Turismo de trincheras: la Gran Guerra

 
Le Linge fue uno de los escenarios bélicos más crueles de una de las guerras más crueles, la Gran Guerra o Primera Guerra Mundial. Aquí franceses y alemanes perdieron sus vidas entre trincheras de la cadena montañosa de los Vosgos, en la frontera de la Alsacia y la Lorena. La batalla empezó el 20 de julio y terminó el 16 de octubre de 1915. En esta zona pelearon los dos ejércitos en una zona montañosa en el límite de los municipios de Hohrod, Soultzeren y Orbey en el departamento de Haut-Rhin. Esta batalla fue parte de una serie de confrontaciones de los franceses en los Vosgos con el fin de obtener posiciones dominantes para un futuro ataque en la llanura de la Alsacia. Se caracterizaron por numerosas bajas por ambas partes para ganancias territoriales mínimas. El sitio ha sido clasificado como monumento histórico desde el año 1921, y como área protegida en 1932 para permitir la restauración de la zona. En Le Linge tienes un centro de interpretación de la batalla y además puedes hacer un recorrido muy interesante por las trincheras que aún se conservan intactas y que te hielan la sangre de pensar en las diecisiete mil personas que ahí murieron (aproximadamente diez mil franceses y siete mil alemanes).

Pero antes de visitar estas trincheras debes pasar por el centro de interpretación y de las salas expositivas donde se reconstruye la batalla: los uniformes, las armas, la enfermería,..


 

El Séptimo Ejército (VIIe Armée) era un ejército de combate que estuvo tanto en la Primera como en la Segunda Guerra Mundial. Fue creado el 4 de abril de 1915 para defender el frente entre la frontera suiza y Lorena, como sucesor del Destacamento del Ejército Independiente de los Vosgos del General Putz. Además de la Batalla de Le Linge participó en esta Gran Guerra en la Batalla de Hartmannswillerkopf. Por el Ejército Imperial Alemán estaba el General Otto von Schmidt, y por la parte francesa, Louis Ernest de Maud'huy, Gaston d'Armau de Pouydraguin y Georges Brissaud-Desmaillet.

Le Linge es una montaña cubierta en parte por numerosos bosques y escarpadas paredes rocosas y los alemanes habían estado en este sitio durante varios meses, reforzando las defensas naturales mediante la adición de bloques de trincheras a intervalos regulares para colocar artillería o ametralladoras. También instalaron muchas redes de alambre de púas, algunas escondidas en la espesura o en los pasillos rocosos. Todo esto convirtió la batalla en una matanza para ambos bandos para solo avanzar unos cientos de metros, ya que los puestos defensivos de los alemanes eran muy fuertes. Todavía hoy se pueden recorrer a través de un circuito en la montaña como puede verse en las fotos de abajo...



Antes de irte disfruta también de las vistas naturales de la zona, porque realmente lo merece, sin que ello quite la importancia histórica del sitio.
Abajo la indicación del Memorial Le Linge.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola, Paco
en estos momentos tan dramáticos, tu entrada nos confirma aún más la absurdidad y la tragedia de las contiendas.
En la provincia de Tarragona, en la zona del Ebro, han habilitado espacios relacionados con la Batalla del Ebro. También, existen algunas trincheras, aunque no tan didácticas y cuidadas cómo las que nos muestras de Le Linge.

Es una entrada agridulce, nos recuerda el terror de las batallas. Sí, hiela la sangre.

saludos
CarmeLa