Palacio de Viana, la tradición de los patios cordobeses

A pesar de haber ido tantas veces a la vecina Córdoba, no por eso conocía el Palacio de Viana, sin duda una visita muy interesante, aunque sea de pago, merece la pena especialmente por el colorido de sus cuidados patios que te hacen una idea de la arquitectura de la ciudad. Además como edificio civil te sirve para conocer cómo vivían las grandes familias andaluzas. La historia del Palacio de Viana son cinco siglos de la historia de Córdoba.
 
El precio con patios y palacio es de 8€ (2018) aunque si puedes, los miércoles se visita gratis de 14 a 17 horas; los lunes están cerrado y abre en verano a las 9 hasta las 3 y en invierno desde las 10 hasta las 7. 
El Palacio de Viana es sobre todo una casa nobiliaria, donde han vivido personas reales, nada que ver con los museos, además el pasar de los años ha llevado un cambio en los estilos arquitectónicos, en las pinturas de las paredes, sus modas, los diferentes gustos a través de los siglos. El Palacio, por la afición de sus dueños, contiene a su vez una magnífica colección de tapices, esculturas,... como de otros tipos como cueros, guadamecíes, azulejos heráldicos, arcabuces reales,...
Desde el año 1492 hasta el 1704 la familia que originalmente vive en el Palacio son los Figueroa y Córdoba. Luego vendrían otras familias: los Fernández de Mesa, que eran marqueses de Villaseca; los Cabrera, marqueses de Villaseca y condes de Villanueva de Cárdenas; y los Saavedra, que como marqueses de Viana dan el nombre actual al Palacio. Ya en pleno siglo XX, en la prensa francesa, aparece una oferta de venta de un “palacio español del siglo XV”. Cuando la noticia llegó a Córdoba, se produjo una reclamación popular del palacio como patrimonio de los cordobeses, finalmente fue adquirido por la Caja Provincial de Córdoba (actual Cajasur) en julio de 1980. Hoy día, el Palacio de Viana está gestionado por la Fundación Cajasur.
Abajo planos de las ampliaciones del Palacio de Viana y de sus patios extraídos de su web
Abajo tenéis algunas fotos, que no son de mucha calidad (son del móvil) pero dan una idea del colorido de los patios del Palacio.
Los patios del Palacio, como todos los de la ciudad cordobesa, son herederos de todas las civilizaciones que pasaron por esta milenaria ciudad; la tradición romana y árabe, tiene en Viana un ejemplo perfecto.

Una bonita descripción encontramos en la web de la Fundación Cajasur:
Desde el patio de vecinos de origen medieval, el Patio de los Gatos; a los patios renacentistas símbolos de poderío y linaje, como el Patio de Recibo y el Patio de las Rejas; el representante del barroco cordobés en el Patio del Archivo; el refinamiento del jardín romántico en el Patio de la Madama y el Jardín de Viana; los patios de trabajo de este Palacio de Córdoba para el uso de los sirvientes en el Patio de los Jardineros, el Patio de la Alberca y el Patio del Pozo; los patios para la mera contemplación, como el sigiloso Patio de la Capilla; los herederos del jardín-huerto árabe en el Patio de los Naranjos; los que se dejan ver al exterior, como el Patio de la Cancela; y el habilitado para los usos de un nuevo siglo, el Patio de las Columnas.
              
Ya dentro de la casa están alojadas las grandes colecciones, en la que tuvo una especial relevancia José Saavedra y Salamanca, segundo marqués de Viana, que tuvo una especial relación con el rey Alfonso XIII, de hecho hay muchos recuerdos de él en forma de cuadros o regalos.
El marqués tenía afición y dinero, con lo que se encaprichaba de piezas importantes que adquiría para el Palacio de Viana. Pinturas clásicas y modernas, hay tapices de la Real Fábrica de Santa Bárbara, que incluyen algunos sobre cartones de Goya y otros tejidos en París, en la Real Manufactura de Gobelans, también hay lámparas de cristal de La Granja que son una maravilla. Tiene en la llamada Sala Brueghel pintura flamenca del siglo XVII realizada sobre láminas de cobre, de los talleres de Jan Brueghel de Velours y Jan Brueghel el Joven. 
La biblioteca del Palacio también es inmensa con sus más de siete mil volúmenes escritos en diferentes idiomas de temas muy diferentes aunque destacan los libros de caza, también incluye manuscritos del siglo XV.
     
Se completa la biblioteca con el Archivo Histórico de Viana, uno de los mejores archivos privados que existen en la actualidad en España. Por las paredes vemos otras colecciones como las de cueros, arcabuces, o azulejos.
En la visita se puede ver una representación con traje de la época que escenifica la vida de los últimos marqueses de Viana.
Y aquí escondido en el laberinto de los jardines de los patios de Viana, me despide de ustedes hasta la próxima entrada. Saludos viajeros.

3 comentarios:

Maria dijo...

Pero qué bonito el palacio! Estuvimos hace un par de años por Córdoba, pero no visitamos nada, excepto la Mezquita y poco más. Qué lástima no haber encontrado tu post antes! Nos lo apuntamos para la próxima. Un abrazo viajero!

Anónimo dijo...

¡Qué refrescante post en pleno verano! Por un momento, viendo las fotos de los patios y los jardines he olvidado el calor que está haciendo...

Estoy deseando ir Córdoba y cómo no, al Palacio de Viana. Seguro que en Primavera, estos generosos jardines se llenan de flores y resultan ser auténticos remansos de paz. También, me interesa mucho conocer las colecciones de Arte que alberga este Palacio.
Saludos
CarmeLa

Luz Elena Royo García dijo...

¡Hola! Qué buena pinta tiene este palacio de Viana. Había oido hablar de él, pero algunos no tenemos tanta suerte de vivir al lado de Córdoba... y todavía no la hemos visitado. Una pena. Lo que está claro es que la entrada a este palacio merece mucho la pena. Esperaremos a primavera para ver los patios así de bonitos. Las fotos muy buenas.

Buzón de sugerencias