Floridita

Floridita: La cuna del Daiquiri
Sigo con la saga de los restaurantes cubanos. Tras la Bodeguita, ahora toca el Floridita. Con música de Ibrahim Ferrer y Omara Portuondo: "Quizás, quizás,..." Que delicia. - Un daiquiri por favor. Decir Floridita es decir daiquiri. La web del restaurante (sí, ya tiene incluso página en Internet) nos da todo tipo de datos sobre este restaurante que abrió sus puertas en el año 1817, en medio de La Habana Vieja, esquina de Obispo y Monserrate. Se llamaba originariamente “La Piña de Plata”, más tarde “La Florida” y luego a su diminutivo “Floridita”. Es como volver a la Cuba de los años cincuenta, bueno sin Batista, con un estilo típico de lo que entendemos fue aquella época. Una decoración al estilo Regency de las películas de Hollywood. No en vano, ya en 1953 fue reconocido como uno de los 7 bares más famosos del mundo.

El Rey Daiquiri
© Wikipedia

Fundamentalmente el establecimiento es un lugar de cócteles (el Rey del Daiquirí), aunque tiene un salón restaurante especializado más que nada en pescados y mariscos, sobre todo la langosta de aquí, que evidentemente no es tan sabrosa como la de aguas más frías. Abajo os dejo la receta del daiquiri, aunque en El Floridita le añaden el marrasquino. Las medidas anglosajonas, en onzas.

Daiquirí clásico:
1,5 onzas de ron blanco (42 ml)
Jugo de medio limón
1 cucharada de azúcar
Mezclar todos los ingredientes en una coctelera o batidora con hielo y colar en una copa de cóctel fría o servir con cubitos de hielo.



Hemingway es el ídolo del Floridita, un icono ahora "esculturizado"

¡Típica foto de turista!
Uno de los iconos de Cuba y del Floridita es el escritor norteamericano Ernest Hemingway, que vivió allí desde abril de 1928 hasta practicamente pocos meses antes de morir en 1961. Se instaló en un Hotel, el "Ambos Mundos" que está muy cerca del Floridita, y dicen que desde que visitó por primera vez el bar, siempre se tomaba los tragos en el mismo lugar, en la primera banqueta, sitio donde se levantó en los últimos años (2004) un busto en su honor, como se puede observar en la foto de arriba. Recuerdo que la primera vez que estuve en la isla, en 1992, recién remodelado el local (se había reabierto en 1991), no existía la escultura dorada de José Villa Soberón que hoy es el lugar de peregrinación de los turistas (yo no iba a ser una excepción, claro). Allí, en esa banqueta, dicen, el autor de "The Old man and the sea" departía con sus amigos cual si su oficina se tratara. El Floridita creó un coctel en su honor: el “Papa Doble” o “Hemingway Especial” una variente de daiquiri a base de doble ron blanco cubano, jugo de toronja limón, marrasquino y hielo. Las malas lenguas contabilizaban hasta doce daiquiris. Entre los amigos de Hemingway estaban los duques de Windsor, Errol Flynn, Gene Tunney, Jean Paul Sartre, Gary Cooper, el torero español Dominguín, Tennesse Williams, Charles Scribner, Spencer Tracy, Rocky Marciano, Ava Gardner, Samuel Eliot Morison, Buck Lanham, Herbert Mattews,... Sobre el Hotel Ambos Mundos, que antes hemos mencionado, siempre se alojaba en la misma habitación de la quinta planta, manías del escritor.

http://www.floridita-cuba.com

Pero la historia del Floridita está llena de anecdotas de la cultura, la política, el arte, la vida social. Incluso con la llegada de Fidel ha permanecido como un lugar de cierto ambiente de libertad. Bien es verdad que en estos momentos de cambio o expectativas de cambio en el país, el Floridita se ha convertido en un lugar un tanto típico-tópico para turistas lo que le quita la autenticidad que se supone tendría en su época. De todas maneras no te lo pierdas si vas por La Habana, es un imprescindible, un lugar necesario de visitar. Abajo os dejo una foto actual tomada por mí y un par de ellas antiguas, con el sabor de la Cuba de los años cuarenta y cincuenta, cuando los yanquis hacían y deshacían en la isla a su antojo (como ahora lo hacen los Castro). 

Camareros actuales del Floridita en acción
Spencer Tracy y Ernest Hemingway en la barra del Floridita 
Otra foto de Hemingway en el mismo lugar de siempre


Fuente de las dos fotografías anteriores: Web del Floridita





5 comentarios:

Aledys Ver dijo...

Un lugar realmente entrañable - qué ambiente especial habrá tenido allá, por los 40 y los 50!

Isabel dijo...

Muchas gracias por las sugerencias. Cuba es un destino al que tengo muchas ganas de ir y cuando lo haga me tomaré un daiquiri a tu salud!

Felices fiestas!

cincuentones dijo...

Cuba nos queda pendiente, con tus recomendaciones, cuando vayamos, vamos a disfrutar de una buena gastronomía.
Felices Navidades y los mejores deseos para el próximo año.

SerViajera dijo...

Qué manera preciosa de pasear por La Habana...
Islas en el golfo, uno de los libros que más me gustan de Hemingway, sucede en buena parte en el Floridita. Las descripciones del sitio son fascinantes; uno siente que está alli,tomando copas con los habitués...

José Manuel Beltrán López dijo...

Estoy de acuerdo con cincuentones. Cuba es una de mis asignaturas pendientes (la verdad es que tengo muchas) pero..... mi mujer se resiste.

öjala pueda probar ese restaurante.
Un abrazo, ciudadano viajero.
http://paradaconfonda.blogspot.com

Buzón de sugerencias