Buscando a Mahoma... la Basílica de San Petronio

Basílica de San Petronio en la Plaza Mayor de Bolonia
"No te vengas sin ver a Mahoma" me dijo un amigo cuando me fui a Bolonia. "¿Mahoma? - si, Mahoma esta representado en una de sus iglesias, y de hecho habría podido ser objetivo de un atentado por parte de una supuesta célula terrorista en sintonía con Al Qaeda." La curiosidad mata, no tenía más pista. Con el tiempo pude enterarme que se trataba de uno de los frescos de Giovanni de Módena, colocado en la capilla Bolognini de la gran Basílica de San Petronio, que representa el Infierno, donde entre otros personajes se encuentra el profeta Mahoma. No se si sería por ello o por los nuevos atentados pero a la entrada de esta iglesia hemos visto siempre una tanqueta militar y bastante seguridad en la entrada. La cosa es que algo que podía pasar desapercibido, ahora se ha convertido en una curiosidad ¡todos quieren ver a Mahoma! La iglesia que es lista para esto de los dineros, enseguida ha puesto un ticket para ver esta capilla, de hecho la basílica es gratis salvo para esta mediática capilla ¡qué cosas!
... y entramos en la Basílica, nos llama la atención que las bóvedas responden sin embargo a la edad barroca
unas monjitas dan el punto para la foto
La cuestión es que la Iglesia "oficialmente" no le da mucha importancia al tema de Mahoma, al comprar un pequeño librito de San Petronio me di cuenta que cuando habla de la capilla famosa no hace alusión a Mahoma, quizás para no molestar a la comunidad musulmana. ¿Qué dirían los cristianos si apareciera algo parecido en una mezquita? La capilla en cuestión (fotos de abajo) requiere la atención de la gente, está a la entrada a la izquierda, la cuarta capilla o capilla de los Magos -después de pagar-: en la pared izquierda se ve el Paraíso y el Infierno, en la pared del fondo la congregación episcopal de Petronio, abajo las historias del patrono donde el Santo deja Constantinopla para llevar un mensaje de parte de Teodosio II al Papa Celestino I, bendice una de las cruces puestas a las puertas; en la pared derecha se ven las historias de los Reyes Magos con episodios del viaje, de los encuentros, de la adoración del Niño, del regreso. 
... y llegamos a la famosa capilla IV
 
 
Arriba fotos de la capilla IV y abajo, más en el detalle, el fresco del Infierno (¡mostruos que comen niños! ¡demonios enrojecidos!, vamos la ideal imagen para asustar a los pecadores, jajajaja...) y al lado, más ampliado, el detalle superior derecho de la figura del profeta Mahoma, fundador del Islam (con la inscripción Mahomet) arrastrado por un demonio.
 
Hay otras cuestiones más importantes y trascendentes sobre esta iglesia, como es que aquí se coronó Emperador Carlos V. En 1530 la basílica disfrutó de un momento de gran fama, pues fue sede de su coronación como emperador del Sacro Imperio Romano por el papa Clemente VII. Bolonia es de hecho una ciudad muy española.
   
Crucifijo en leño del siglo XV - Monumento fúnebre (1504) del Obispo Cesare Nacci obra de Vicenzo Onofri, entre las capillas VII y VIII
  
La basílica de San Petronio domina la parte delantera de la Piazza Maggiore (Plaza Mayor) y es la iglesia principal de Bolonia, mucho más imponente que su catedral, que se encuentra en la via Independencia. Solo es superada por cinco templos (San Pedro en el Vaticano, San Pablo, en Londres, la catedral de Sevilla, el Duomo de Milán y la catedral de Florencia). Tiene ciento treinta y dos metros de largo y sesenta de ancho, con una altura de la bóveda de casi cuarenta y cinco metros. Sin duda es la iglesia gótica más grande construida de ladrillo en el mundo y la última gran obra, después incluso de la Catedral de Milán. San Petronio fue un obispo boloñés del siglo V, patrón de Bolonia, y canonizado por Gregorio IX en 1234. La basílica dedicada a él como santo patrón de la ciudad comenzó en el año 1390.
Espectacular la Piedad en barro policromada de Vicenzo Onofri (siglo XVI)
Llama la atención los dos colores de la basílica, el blanco del marmol y el ladrillo de la parte superior. En definitiva es el reflejo de la fachada. Una gran pantalla hacia la plaza mayor que mide sesenta por cincuenta metros ¡impresionante! El mármol fue instalado posteriormente entre finales del siglo XIV y principios del siglo XVI, sobre el ladrillo.
Puerta lateral derecha
Los tres portales de la Basílica de San Petronio
Este revestimiento superior de piedra blanca de Istria y mármol rojo de Verona fue diseñado por Domenico Aimo de Varignana en estilo toscano-florentina, junto a sus tres portales. El central representa Historias del Génesis y las dos puertas laterales fueron diseñadas con escenas de la Biblia. El bisel del portal de izquierda está decorado por la resurrección, y el lado derecho muestra un Cristo bajado, una Virgen y San Juan. Hubo propuestas muy posteriores (siglo XIX con el movimiento para la restauración del patrimonio medieval) para "terminar" San Petronio pero se abandonaron; incluso se puso en marcha un concurso para el diseño de la terminación de fachada pero se abandonó afortunadamente. Aunque si que ha sido restaurada en los años setenta pero conservando su estructura original.
Reloj Solar
Una de las curiosidades de San Petronio es su reloj de sol en el interior de la basílica. El primer reloj de sol fue construido por Egnazio Danti entre 1575 y 1576. El posterior es de 1655, siendo responsable el astrónomo Giovanni Domenico Cassini: su reloj tiene medidas son excepcionales, con una longitud de 66,8 metros, es el reloj de sol más grande en el mundo. Una reconstrucción completa del reloj de sol se produjo en 1776 con el trabajo de Eustachio Zanotti incorporando los signos del zodiaco. Cassini nombró el reloj de sol "heliómetro" y lo utilizó para medir el diámetro del Sol, consiguiendo probablemente las primeras pruebas de observación de la segunda ley de Kepler , que argumenta que la Tierra tiene un giro más rápido cuando más cerca al Sol y se mueve más lentamente cuando está más lejos o, más precisamente, que la línea que une el planeta al Sol barre áreas iguales en intervalos de tiempo iguales. Incluso hoy en día, por lo tanto, este antiguo instrumento es capaz de determinar el tiempo verdadero en un día soleado.
Pues una vez visitada la basílica y la curiosidad de nuestro amigo, nos volvemos a las calles y a los soportales de Bolonia, una buena passeggiata nos espera. ¡Hasta la próxima viajeros!

No hay comentarios:

Buzón de sugerencias