Mercado de Treichville, Abidjan

En una visita a Abidjan, la capital económica (pero no política) de Costa de Marfil, es fundamental la visita al barrio de Treichville, ubicado en la isla de Petit-Bassam, junto con los otros municipios de Marcory y Koumassi. Aquí vivían los marfileños de Abidjan en contraposición a sus colones franceses que vivían enfrente, en Plateau, donde se encuentran además los hoteles y edificios administrativos del país. Desde Plateau puedes cruzar en pequeños vaporettos a Treichville a un precio irrisorio (aquí en la foto de arriba se puede ver a cada lado cada barrio). En Treichville viven doscientas mil personas, puede parecer mucho para un barrio, pero hay que tener en cuenta que en otros como Abobo la población sube al millón de personas.
 
 
 

Treichville es una de las zonas más concurridas de la ciudad, especialmente por la noche, aunque para turistas es mejor no pasear a esas horas especialmente si vas solo o sola. De día es bastante seguro y te sorprende el mercado con lo más auténtico de África, para darte una idea de la cultura y el modo de vida de los marfileños, con sus mujeres vestidas con trajes tan coloridos, y con la venta de productos de alimentación. Hay cerca una mezquita, a la entrada verás multitud de zapatillas de los que entran para orar. En Costa de Marfil hay población católica y musulmana.
 
En el Mercado puedes encontrar muchas tiendas de artesanía y de telas con las que los sastres te las confeccionan rápidamente. Su extensión es de nueve kilómetros cuadrados y se encuentra frente la laguna de Ébrie. Las calles no llevan nombre pero están numeradas del 1 al 25. Las viviendas suelen ser comunitarias con un patio central y cocina y baño compartido. Aún es peor en el distrito de Kouassi Lenoir donde se extiende un gran número de chabolas.
Barrios de Abidjan: Localización de Treichville

Según Wikipedia, su nombre proviene de una decisión del Vicegobernador francés Dieudonné Reste que el 27 de diciembre de 1934 emitió un decreto cambiando el nombre original del suburbio de Anoumabo, por el de Treichville en homenaje a Marcel Treich-Laplène. Es el de la foto de la izquierda, nacido en 1860 en Ussel, Francia y fallecido en Grand Bassam, Costa de Marfil en 1890. Fue el primer explorador europeo de Costa de Marfil y el primer administrador colonial. Al parecer influyó mucho el esfuerzo de su hermana Valentina por dar a conocer la obra de su hermano, así como por la acción de un comité de apoyo a ese reconocimiento.

Aquí puedes comprar pagnes que son las telas típicas de colores, la segunda planta del mercado está llena, como decía, de puestos con sus propios costureros artesanales. 
Hay otro mercado al que suelen ir muchos turistas es el CAVA (Centro Artesanal de Abidjan), pero este es más "sofisticado", más al gusto del extranjero, mientras que el de Treichville es más auténtico, más local.

 
 
 
 
Y para terminar os dejo con los caracoles "gigantes" del mercado de Treichville: ¡impresionantes!, los toman en brochetas ensartados en unos pinchos.
 
Os dejo con esta primera entrada en el blog de Costa de Marfil, un país impresionante donde a pesar de las dificultades y la pobreza todas las personas te tratan con amabilidad. Me despido acompañados con la sonrisa de unos estudiantes de la Universidad Félix Houphouët-Boigny.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola, Paco

una experiencia muy enriquecedora.
Conocer un país como Costa de Marfil debe provocar una reflexión profunda sobre el desnivel absoluto que hay entre Europa y algunos países de África. La posibilidad de una vivienda digna, el agua potable, el alcantarillado, el acceso a la enseñanza y sobre todo el acceso a la Sanidad. Los derechos. Eso es algo frágil. Nosotros damos por sentado que la Humanidad tiene derechos. Los mismos que nosotros tenemos y a los que no le damos importancia. Pero la realidad mundial nos contradice.

Nosotros queremos, queremos, queremos derechos, pero poquitas obligaciones...

Saludos
CarmeLa