Arles (2/2), la ciudad que inspiró a Van Gogh

Van Gogh llegó a Arles el 20 de febrero de 1888, unos meses después, finalizando el verano, pintó la "Noche estrellada sobre el Ródano" (pintura de arriba). Él era muy aficionado a pasear de noche, quedaba maravillado por los efectos de la luna en el paisaje. Le obsesionaba pintar las estrellas. Aunque durante este periodo del pintor en Arles cayó gravemente enfermo, no dejó de pintar y produjo algunas de sus obras más famosas. En esta entrada veremos los paisajes del célebre pintor reflejado en las calles de Arles. 

Aunque quizás la parada más habitual del viajero que acude a Arles sea el café de "Terraza de café por la noche". También en esos paseos nocturnos, vuelven a aparecer las estrellas que marcan su particular estilo de pintar. Esta famosa cafetería, sigue existiendo aunque no con el nombre original de Le Café La Nuit, y se encuentra en el número 11 de la Place du Forum. Abajo podéis ver la plaza y el café.

Café nocturno
Si bien la terraza no ha cambiado mucho, sin embargo, el interior es completamente diferente al de la pintura. Ahora el nombre es Le Café Van Gogh, y como restaurante es uno más, aunque siempre lleno de turistas, lo más curioso es que fue pintado por Van Gogh y nada más.

Como hemos dicho Van Gogh llego a Arles en 1888 atraído por su luz. Aquí estuvo año y medio y en ese tiempo llegó a pintar más de trescientos cuadros. Hay una ruta con diez puntos emblemáticos que recorre la ciudad y va indicando los escenarios que en cierto modo inspiraron al artista. Además hay una Fundación Van Gogh que estudia la obra del famoso holandés y que además sirve como ayuda para nuevos artistas emergentes. Tiene su origen en 1983 cuando Yolande Clergue, funda la l’Association pour la création de la Fondation Van Gogh. En 1985 Clergue propuso iniciar una colección de obras ejecutadas por artistas contemporáneos en homenaje a Van Gogh, incluido Francis Bacon. Más de noventa artistas eligieron contribuir a este homenaje a Vincent van Gogh. En 2008, la idea original recibió un nuevo impulso por parte de Luc Hoffmann, que estableció un marco permanente para actividades diseñadas para preservar la memoria de Van Gogh en Arles y fomentar el arte contemporáneo. La nueva fundación se estableció oficialmente en 2010, bajo el nombre de Fondation Vincent van Gogh Arles. Ahora mismo se encuentra en el Hôtel Léautaud de Donines.


Web -> aquí

Conviene, y no lo podemos olvidar, para revivir el ambiente de Van Gogh, debemos hacer lo que hacían muchos de los personajes de sus pinturas: disfrutar de sus agradables terrazas con el benigno clima provenzal.


Y de sus jardines...
La entrada al jardín público ubicado en el Boulevard des Lices.
También, como en todas las ciudades, su encanto en Arles es el de perderte por sus calles estrechas, ver los colores de sus casas, de sus jardines, que fueron la fuente de inspiración del pintor.


La casa amarilla - La Maison jaune
El edificio era el número 2 en la Place Lamartine de Arlés. El artista alquiló dos habitaciones grandes en la planta baja como estudio y una cocina y dos habitaciones en el primer piso con vistas a la plaza. La ventana con las contraventanas abiertas del primer piso es la habitación de invitados, a donde se mudó Paul Gauguin en octubre de 1888, con idea de crear un taller de artistas. La ventana con los postigos cerrados es la de la habitación de van Gogh, que plasmó en El dormitorio en Arlés. En la parte izquierda del edificio había un restaurante y tienda de comestibles, cuyo letrero se ve sobre el toldo. Aquí Vincent comía todos los días según una carta a Theo de septiembre de 1888. En el extremo derecho la calle se convertía en la Avenue Montmajour y pasaba bajo dos puentes ferroviarios. Estos edificios fueron destruidos por una bomba aérea el 25 de junio de 1944. (©Wikipedia)

Otra de las obras que todos conocemos es, o mejor dicho son, en plural, "La habitación de Van Gogh en Arles".
No se si sabrán pero el Art Institute of Chicago, que conserva una de estas pinturas, puso incluso en marcha una simulación real de la habitación, disponible para su alquiler a través de la famosa plataforma Airbnb.
© Art Institute of Chicago
A Van Gogh le encantaba pasear no solo por Arlés, también por sus alrededores. Le gustaban en especial el muelle del Ródano, el puente de Trinquetaille y el viejo molino de la calle Mireille.
Nos despedimos con vistas al río Ródano que tanto inspiró a nuestro pintor universal.
Hasta la próxima viajeros !!

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola, Paco

Arlés es una ciudad inspiradora. Lo fue para Van Gogh, también para Gauguin y Picasso. Tengo apuntado en mi libreta de viajes los nombres de localidades y zonas francesas que quiero conocer y que me permitan itinerarios insólitos. Arles es una de ellas, también Aviñon, Nimes, Sete, Montpellier, Aigues Mortes...

El sur de Francia es una zona geográfica que forma parte de mis tentaciones cercanas y no por ellos menos deseadas. Conozco sobre todo la zona de los Pirineos y los alrededores de Narbona. Es una zona geográficamente espectacular, sobre todo el Parc Naturel regional de la Narbonnaise.

Gracias por esta introducción a la obra de Van Gogh y a Arles. Me emociona de Van Gogh su obra, pero también su vida compleja y dolorosa. Durante años su libro Cartas a Theo (su hermano) fue mi libro de cabecera.

Saludos
CarmeLa