El Palacio del Rey Minos (Cnosos, Creta)

El famoso fresco del salto del toro.
Habíamos leído mucho de Cnosos en las guías que teníamos, en la de Lonely Planet y en la de Anaya, además de internet. Cnosos o Cnoso (Κνωσσός) fue la ciudad más importante de Creta durante la civilización minoica, algunos historiadores lo consideran como el palacio más antiguo de Europa, aunque su descubrimiento no se produjo hasta el año 1878.
  
El palacio está situado a unos 5 km de la actual ciudad de Heraclión y al oeste del río Kairatos. Para ello fuimos a la estación local de autobuses y ya sabíamos que teníamos que coger el Bus-2. Esperamos unos cinco minutos y allí estuvo, muy cómodo y barato, nos llevó a través de las calles de Heraclión, con varias paradas, para salir hasta unos cinco kilómetros a las afuera, donde está Cnosos. 
A pesar de ser no más tarde de las 9 (se abre a las 8), era un hervidero de gentes, autobuses con excursiones organizadas, como una torre de Babel, rusos (muchos en todas la isla), alemanes, franceses, incluso algunos españoles. Mucha gente (medio millón de personas al año según las estadísticas),... y mucho calor en verano. 

El Palacio de Cnosos está asociado a la leyenda del rey Minos. En la mitología griega, Minos (Μίνως) era el nombre de uno o dos reyes semilegendarios de Creta. Precisamente la civilización minoica recibe de Minos su propio nombre. Como en toda leyenda, a lo largo del tiempo hay una controversia de si Minos era un nombre o bien era la palabra cretense para designar al rey, con lo que habría más de un Minos, tantos como reyes de Creta. Parece, que los reyes de Cnosos alcanzaron su mayor poder unos mil quinientos años antes de Cristo, donde controlaban el mar Egeo y el comercio con Egipto. La caída de la civilización minoica se debió al ataque de sus enemigos, los micénicos.

 
Arthur John Evans (Nash Mills, 1851 – Boars Hill, 1941) 
Cnosos tiene mucho la marca personal de un arqueólogo británico, Arthur Evans, incluso hay un pequeño monolito dedicado a él en la entrada. Este hombre llevó a cabo una restauración muy libre y usando métodos y materiales que hoy se considerarían una aberración, pero es verdad que dedicó toda su vida a poner esto en marcha. Estudió en las universidades de Oxford y Gotinga y realizó varias excavaciones en Italia, Escandinavia y los Balcanes pero es conocido mundialmente por ser el descubridor del palacio de Cnosos y ser especialista en la civilización minoica, anterior a la micénica. Entre los años 1900-1906 desenterró el Palacio, que relacionó por su construcción laberíntica con el Palacio de Minos. Otro importante descubrimiento fue el hallazgo de tres mil tablillas de arcilla con dos tipos de escrituras diferentes. Otro acto polémico fue su donación de objetos a un museo de Oxford, en vez de depositarlo en la propia isla. 
De todas maneras Evans no fue el primero en excavar la zona, lo intentó primero, en 1878, un desconocido local llamado Minos Kalokairinos que vivía aquí en Heraclión y había descubierto algunos fragmentos de cerámica y una tablilla de arcilla con inscripciones que levantaron la curiosidad del alemán Heinrich Schliemann. Pero el alemán no pudo convencer al entonces gobernador turco de Creta para obtener los permisos de excavar. Y fue entonces cuando en 1896, el arqueólogo británico el que se llevó el gato al agua logrando adquirir la propiedad parcial del la colina de Kefala, utilizando en principio sus propios ahorros y luego con la ayuda del llamado Fondo de Exploración de Creta. Las excavaciones comenzaron el viernes 23 marzo 1900
Plano de Cnosos Fuente: http://arthistoryresources.net

A pesar de la restauración tan agresiva, lo que si es verdad que da una idea aproximada de la policromía del palacio y lo impresionante que tuvo que ser. Los frescos que ves son copias aunque parezcan originales, ya que de los restos encontrados y tras la restauración fueron llevados a museos arqueológicos, principalmente al de Heraclión.
La sala del trono puede verse perfectamente en las fotos de abajo. Los frescos son copia, no son originales, como ya hemos dicho anteriormente. La sala tiene un vestíbulo con columnas. Una escalera permite subir a la planta superior. Detrás hay dos cámaras, una con una gran jarra y la otra, llamada "cámara del tesoro" donde se han hallado estatuillas de diosas y otros objetos.
La pintura mural minoica que no es solo de la isla de Creta sino que se encuentra extendida por las islas Cícladas, continuó incluso con la civilización que los destruyó, Micenas y se remonta hasta el propio Neolítico. Los originales pigmentos rojos y negros, fueron ampliándose a medida que la técnica se mejoraba, especialmente cuando los cretenses construyen sus palacios, especialmente este de Cnosos, así aparecen colores vivos como el azul, gris, amarillo o blanco. Igualmente los motivos geométricos avanzan a figuras y motivos naturales: flores, animales, peces, incluso personas.
Baños del palacio.
"Fresco de los delfines"
El fresco de los delfines, está datado hacia el 1450 a. C., ubicado originalmente en los baños del Palacio y hoy en el museo. Obviamente es una pintura decorativa, simple, pero por la elección del tema y los colores vivos es un ejemplo de los que los historiadores del arte dicen de los minoicos, su armonía con la naturaleza.
Era un ejercicio en el que los gimnastas realizaban demostraciones de agilidad, a pie o a caballo con la mediación de un toro salvaje. Es un motivo del arte figurativo de la Edad del Bronce Media, y en particular del arte minoico, en donde aparecen escenas de esta actividad en numerosas ocasiones, tanto en la decoración de paredes como en diversos objetos. El fresco se encontró en el palacio de Cnosos,  al parecer los fragmentos habrían caído durante la destrucción del palacio, probablemente por un terremoto. Una vez restaurado, hoy se encuentra en el Museo Arqueológico de Heraclión.
El rey Minos prometió a Poseidón que sacrificaría lo primero que saliera del mar. Poseidón hizo salir un toro, pero Minos lo encontró tan hermoso que lo incorporó a sus rebaños y el dios, enfurecido, hizo que la reina Pasífae, esposa del rey Minos, se enamorara del animal. Dédalo construyó una vaca de madera, dentro de la que se escondía Pasífae. El toro se apareaba con la vaca de madera y Pasífae quedó encinta, pariendo un horrible monstruo mitad hombre y mitad toro: el Minotauro.10​ Dédalo construyó entonces un complicado Laberinto, en el que Minos encerró al Minotauro.
Posteriormente Minos autorizó a Heracles a capturar el toro con el que se había apareado Pasífae, lo que constituyó uno de sus doce trabajos. (Wikipedia)
"Damas de azul"

Agotados, sin dormir (llegamos de madrugada en el vuelo Madrid-Heraclión), y después de la visita al Palacio, en el mismo Bus-2 nos devuelve a la ciudad. Dada la hora tentamos a la suerte por si ya tenían preparada una habitación para poder descansar y así fue. Cambiamos la comida por una siesta de campeonato. Otro día os hablaremos de Heraclión, la capital de Creta ¡hasta la próxima! Espero vuestros comentarios, gracias.

No hay comentarios: