El secreto de Castell'Arquato

Aprovechando la estancia en la Emilia-Romagna me interesé por visitar los pueblos, no todos, con más encanto, esos que vienen en las numerosas listas de "los pueblos más bellos de Italia". Castell'Arquato es un pueblo de esos, pero con vida, donde la gente hace su vida diaria, más allá de los turistas. Cinco mil habitantes más o menos que pertenecen a la provincia de Piacenza. Su lugar en lo alto de una colina del Valle d'Arda, le han valido ser un lugar inexpugnable y por tanto deseado desde que allí se instalaron los romanos con su castrum militare. Pero lo mejor es que el pueblo en su estructura medieval se ha conservado sin grandes agresiones. Hay una parte alta de la ciudad en torno a la Rocca Viscontea y la Colegiata de Santa María; y una parte baja a la orilla izquierda del río Arda. 

Tlatelolco,... tres culturas, tres tragedias

Tlatelolco o las tres culturas
México-Tlatelolco fue una ciudad fundada por los tlatelolcas, la tribu de los Mexicas, los mismos que fundaron México-Tenochtitlan. Tlatelolco estaba situada en un islote al norte de la capital, dentro del lago de Texcoco. Allí se encontraba el tianguis o mercado tradicional más importante de la región, donde llegaba todo tipo de mercancías tanto de las poblaciones cercanas como de lugares de toda Mesoamérica. 

De esa antigua ciudad solo quedan los restos de algunos edificios que constituyen lo que actualmente se conoce como zona arqueológica de Tlatelolco. Cuando llegaron los españoles acabaron con ella, la saquearon y destruyeron con la ayuda de otras tribus enemigas de los mexicas. Las mismas piedras de sus templos sirvieron para construir el templo cristiano, llamado en honor del patrono de España Santiago. Junto con las edificaciones de la nueva república mexicana que se levantaron en el entorno de Tlatelolco se habla de "las tres culturas" y por ello la zona también se conoce en el DF como La Plaza de las Tres Culturas: arriba se pueden ver los detalles en Google Map.

Adivina, adivinanza (56)

Si hay algún viajero que el 1 de agosto no esté viajando o que se acerque por algún motivo a este blog, tiene el pasatiempo de todos los primeros de mes, acertar el lugar dónde se ha tomado esta foto. Comprendo que es ambigua y que podría valer para muchas ciudades, pero ahí está la dificultad ¿qué ciudad es? - se contesta en los comentarios. 
p.d. En la anterior Adivinanza acertó Conchena, se trataba de la ciudad ecuatoriana de Manta.

Viana do Alentejo

Viana do Alentejo

Entre los lugares con encanto, para mi ocupa un papel importante Portugal, encuentro en muchos lugares la ruralidad y la sencillez del espíritu atlántico. Me gustaría destacar en este blog una villa pequeña, Viana do Alentejo, de una región no por menos conocida interesante. Se encuentra en esa región, concretamente en el distrito de Évora, en lo que sería el Alentejo central. Yo recomiendo, si se viene del Sur, subir desde Tavira a San Bras de Alportel y atravesar la Serra das Estrelas, los montes de encinas y alcornoques, muy tupidos, para empezar visitando Beja, luego Cuba, donde tienen su propia historia de su propio Cristovao Colombo, y llegar a Viana do Alentejo. Se puede contemplar el mismo manuelino de las grandes edificaciones de Lisboa, pero con la soledad de un viajero ya que no es una villa muy visitada y bastante alejada de los circuitos comerciales. Su población no supera los tres mil habitantes y el centro se encuentra en el famoso Castillo desde el que se divisa el resto de edificios religiosos y las construcciones más relevantes de este pequeño pueblecito del Alentejo, dividido en tres "freguesías" Aguiar, Alcaçovas y Viana.

Unos gaditanos en Pisa... buscando una bisteca

Cuarenta años, bueno quizás al menos treinta y cinco, de amistad y de viajes. Como en las grandes amistades siempre hay lagunas y reencuentros, pero sabes que está ahí, que la amistad perdura. Manolo y Mari Carmen son dos grandes viajeros, con sus preferencias siempre mediterráneas, Italia y sobre todo Grecia, y sobre todo Creta. Son (y lo digo en plural) autores de una guía escrita de su isla paradigmática, que publicó Anaya (aquí tenéis una referencia). Bueno y por qué os cuento este rollo, porque estando en Bolonia recibo la llamada de que están por aquí por Italia, así que ni corto ni perezoso nos pusimos a buscar un lugar intermedio donde quedar, yo tenía mi coche aquí y ellos uno de alquiler que nos facilitaría la "quedada gaditana". Y allí nos fuimos a ¡Pisa! Era sábado, porque nosotros estábamos trabajando aquí en la Universidad. Allí nos encontramos también con Pepa que hacía mucho tiempo que no la veíamos. Luna también presente, aquí no hay problemas en los restaurantes para entrar con perro.

Buzón de sugerencias