Buscando a Mahoma... la Basílica de San Petronio

Basílica de San Petronio en la Plaza Mayor de Bolonia
"No te vengas sin ver a Mahoma" me dijo un amigo cuando me fui a Bolonia. "¿Mahoma? - si, Mahoma esta representado en una de sus iglesias, y de hecho habría podido ser objetivo de un atentado por parte de una supuesta célula terrorista en sintonía con Al Qaeda." La curiosidad mata, no tenía más pista. Con el tiempo pude enterarme que se trataba de uno de los frescos de Giovanni de Módena, colocado en la capilla Bolognini de la gran Basílica de San Petronio, que representa el Infierno, donde entre otros personajes se encuentra el profeta Mahoma. No se si sería por ello o por los nuevos atentados pero a la entrada de esta iglesia hemos visto siempre una tanqueta militar y bastante seguridad en la entrada. La cosa es que algo que podía pasar desapercibido, ahora se ha convertido en una curiosidad ¡todos quieren ver a Mahoma! La iglesia que es lista para esto de los dineros, enseguida ha puesto un ticket para ver esta capilla, de hecho la basílica es gratis salvo para esta mediática capilla ¡qué cosas!

El tesoro escondido de Bolonia: il Compianto

  
Una compañera boloñesa me decía una y otra vez tienes que ir a ver "Il Compianto" ("El lamento"), después de un par de intentos fallidos por el horario de apertura de la iglesia Santa Maria della Vita, justo el último día antes de venirme de Bolonia visité este tesoro, sin duda, tenía razón, se trata de uno de las esculturas colectivas más importantes de toda Italia. Además no suele estar en muchas de las guías de la ciudad de las torres, tampoco está en una iglesia muy visible porque aunque se encuentra muy cerca de la Plaza Maggiore, es una calle estrechita que puede en cierto modo pasar desapercibida.

Adivina, adivinanza (58)


















Como todos los primeros de mes, se trata de acertar dónde se ha tomado la foto. Tenéis que poner vuestra contestación en la parte de los comentarios del blog.
No parece muy difícil, el león alado puede dar una pista ¿o a lo mejor no?

p.d. La edición anterior fue acertada por Javier Domingo, que también lleva un blog de viajes muy interesante que se llama "Lagarto Rojo".

La pasta fresca de Manuela, la mejor de Bolonia

 
Siempre se es exagerado diciendo estas cosas, pero después de casi dos meses en Bolonia y probar restaurantes, pizzerías y todo tipo de garitos, nos quedamos con La Traviata. Pero no fue un descubrimiento repentino, ya llevábamos el chivatazo de nuestro amigo Alfonso, así que allí nos fuimos y repetimos, ...y repetimos.
Manuela rellenando los raviolis
Foto ©web
¡Genial la pasta fresca! Aquí además se come pasta de día y de noche, no puedes justificarte el no pedirla porque hayas almorzado antes, así que búscate otra estratagema para decirle a Manuela que no quieres pasta. Además tienen una carta de vino excelente y te recomiendo el sangiovese de la casa. El restaurante está situado en un edificio histórico del siglo XVII en el centro de la ciudad, cerca de la Casa de España. A la pasta se añaden los productos típicos de la temporada. La carta de postres tampoco es reducida, aunque nosotros somos más de terminar con una copa de vino. A la comida hay que añadirle el ambiente, la administración del local la tiene una familia cálida y acogedora. De mayo a septiembre se puede comer al aire libre, bajo las arcadas de Bolonia, disfrutando de la ciudad, pero en los meses centrales julio y agosto la calor tórrida de la ciudad de las torres no lo permite, es preferible el aire acondicionado del interior.

Subida a la Torre Asinelli

Quizás sea el icono más representativo de Bolonia, aunque no exclusivo, de hecho la Toscana está llena también de torres medievales (ya hablamos aquí en el blog de San Gimignano). Pero es que en Bolonia llegaron a existir, según algunas fuentes, hasta ciento ochenta. Estas torres de Bolonia son edificaciones de los siglos XII y XIII. Se cree que las familias más ricas de la ciudad, en una época marcada por las luchas entre las facciones adeptas al papado y al imperio, las utilizaron como un instrumento de ataque y defensa, y sobre todo, como símbolo de poder. Desgraciadamente muchas de estas torres fueron desapareciendo, por terremotos, por demolición o simplemente porque se derrumbaron. Algunas fueron "recicladas" como cárceles, comercios o lugares de estancia. Incluso en pleno siglo XX, en concreto en el año 1917, se echaron abajo las torres Artenisi y Ricardonna con fines exclusivamente de planificación urbanística, eran otros tiempos. Aunque el grupo más famoso y que se divisa desde casi todos los puntos cardinales de Bolonia son las famosas Due Torri, la torre Asinelli, la más alta y la torre Garisenda, famosa por ser inclinada, como la de Pisa (con respecto a la vertical de 3,2 metros) y por ser citada en la Divina Comedia por Dante. La Asinelli, tiene una altura de 97,6 metros y también está un poco inclinada, pero no tanto (1,3 metros). Esta torre se puede visitar, y subir hasta lo más alto donde se divisa una espectacular vista de la ciudad. Este verano estuvo unos meses cerrada por restauración pero afortunadamente a mediados de Julio se reabrió y ahí estaba yo, preparado para subir los casi quinientos peldaños (498). Se encuentra en el cruce de las calles antiguas de San Donato (ahora a través de Zamboni), San Vitale, Mayor y Castiglione. Fue erigida del año 1109 al 1119 por el noble Gherardo Asinelli. Puedes comprar el ticket por Internet (aquí) o bien en la Oficina de Turismo de la Plaza Mayor, por adelantado y con franja horaria. Yo subí a la primera hora, que era en esos momentos las 9.30h. 
Abajo se puede ver una representación de lo que pudo ser Bolonia en la época medieval, su particular skyline de torres espectacularmente altas y delgadas.
Representación idealizada de la ciudad de Bolonia

Buzón de sugerencias