Adivina, adivinanza (48)

Como todos los primeros de mes hoy toca en el blog adivinar la ciudad donde está tomada la fotografía de arriba. Es muy fácil, creo. Los atrevidos que pongan la solución en "comentarios". Gracias y buen mes de Diciembre. 
p.d. La vez anterior acertó el amigo José Álvarez de San Fernando (Cádiz), que nos dijo que se trataba de Baeza, concretamente del Palacio de Jabalquinto.

Palenque (en maya: Bàak')

Palenque
La zona arqueológica de Palenque se sitúa entre los años 500 a 900 de nuestra era, y es una de las más importantes de la cultura maya y toma su nombre no por ella sino por la ciudad fundada a finales del siglo XVI que se encuentra cerca de ella, Santo Domingo de Palenque. Aunque hay otras teorías, como la que dice que fray Pedro Lorenzo de la Nada en 1567 la bautizó así por las fortificaciones. De hecho Palenque es una palabra en castellano que significa empalizada, o valla de madera que se utiliza para proteger un lugar. Hasta 1773,  no se le hizo ningún caso a estos restos y fue cuando Ramón de Ordóñez y Aguilar la visitó cerca del río Usumacinta, y comunicó de la misma al Capitán General de Guatemala. Hoy es Patrimonio de la Humanidad, desde 1987. Tenemos que pensar que Chiapas en esta época colonial no pertenecía a México sino a Guatemala. Porque Palenque es una de las ciudades más poderosas del periodo Clásico Maya, sede de la dinastías más notables donde destaca el personaje de Pakal, cuya tumba fue descubierta en 1952 por el arqueólogo Alberto Ruz L’Huillier. Todas estas ciudades como otras que veremos en el blog, se relacionaban entre ellas por una red de contactos comerciales aunque con la independencia de ser ciudades estado. Las inscripciones mayas representan las primeras manifestaciones de escritura en Mesoamérica con un alfabeto logosilábico, y por sus sistemas calendáricos: uno cíclico, como en otras partes de Mesoamérica y otro lineal, llamado cuenta larga.

La leyenda del Cañón del Sumidero: Chiapa de Corzo



El escudo de Chiapas, del pintor Francisco Javier Vargas Ballinas, rememora las célebres batallas de la conquista (1524-1528) y las pacificaciones (1532-1534) de los chiapanecas en el Tepetchía, en donde se enfrentaron españoles con los indígenas. Los dos cerros y el río del escudo son: el Cañón del Sumidero y el nombre indígena de Chiapas, Tepechiapan, que significa agua debajo del cerro (del náhuatl tepetl: cerro; chi: abajo; atl, agua, pan, río, lugar).
El Cañón del Sumidero es por tanto un elemento fundamental de la historia de Chiapas. La leyenda dice que desde el cerro gran parte de la población indígena prefirió suicidarse antes de rendirse a los españoles. Diego de Mazariegos ya sabía de la bravura de los chiapanecas, por ello llevaron hasta allí elementos de artillería, caballos y refuerzos de los propios tlaxcaltecas, para que combatieran con sus "hermanos" los chiapanecas. Al parecer se fueron replegando hasta alcanzar una zona cerca del Peñón de Tepetchía, en el Cañón del Sumidero, donde tuvo lugar la batalla final. Ya cuando se sentían perdidos decidieron una especie de suicido colectivo, familias enteras se arrojaron al vacío, saltando desde el Cañón, antes que ser dominados por los españoles. La misma leyenda (o verdad histórica) dice que los españoles al ver esta escena quedaron conmocionados, cesaron el fuego e intentaron el rescate de los pocos que habían sobrevivido al "salto". Cerca del lugar los españoles levantaron, antes que San Cristóbal de las Casas, una primera ciudad llamada Chiapa de los Indios, hoy día Chiapa de Corzo.
Desde Chiapa de Corzo comienza nuestra excursión. Hoy son los españoles turistas y los propios mexicanos de Ciudad de México los que han invadido la zona, aunque el turismo es aquí una de las principales fuentes de riqueza.

Chamula y Zinacantan: poblaciones indígenas chiapanecas

Iglesia de San Juan Chamula
Foto a una foto antigua




En nuestro viaje a Chiapas hicimos una parada en dos pueblitos muy singulares, San Juan Chamula y San Lorenzo Zinacantán, muy cerquitas uno del otro. Las comunidades campesinas indígenas vivieron al margen de los españoles que difícilmente pudieron controlar la zona, y algo parecido ocurre hoy día ya que en determinados pueblos “ellos mandan” es decir que tienen sus normas propias y que son muchos los casos de ajusticiamientos al margen de la ley mexicana, normalmente quemando, literalmente, a los que las incumplen.
Ojo en estos pueblos, nos dicen, que se puede poner en peligro tu integridad si haces fotos sin permiso; a los indígenas no les gusta que se les fotografíe y mucho menos en las iglesias de ellos, donde se mezclan los rituales mayas con los propios de la iglesia católica, se mezclan en el templo los chamanes ("rezadoras") junto a grupos de música, gallinas sacrificadas, en fin… un show que, ¡gran putada! no puedes fotografiar (yo no me atreví, aunque hay fotos y vídeos tomados “clandestinamente” y colgados en la red).
a no más de quince minutos por carretera de San Cristóbal de las Casas

Cascadas y lagos de Chiapas

Lago de Montebello
Uno siempre piensa en México como el desierto, la aridez de su tierra, el calor. Nada parecido a lo que puede ser en su zona más humeda. El Estado de Chiapas se caracteriza por tener paisajes muy diversos, diferentes, muy verdes, como el de la foto de arriba que sería más fácil asociarlo a Suiza que a México.


Buzón de sugerencias