio que añadir a esta lista de edificios inclinados, se trata del Palacio Toscanini en Lungarno Pacinotti. Y eso es así no porque se construyeran "mal" sino por la naturaleza pantanosa del terreno que "no puede" con la majestuosidad de los edificios que se asientan en él. En 1964 el gobierno italiano comenzó a preocuparse por su derrumbe, y años más tarde entre 1990 y 2001 estuvo cerrada por obras para asegurar el edificio de su peligrosa inclinación.
Plano de la Piazza del Duomo
Sin duda la catedral, de principios del Milenio, hecha a base de marmol toscano, uniendo el estilo románico propio de Pisa, con un majestuoso portal en bronce. Allí se nota la firma de los Pisano, Bonanno que mezcla elementos de arte bizantino y de la Antigüedad clásica junto con Nicola y su hijo Giovanni, que se encargaron del púlpito. Pero, claro está, como decíamos al principio, la "star" de Pisa, la que todo el mundo se lleva en forma de souvenir es la torre, la Torre inclinada de Pisa, del siglo XII, con una altura de casi sesenta metros, inclinada a lo poco de ser construida.
Pero Pisa es mucho más que una torre inclinada, Pisa fue etrusca y siglos más tarde, concretamente se data en el año 888, se convierte de pleno derecho en una república, como Ciudad Estado centro de las defensas ante los berberiscos. Poco a poco obtuvo relevancia, y ya en el siglo XI Pisa controlaba las islas de Córcega y Cerdeña, y durante un tiempo las islas Baleares. La Repubblica di Pisa fue por tanto un estado independiente entre las cuatro repúblicas de la Toscana, junto a Amalfi, Venecia y Génova. Llegó a convertirse en una potencia comercial del Mediterráneo. Se mantuvo hasta el año 1406 que fue tomada por estos últimos, sus vecinos, los genoveses. Por cierto, aquí nació el célebre astrónomo Galileo Galilei.
Bandera de la República de Pisa
Aunque Pisa es una ciudad de interior, en la antigüedad la ciudad estaba a la orilla del mar, en el delta de los ríos Serchia y Arno, pero con el tiempo la desembocadura ha ido retrocediendo hasta nueve kilómetros de la costa.
El Arno en Pisa recuerda al Arno en Florencia, pero sin tanto turista. 
Varios puentes cruzan el río, uno de los más bonitos es el Ponte di Mezzo.
Del otro lado, una zona comercial que sigue por la calle Corso Italia
hasta la plaza de Vittorio Emanuele y la estación de tren. 
Lo normal del turista rápido es ver Pisa en unas horas, en esos tours que incluyen cuatro ciudades en una misma ronda, pero en la ciudad hay más atractivos, empezando por la Iglesia de Santa María della Spina, una joya gótica del siglo XIV a la orilla del río, capilla de los marineros que custodiaban la reliquia de la espina de la corona de Cristo en la Crucifixión, junto al puente Solferino.
Pisa tiene varios museos, entre otros, destacamos: Museo dell'Opera del Duomo, Museo nacional de San Mateo, Centro de Arte Palazzo Blu, Museo nacional del Palazzo Reale, o Museo della Grafica en Palacio Lanfranchi.
Garibaldi al fondo
Pisa, sin llegar a Bolonia, pero si que es una ciudad universitaria importante, es una ciudad con mucha vida, mucha animación de tascas, bares, restaurantes, tiendas, deje la plaza de los turistas y adéntrese en Pisa, la Pisa real, una ciudad de verdad, mucho más real y auténtica que su competidora Florencia, más parecida hoy día a un parque temático para japoneses. Os recomiendo la Piazza Dante Alighieri, para conocer el ambiente de los cafés.
En la ciudad no podemos dejar de ver el Palazzo della Carovana, con su impresionante fachada diseñada por Giorgio Vasari, en la Plaza de los Caballeros; también la antigua iglesia de San Pietro in Vinculis. El Jardín Botánico de Pisa es el más antiguo jardín botánico del mundo.
En cualquier caso la Plaza de los Milagros, nombre con el que se conoce la Plaza de la catedral, es la clave de Pisa, el lugar donde se concentran los turistas con cámara en ristra y haciendo miles de piruetas para parecer que señalan la torre inclinada.
Esta plaza es una amplia área amurallada que condensa el arte medieval de Pisa. Para favorecer las vistas la plaza está en parte cubierta de césped que facilita el "tirarse" para contemplar los cuatro grandes edificios religiosos: El Duomo, la Torre inclinada de Pisa, que no es sino el campanario de la catedral, el Baptisterio y el cementerio.
Como Plaza de los Milagros, o Piazza dei Miracoli se le conoce solo desde el siglo XX, cuando el poeta Gabriele d'Annunzio, en su novela Forse che sì forse che no escribió:
L’Ardea roteò nel cielo di Cristo, sul prato dei Miracoli.
  
Datos de la torre inclinada: tiene 8 niveles, una base de arcos ciegos con 15 columnas, 6 niveles, una altura de 55,7/55,8 metros desde la base, peso estimado de 14.700 toneladas. Su inclinación actual 4° su proyección es de 3,9 m sobre la vertical. Su remate es el campanario. La escalera interna en espiral tiene 294 escalones. 
En 1987 la Plaza de los Milagros fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
Y aquí estoy pensando y contestándome, me gusta la Torre de Pisa y su foto no puede faltar, pero claro, hay una Pisa mucho más allá de la torre, que se pierde mucha gente que se limita a la foto, el recuerdo y volverse al autobús a seguir "consumiendo" Italia. Pisa es mucho más que una torre inclinada, espero haber creado las ganas para volver y explorar la verdadera Pisa.
¡Saludos viajeros!

3 comentarios:

www.anibaltrejo.com dijo...

Pues todavia no he estado... y esoo que he pasado cerca! habrá que pasarse... y no solo pr su torre. :)

Diana dijo...

Si algo me ha encantado en este post ha sido los tonos en las fotografías! Se ve un aire tan cálido que me han dado ganas de visitar Pisa pronto. Italia está en mis planes para este año así que espero poder incluir Pisa en el itinerario!!

IDA Y VUELTA dijo...

Pues tienes razón, Pisa es más que la Torre inclinada. Y si me apuras hay ciudades toscanas absolutamente interesantes y mucho menos conocidas, como la bonita Luca.

Muchas gracias por el recuerdo y las imágenes.

Buzón de sugerencias