El meteorito de Ensisheim

Ensisheim

Aunque se parezca en el nombre al afamado y visitado pueblo de Eguisheim, nos referimos a otro pueblo, también de Alsacia: Ensisheim. ("heim" significa hogar en alemán antiguo, por eso aparece en todos estos pueblos) Pero la curiosidad de este Ensisheim surgió cuando al llegar vi una pared con una pintura curiosa.

Me fijé por mi pasión por Colón -la pintura de la izquierda-, pero de pronto pensé ¿qué relación tiene este pueblo de la Alsacia con el descubrimiento de América? Para lo que pasé a fijarme en el otro fragmento de la pintura -de la derecha- (abajo).

Se trataba de comparar dos momentos históricos que coincidían en el tiempo, en el año 1492: la llegada de Colón a América y la caída de un meteorito en el pueblo de Ensisheim. Es la caída de meteorito más antigua registrada en Europa y se conserva (un trocito) en el Museo de Ensisheim (que yo no visité por cierto).

Foto de @Konrad Andrä

Concretamente fue la mañana del 7 de noviembre de 1492, un meteorito de más de cien kilos entró en la atmósfera de la Tierra a gran velocidad. El meteorito dejó un rastro de luz brillante antes de estrellarse contra un campo de trigo, cerca de la ciudad de Ensisheim, territorio que entonces pertenecía al Archiduque de Austria. El único testigo parece que fue un niño que llevó a la gente del pueblo a que viera un cráter de dos metros de diámetro. Parece también, que la gente empezó a llevarse fragmentos y hubo que custodiarlos, incluso fue visitado por el Rey alemán Maximiliano I que indicó que la piedra era una muestra divina e hizo suspender el meteorito por una cadena en el coro de la iglesia parroquial. En alguna página he leído que el día que cayó el meteoro, el emperador Maximiliano I ya estaba en Ensisheim porque quería forzar la devolución de su hija rechazada y su dote borgoñona del emperador francés Carlos VIII. 
La cosa es que el meteorito o parte de él permaneció en la iglesia hasta 1793, posteriormente las autoridades lo pusieron a la vista del público en la Biblioteca Nacional de Colmar. En 1803, la ciudad de Ensisheim lo recuperó, primero estuvo en una iglesia, luego en una escuela, en el ayuntamiento. Incluso se lo quisieron llevar los americanos cuando la ocupación tras la Segunda Guerra Mundial. Finalmente se optó por dividirlo en varias piezas que hoy se encuentran mayoritariamente en museos. La pieza de 55,75  kg (foto de arriba) se exhibe desde 1992 en el Musée de la Régence (Museo Municipal de Ensisheim).

Der Donnerstein von Ensisheim, tratado de Sébastien Brant.
Fuente ©Wikipedia

Otra de las características de este meteorito es que uno de sus testigos, aunque a distancia del pueblo, fue nada más y nada menos que Alberto Durero. En el verano de 1492, después de cuatro años de aprendizaje en el taller de Wolgemut, Alberto Durero salió de Nuremberg para un viaje de compañía que lo llevaría al pintor-grabador Schongauer en Colmar, aunque cuando llegó a Colmar, se enteró de su muerte. Pero no se fue muy lejos, Alberto Durero marchó a Basilea trabajando para los impresores Johann Amerbach y Bergmann von Olpe, siendo testigo del evento cósmico y llegando a incluirlo en algunas obras como la de abajo, donde se aprecia el meteorito de Ensisheim...

En el reverso de otra obra de Durero (San Jerónimo penitente) aparece también una referencia al meteorito Ensisheim.

Incluso un poeta, Sebastian Brant hizo mención a esta "piedra trueno"

Da man zalt fierzehenhundert jar
Uff sant Florentzen tag ist war am
Neuntzig vnd zwey vmb mittentag
Geschach ein grawsam donnerschlag
Dreyg zentner schwär fyel diser stein
Hye jnn dem feld vor Ensißheim

Pero ¿cómo es Ensisheim?

Pues quitando la historia del meteorito no es uno de los pueblos más visitados de la Alsacia, pero si vas en verano, es un respiro, porque encuentras al menos un pueblo más vivido, más normal, donde apenas hay turistas en relación a los otros sitios, y esto se agradece.

Arriba en la foto el Palacio de la Regencia, construido durante el Renacimiento, que ahora alberga al museo. Los soportales que dan paso a la plaza tienen columnas (foto de abajo).

El nombre Ensisheim aparece en el año 765 bajo la denominación de Enghisehaim, luego en 768 bajo Engehisehaim, para luego convertirse en Ensigesheim en 823, estos nombres aparecieron en escrito de particiones de tierras. 



Algunas casas quedan aún de su pasado medieval, pero son pocas en relación a otros pueblos de la Alsacia. Pero también se encuentra en el circuito de la "ruta de los vinos".

Iglesia neogótica parroquial de San Martín de Ensisheim, aunque sus orígenes se remontan al año 1297, pero derruida se volvió a levantar ya en el siglo XIX.

Sin embargo este pueblo tuvo su importancia hace siglos, fue en 1431 la capital de la Austria Anterior (Vorderösterreich), sede desde donde la Casa de Habsburgo gobernaba sus posesiones en Brisgovia, Ortenau y el lago Constanza. Pero según los historiadores fue devastada durante la guerra de los Treinta Años. Durante un tiempo fue capital de la Alsacia francesa, hasta su traslado en 1674 a Breisach. 
Buenos os dejo, abandonamos este pueblo y su cósmico pasado para regresar a Colmar. Otro día seguiremos contando historias de la Alsacia. ¡Hasta pronto!

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola, Paco
Es un punto a su favor que Ensisheim no sea turística. Así puedes apreciar mejor cómo viven otros lugares tan diferentes a nuestro país (en su arquitectura, su comida y su vida cotidiana).

Lo del meteorito es muy interesante. En aquella época debió ser todo un acontecimiento. Además, positivo, porque no murió nadie. Te agradezco la mención de Durero. Desconocía este suceso y su relación con ese grabado. Los grabados de Durero con los de Rembrandt y los de Goya son los que más me gustan.

Saludos
CarmeLa