Rétino (Réthymno)

Rethymno, en griego Rethymnon, [Reθimno], es una ciudad preciosa de Creta, su único "problema" es su competencia con las vecinas y equidistantes Heraclion y Chania, lo que la relega a la tercera ciudad de la isla. Rethymno es también una unidad regional de la isla. Su ciudad vieja guarda la esencia de una ciudad veneciana, aunque también tiene su toque particular del paso de los turcos por aquí. Numerosas playas han potenciado también el ser una ciudad turística. Es, junto a Heraclión, sede de la Universidad de Creta.
Dábamos por terminada, de momento, la estancia en Heraclión y nuestro nuevo destino era Chania o como lo llamaban los venecianos La Canea, pero entre ambos estaba esta pequeña joya llamada Rétino. Así que después de desayunar nos fuimos para la estación de autobuses regionales, el transporte público en Creta funciona bien, al menos en verano, parece que en invierno es peor. Cada hora en punto sale un autobús. Y en hora y media desde Heraclión ya estábamos en la estación de autobuses de Rétino.
Estación de autobuses de Rétino
Un agradable paseo junto al mar nos lleva a circunvalar la fortaleza, un castillo militar del siglo XVI construido también por los venecianos y reconquistado por los turcos. Esta es quizás más grande y voluminosa que la de Heraclión pero en cuanto a belleza no resulta más vistosa.
Rethymno fue construida originalmente durante la civilización minoica. La ciudad era lo suficientemente prominente como para acuñar sus propias monedas y mantener el crecimiento urbano. Esta región en su conjunto fue muy rica en la historia antigua, sobre todo a través de la civilización minoica centrada en Cnosos al este de Rethymno.
Pero sobre todo Rethymno comenzó su período de crecimiento cuando los venecianos conquistaron la isla y decidieron poner aquí un puerto comercial intermedio entre Heraclion y Chania. Entonces Rétino tuvo su propio obispado y desarrolló socialmente una clase noble. De hecho su casco antiguo fue construido casi en su totalidad por la República de Venecia y es uno de los cascos antiguos mejor conservados de Creta
Puerto y Faro de Rétino
Y como iba diciendo, desde la estación de autobuses, y tras un paseo agradable, llegamos a lo más destacado de esta ciudad, el puerto con su faro de época veneciana ¡muy bonito! Todo muy fotogénico como el resto de las calles de la vieja ciudad.
La ciudad aún conserva su antigua apariencia aristocrática, con sus edificios que datan del siglo XVI, las puertas con arcos, las escaleras de piedra, la parte bizantina y algunos restos helénicos y romanos. La Loggia Veneciana alberga la oficina de información del Ministerio de Cultura. Frente a la fortaleza veneciana se encuentra un pequeño museo Arqueológico provenientes de los yacimientos cercanos que van del neolítico, minoico y romano.
El casco antiguo es uno de los mejores conservados de Creta. La Porta Guora, que queda de su primera muralla, nos da la bienvenida al casco antiguo desde la ciudad moderna. Se puede pasear tranquilamente por sus callejuelas, donde se mezclan estilos de la arquitectura antigua, con la medieval y con casas decoradas con muchas flores, que nos recuerda la mezcla de culturas de Rétino: romanos, venecianos, turcos,... Pero Rétino, tampoco nos olvidemos, es una ciudad "turistificada", donde te asaltan con muchas tiendas para turistas, compra compulsiva donde te hablan todos los idiomas para captar tu atención.
Impresionante la mezquita pero no tanto la catedral, también muy coqueta la fuente de la calle Paleologou, la célebre fuente Rimondi en la calle Tesaloniki, donde además se encuentran impresionantes antiguas mansiones turcas y venecianas.
La Fuente Rimondi, en la Plaza Rimondi, fue construida en 1629 por los venecianos. Lleva el nombre de Alvise Rimondi entonces gobernante de la ciudad. El escudo de la familia Rimondi es también visible en la fuente. Incluye cuatro columnas corintias que separan tres cabezas de león. La fuente estuvo protegida por una cúpula pero de ella sólo quedan unos pocos fragmentos. 
Fuente veneciana en Rétino
El recuerdo otomano también se percibe en Rétino. La ciudad fue capturada por el Imperio Turco en 1646 durante la Guerra de Creta (1645-1669) y así se mantuvo durante casi tres siglos que quedan marcados en parte de la ciudad, que entonces pasó a llamarse Resmo, y fue el centro de una sanjak (una especie de provincia) durante el dominio otomano. 
Entre las calles Vernaridou y Antistaseos se encuentra la mezquita Neratzés del siglo XVII. Fue iglesia, luego mezquita y ahora es una escuela de música.




"Taberna Maria's"
Para comer, y muy cerca de la playa está María. Fue un descubrimiento (por error, que son los mejores descubrimientos), que encontráramos la "Taberna María", donde comimos una musaka de campeonato. Es uno de esos sitios donde no hay turistas sino griegos que se acercan a ver que hay hoy, ni si quiera tienen carta, te levantas y el cocinero en "su inglés" te explica los tres o cuatro platos del día que tiene. Con el almuerzo y sus dos cervezas Alfa no tenemos sino que resguardarnos del calor por las calles de Rétino. Una rápida sobremesa y de nuevo al autobús para Chania. Recogemos las maletas en consigna de la estación de autobuses y nos montamos, aunque no era el que habíamos comprado por horario ¡da igual! así que en minutos estamos de nuevo en marcha hacia poniente.
+Info: Wikipedia, Guía de Grecia.
-> Etiqueta #Creta

No hay comentarios: