Los Cosacos de Zaporozhia

Museo de los Cosacos
Isla de Khortytza (Dniepropetrovsk, Ucrania)
Los Cosacos (en ruso: казак) han sido siempre un grupo étnico (no una etnia), que han gozado de cierta imagen entre romántica y guerrera, en el fondo han sido los grandes amantes de la libertad en los pueblos eslavos, su zona de establecimiento de forma permanente fue en las estepas del sur de lo que es actualmente Rusia y Ucrania aproximadamente en el siglo X. Aunque los cosacos en su toponimia derivan de la palabra túrquica quzzaq, aventurero, hombre libre,... Esta palabra aparece escrita por primera vez en 1395 aunque se supone que su existencia es muy anterior. Lo que más llama la atención de los cosacos a lo largo de la Historia y que ha permanecido hasta ahora, es su primitiva democracia y su organización federal, algo insólito en los pueblos de la Europa Oriental y de Asia en la Edad Media.
Además de cosacos rusos y ucranianos existieron y existen grupos de cosacos polacos y tártaros. Los ríos principales donde se asentaron los cosacos fueron el Don y el Dnieper. Aunque se hable de un pueblo cosaco, realmente estuvieron muy repartidos por multitud de territorios y sus registros históricos antes del siglo XVI son escasos. Ya en el siglo XV tenemos constancia de una Federación de comunidades independientes de cosacos, que funcionaban en el seno de Estados o Monarquías, apoyando el poder de los Reyes pero manteniendo su independencia interna (esto ocurre en Polonia, el Gran Ducado de Moscú o con el Khan de Crimea).


En este post del blog vamos a centrarnos en el grupo llamado Los Cosacos de Zaporozhia, centrados alrededor de los meandros bajos del Dnieper, en el interior del territorio de la actual Ucrania, con la capital fortificada de Zaporizhian Sich. Uno de los centros museísticos más importante es el que se encuentra en el interior de la Isla Khortytza, una isla en el seno del río Dnieper, cercana (una hora por carretera) a Dnipropetrovsk. Los cosacos de esta zona fueron reconocidos como un Estado gracias al Acuerdo con Polonia en 1649. Esta "paz" entre cosacos y polacos y lituanos se empezó a romper cuando la pequeña nobleza polaca quiso "domesticar" a los cosacos, querían convertir a los Cosacos de Zaporozhia en siervos. Esto produjo varias sublevaciones cosacas contra la Mancomunidad (Polonia y Lituania) a principios del siglo XVII. Después de este periodo, la nación cosaca de Zaporozhian se dividió en dos repúblicas semiautónomas del Gran Ducado de Moscú: el Hetmanado Cosaco (de Hetman) y Zaporozhia, más independiente. Finalmente los cosacos se convirtieron al protectorado de la Pequeña Rusia, así algunos cosacos se convirtieron en colonizadores de la estepa Kuban que era un punto crucial para la expansión de Rusia en el Cáucaso.
A partir de este momento hubo una simbiosis entre rusos y cosacos. Los cosacos fueron los soldados rusos más temidos por las tropas francesas de Napoleón. Gozaban los cosacos de un estatus privilegiado libre de impuestos en el Imperio Ruso. La mayoría de los cosacos servían como tropas de caballería y su fama con los caballos aún perdura. En la Revolución blochevique de Febrero de 1917 los cosacos compartían el descontento general con el Zar y se unieron a la subvlevación en San Petersburgo.


Esta colaboración con los comunistas duró poco ya que en la Guerra entre bolcheviques y mencheviques optaron por apoyar al Ejército Blanco. Tras la victoria de los comunistas soviéticos, primero Lenin y luego Stalin intentaron diluir todo lo que represenaba en la URSS la cultura cosaca y su modo de vida. Pero durante la invasión nazi los cosacos adoptaron posiciones encontradas en los dos bandos, con los nazis y con los comunistas. Los alemanes e italianos les prometieron crear un estado cosaco en Carnia, en el norte de Italia. Stalin se encargó de pasar factura a los cosacos. En el año 2005 se pretendió resarcir la Memoria Histórica del pueblo cosaco, el presidente ruso Vladímir Putin presentó a la Duma una proposición sobre el tema, y hoy en día se puede decir que se han reactivado las tradiciones y rituales cosacos.

La fama de los jinetes cosacos sigue viva en espectáculos como el de la Isla Khortytza
Además del Museo de los Cosacos en la Isla Khortytza, existe un espectáculo de cosacos que puede visitarse a un módico precio y donde además se pueden comer los típicos Varnenikys con una buena cervecita y/o un vasito de vodka. Ojo con el sitio porque apenas está señalizado y cuesta encontrarlo con el coche, incluso acompañado de ucranianos. Os dejo abajo "Una de cosacos..." un montaje con las fotos que allí hice y la música de la Danza del Sable de Kachaturian.


Fotomontaje del espectáculo turístico de los jinetes cosacos de la Isla Khortytzia.


2 comentarios:

cincuentones dijo...

Muy buen reportaje y gracias por habernos instruido sobre el pueblo cosaco.
Nosotros encontramos curioso que en un país comunista se pretenda resarcir la Memoria Histórica de un pueblo y reactivar sus tradiciones.

Anónimo dijo...

una puntualización, los cosacos no forma una etnia en sentido estricto, si no que la comunidad se fue constituyendo acon aportes rusos, crimeanos, caucásicos. De hecho, no poseen lengua propia.

Buzón de sugerencias